08/13/2020

IMPORTANCIA DEL RITUAL EN EL GRADO DE CABALLERO KADOSH (PARTE I)

Anuncios
Gustavo Pardo Valdés 33  
Pasado Gran Canciller Secretario General del supremo Consejo del Grado 33 para la República de Cuba del REAYA. (2005-2008) y Presidente de la Comision Nacional de docencia Masonica (1999-2008)

“La conducta simbólica adquiere un carácter formal en lasceremonias y rituales dentro de la organización; el ritual puede enfocarsehacia su función social dentro de las organizaciones pero también hacia elcontenido y el significado del mismo en un contexto particular[i]

Lamentablemente, el poco conocimiento o la indolencia sobre la importancia que implica para los iniciados en los diferentes grados de la Masonería el aplicar las normas rituales establecidas para la iniciación de candidatos, ha ocasionado que se omitan una parte importante de los ceremoniales prescritos al efecto.

Aunque lo antes dicho aplica a las ceremonias de recepción que se practican en la mayor parte de los grados filosóficos; en el presente trabajo me referiré a los rituales que se efectúan durante la exaltación al Grado 30 o Caballero Kadosh, por ser éste el último grado filosófico de la Masonería Escocesa, en el cual se develan los últimos misterios de la institución a quien lo recibe.

Hemos de considerar que dicho se ceremonial requiere de la participación de un numeroso grupo de masones, los cuales se distribuyen en las cuatro Cámaras que han de ser superadas por los candidatos, antes de ser reconocidos como Caballeros Kadosh.
  
Antes de ser introducido a la Primera Cámara (El Sepulcro), al candidato se le pregunta lo que espera encontrar o recibir de su incorporación al Grado. Esta interrogación se repite en tres oportunidades (las dos primeras a cargo del Primer y el Segundo Diacono y la última la efectúan el Gran Orador y Gran Maestro de Ceremonias[ii]). Una vez obtenida la respuesta, se le advierte de los  “peligros y dificultades” que habrá de enfrentar en la vida durante su proceder como Kadosh. A continuación, el aspirante jura: Obediencia Templanza y Fidelidad.

El candidato es introducido a la Cámara vestido con una túnica de color gris, con un cinturón negro del cual pende un puñal.

En el recinto ve un ataúd, dentro del cual se encuentra un Caballero cubierto por un velo y una túnica blanca. La Cámara es iluminada por una débil luz que proviene de vasija encendida, la cual se encuentra colocada al lado del sarcófago.

Muy cerca de este sitio, se encontrará el Poderoso Gran Maestro, cubierto con una capa negra y un sombrero puesto del mismo color, ceñido hasta los ojos. Éste explica que las sombras y los atributos de la muerte, representan “la tragedia eterna entre la fuerza criminal y la inocencia martirizada”.

Seguidamente se entabla un dialogo entre el Caballero tendido en el féretro y el candidato, en el cual el Caballero procura convencer al aspirante los riesgos a que se expone si “tu alma no es pura como el cristal y tu valor templado como el acero de Damasco”

El Gran Maestro dice al candidato “tienes valor para no retroceder. 
Tu atrevimiento te impulsa a enfrentarte con todo el rencor almacenado por siglos”; indicándole que se aproxime al ataúd, en donde le dice: “Hasta aquí has visto únicamente en la Masonería emblemas y símbolos. Ahora te aproximas a la realidad seria y solemne.

Detente y reflexiona antes de comprometerte en una empresa que tal vez hará peligrar tu vida. Si quieres pasar adelante, tienes que poner tu confianza en los que te rodean y que te tienen en su poder. ¿Tienes confianza? El Candidato asiente.

Es reiterativo durante el desarrollo de la Iniciación el compromiso que hace el aspirante de OBEDIENCIA, TEMPLANZA Y FIDELIDAD, compromiso que nunca podrá estar en conflicto “con el Honor, el Deber y la Gratitud, ni con las leyes que ha de obedecer como buen Ciudadano. 
En su primer juramento, entre otros, el Candidato se compromete a “someter mis pasiones; ser fiel a la Orden y a mis compañeros; conservar inviolables, y no violar jamás, los secretos de los Kadosh; proteger la inocencia, vindicar el derecho; humillar la opresión, y castigar los crímenes contra la Humanidad y los derechos del Hombre”. Además, se compromete a “no someterme jamás por temor o por interés a ningún Gobierno usurpador o que abuse de su poder, ni a ningún despotismo que esclavice la conciencia o pretenda imponer cadenas al pensamiento libre”

Por último, jura “honrar y reverenciar a los mártires de la fe y de la Libertad, cuyos sufrimientos me enseñaran a morir antes que deshonrarme”.

A continuación, es conducido a la Segunda Cámara. 

Como podemos apreciar, en el desarrollo del ritual en esta Primera Cámara, se le hace conocer al Candidato la enorme responsabilidad que adquiere como miembro del Grado, tanto en el orden personal como en el social.

En el siguiente artículo nos referiremos a la Segunda Cámara.


[i] La Importancia del Ritual por Jorge Gutkind Israel

[ii] Los nombres de los funcionarios pueden variar, de acuerdo a la liturgia utilizada.