Los médicos cubanos que se quedaron en Brasil al parecer no la tendrán fácil

La única diferencia que existe entre los médicos cubanos y brasileños no radica en la formación profesional ni en la vocación de servir, tan solo es el lugar de origen

Los médicos cubanos que se quedaron en Brasil, publicaron una carta abierta en Facebook en la cual le recuerdan al presidente brasileño, Jair Bolsonaro que les había ofrecido asilo a los galenos cubanos que se queden en su país. Le piden que las posibilidades de acceder a un trabajo sean más justas, después de que el país sudamericano se salga de manera unilateral del programa Más Médicos.

En la misiva explican que el 19 de noviembre el Ministro de Salud brasileño, Guillermo Occhi, lanzó la convocatoria para llenar las plazas que dejaban vacantes los médicos cubanos. En la convocatoria se llamaba a médicos brasileños o que cuenten con la revalidación de estudios oficial (CRM) y en caso de no llenarse las plazas, lanzarían una segunda convocatoria en dónde incluyan a médicos brasileños formados en el exterior y extranjeros sin el CRM.

Una semana más tarde el secretario de Gestión del Trabajo y Educación del Ministerio de Salud en Brasil, Marcelo Mello, comentó que se abrían tres edictos: el primero para médicos que tengan el CRM, el segundo para médicos brasileños formados en el exterior y de ser necesario un tercer edicto para médicos extranjeros.

Comentaron que actualmente son más de 2 mil médicos cubanos radicados de manera regular en Brasil y que están conformados por médicos “con y sin CRM… somos amigos, vecinos, gente común, que constituimos nuestras familias aquí y que decidimos hacer de Brasil nuestra casa y de los brasileños nuestro pueblo”.

Entienden que debe de existir una revalidación y certificación que vaya acorde a las necesidades del país sudamericano, pero explican que el proceso “debería tener en cuenta los años de experiencia, las evaluaciones realizadas durante el desempeño de los profesionales en los años dedicados al PMM (Programa Más Médicos) y los certificados de postgrado emitidos en las propias Universidades Brasileñas”.

De igual manera comentan que la única diferencia que existe entre ellos y los médicos brasileños no radica en la formación profesional ni en la vocación de servir, tan solo es el lugar de origen.

Lamentan que su labor realizada en Brasil no sirva como aval para poder continuar con su vocación profesional. Mencionan que es “injusto que los médicos que pasaron de tres a cinco años en el Programa Más Médicos para Brasil, demostrando su competencia y desempeño durante todo ese tiempo, un día, de repente, por una decisión arbitraria, ya no sean considerados médicos”.

Los médicos cubanos mencionaron que ellos están dispuestos a “trabajar en cualquier rincón de la geografía brasileña, en función del bienestar de la población”. Señalan que “es responsabilidad de las instituciones del Ministerio de Salud aprovechar nuestra experiencia y competencia profesional para cuidar la salud del pueblo; la misma está más que probada por las supervisiones y evaluaciones periódicas realizadas durante el desarrollo de nuestro trabajo”.

Para continuar con este proceso amargo que pasan los galenos cubanos; el gobierno brasileño menciona que ha cubierto el 97% de la totalidad de las más de 8 mil plazas que habían quedado vacantes por el regreso de los profesionales de la salud cubanos que participaron en el programa Más Médicos.

Anuncios