SOBRE EL CASO COLLERA VENTO; ABSURDOS PLANTEAMIENTOS DE UN FANATICO (PARTE II)

Gustavo Pardo Valdés 33  
Pasado Gran Canciller Secretario General del Supremo Consejo del Grado 33 para la República de Cuba del REAYA. (2005-2008), Presidente de la Comisión Nacional de Docencia Masónica (1999-2008) y Presidente de la Academia Cubana de Altos Estudios Masónicos de la Gran Logia de Cuba de AL y AM (2005-2012).

Pero,hay planteamientos aun más aberrantes. ¿Qué puede pensar un masón instruido enla doctrina de la Institución al leer la siguiente afirmación?, “Además,si se analiza a fondo el discurso revolucionario del Castrismo y de todo elBuró Político del PCC, se puede especular que este logra captar a la mayoría demasones en la Isla, ya que se ha basado en el mismo discurso de la masonería-liberaldel siglo XIX, solo que contiene algunos matices teóricos de acuerdo a losdiferentes macro contextos del siglo XX”.

Ciertamente, que el Sr. Barboza trasciende las fronteras de lo absurdo, para adentrarse en el campo de la más absoluta estupidez.

Veamos:

La mayor parte de las personas que ingresas a la Masonería, lo hacen buscando un espacio en donde disfrutar de una mayor fraternidad, en una sociedad carente de todo. Además, comparar el pensamiento económico-político-social del liberalismo clásico con la mal llamada “ideología” propagada por el castrismo, es algo que no merece el mas mínimo comentario, salvo, que no existe nada mas antagónico que ambas visiones de la economía, la política y la sociedad.

Pero, ese no es el colmo de las distorsiones que el Sr. Barboza plantea  a continuación “en el reglamento del PCC. El artículo 3, establece que para ser militante los requisitos que deben cumplirse son: “ser mayor de 21 años, debe ser voluntario, reconocido y destacado en su trabajo y actividades sociales y con la comunidad” y “que una comisión lo evalúe” (según Reglamento PCC), lo cual es muy similar a lo que se establece para poder ingresar a la Orden de los francmasones, poder pasar por el rito iniciático y ocupar un sitio en la columna del primer grado, dícese: “que el candidato debe ser un hombre libre y de buenas costumbres, va ser evaluado por una comisión tripartita llamados aplomadores” (Daza,1997, p. 18), y cubrir las capitaciones o mensualidades que debe pagar por ser miembro a la Logia, esto es parecido a otro requisito que debe hacer el militante del PPC para ocupar un sitio entre los núcleos, este debe cubrir la obligación de pagar una cuota mensual”. ¿Qué podemos decir ante esto? ¿Vale la pena?

Atendiendo a lo inverosímil de las siguientes comparaciones expuestas en el trabajo, considero innecesario continuar comentando al respecto.

El autor concluye su trabajo manifestando aludiendo a “la participación e influencia que ha ejercido la masonería en los diferentes procesos de cambio en la isla de Cuba, desde el aspecto comercial, político, económico, religioso, social y cultural del ser cubano, en la conformación identitaria de la construcción del estado nacional y de la nacionalidad misma”. Y continua diciendo “La masonería en si, como institución probablemente, es uno de los actores que mas estará presente en el proceso de cambios económicos y políticos en la Isla, pero no desde una posición radical ni desde la visión de los disidentes, más bien desde el mismo seno del gobierno cubano. No porque esta tenga una afiliación política con el estado o el Partido Comunista sino, porque se antepondrán siempre los principios de: evolución, soberanía, patriotismo e independencia, los cuales comparten con el PCC y la mayoría de la sociedad cubana”.

La realidad es otra muy diferente a la planteada por el Dr. Óscar Barboza Lizano, porque la real situación de la Institución masónica en Cuba es:

  1. Es cierto que la Institución masónica, al igual que el resto de las organizaciones fraternales y eclesiásticas radicadas en Cuba, ha sufrido la constante infiltración de agentes encubiertos de la Contrainteligencia cubana.
  2. También lo es, que la mayor parte de los actuales masones, prefieren no involucrarse en asuntos políticos, no a favor ni en contra de la tiranía.
  3. La elección del Gran Maestro y de los Grandes Funcionarios de la Gran Logia de Cuba y del Supremo Consejo del grado 33, deben ser aprobados por la Oficina de Asuntos Religiosos del Comité Central del PCC.
  4. La Gran Logia y el Supremo Consejo, sirven a la política y los intereses del PCC.
  5. Ni la Gran Logia ni el Supremo Consejo, ejercen influencia social y mucho menos política alguna en la población cubana.
  6. La alta dirección del Estado totalitario castrista, no toma en cuenta para nada a ninguna de las Instituciones Fraternales existentes en el país.

Invito a los lectores a leer elartículo completo del Sr Barboza en el elace siguiente:.

Los masones: posibles constructores de la Cuba del siglo XXI (The Freemason: could be builders of Cuba in the XXI century) OSCAR BARBOZA LISANO. UNIVERSITY OF WARSAW. https://www.researchgate.net/publication/286780421_Los_masones_posibles_constructores_de_la_Cuba_del_siglo_XXI_The_Freemason_could_be_builders_of_Cuba_in_the_XXI_century

Anuncios