3 maneras de encontrar valor en cada momento de tu vida diaria

riqueza

A veces, la vida cotidiana es tan caótica que transcurre todo un día sin que recordemos lo que hicimos ese día.

De acuerdo, tal vez suceda un poco más que a veces.

La cuestión es que sabes que no es así como quieres vivir. Pero es difícil navegar todo lo que necesitas hacer mientras te las arreglas para encontrar un sentido de valor y significado en cada día.

Si eso te parece a ti, es hora de analizar muy detenidamente tu enfoque de la vida, incluyendo cuáles son tus prioridades y si estás siguiendo tu corazón.

Pero también se trata de cómo vives en cada momento. Verás muy rápidamente que puedes encontrar un gran valor a lo largo de tu vida con algunos pequeños cambios.

Un hombre que se atreve a perder una hora de tiempo no ha descubierto el valor de la vida.

– Charles Darwin

En medio del caos de la vida cotidiana, hay un lado positivo. Y es este lado positivo que te permite encontrar valor en cada momento de tu vida, si estás dispuesto a hacer un pequeño esfuerzo.

Algunos días serán más fáciles que otros. Eso siempre permanecerá igual. Sin embargo, no importa lo que esté sucediendo en tu vida, esta capacidad de realizar un sentido de significado y valor en cada momento es y siempre estará disponible para ti.

¿Entonces, cómo lo haces? Para encontrar valor en cada momento, necesitas familiarizarte con tus “superpoderes”. Los llamo superpoderes porque, aunque no son explícitos ni llamativos, tienen la capacidad de transformarte de adentro hacia afuera y ayudar a quienes te rodean al mismo tiempo. Realmente, no hay muchas cosas en el mundo tan poderosas como estos tres principios.

1. Estar presente

Tu primer poder para encontrar significado y valor a lo largo de la vida diaria es la presencia.

La presencia es un regalo que siempre está disponible para ti. Al hacerte presente a lo que sucede dentro y alrededor de ti, puedes encontrar valor de varias maneras diferentes, desde descubrir una parte de tu diálogo interno hasta encontrar paz y alegría en las vistas, los sonidos y los gustos de la vida al sintonizar con un particular sentido.

La presencia también nos permite entregarnos por completo a quienes amamos, ofreciendo comodidad y apoyo cuando más lo necesitan. Algunas veces, todos nuestros seres queridos quieren que nosotros estemos ahí para ellos sin decir una palabra. La capacidad de estar completamente presente en el momento y centrarnos en lo que tenemos delante nos permite hacer eso.

2. Actúa con amabilidad

La amabilidad es otro poder que puedes aprovechar en cualquier momento para encontrar valor y significado en la vida diaria.

Claro, una gran parte de eso es el impacto que un poco de amabilidad puede tener en el mundo. Especialmente hoy, donde el odio se ha vuelto más prominente y parece que hay poca amabilidad, un simple acto de altruismo puede transformar a alguien de una manera duradera y permanente.

Sin embargo, además de eso, y contrariamente a la creencia popular, la amabilidad no solo ayuda a los demás, sino que en realidad te hace más feliz y puede hacerte más exitoso también.

Ya sea simplemente abriendo la puerta a alguien, pagando la comida de alguien o donando tu tiempo o dinero a una buena causa, tanto pequeños como grandes actos de bondad actúan como ondas en un estanque. Les recuerdan a los demás que todavía existen buenas personas en el mundo, animándolos a actuar con más amabilidad en su propia vida.

Por lo tanto, toma un minuto de vez en cuando y ofrece un poco de amabilidad. No solo ayudarás a alguien más, sino que también te harás más feliz y te recordarás el verdadero valor de cada hora de vida.

3. Actúa con compasión y empatía

La amabilidad funciona como un puente. A través de la acción, podemos conectarnos con otros y hacerles saber que estamos allí para ayudarlos. Sin embargo, existe un nivel aún más profundo de conexión que nos permite ayudar aún más a los que nos rodean, incluidos nosotros mismos, y eso es compasión y empatía.

La compasión y la empatía parecen, al principio, ser palabras algo intercambiables. Sin embargo, hay una diferencia clave en la forma en que las estoy usando aquí. La empatía es la capacidad de sentir y comprender lo que otros están experimentando emocionalmente. Claramente, es súper importante.

Sin embargo, la compasión es mucho más proactiva. La compasión no es solo algo que sientes, es algo que se expresa a través de la acción. Es una especie de compulsión de conexión nacida de una comprensión profunda del dolor de la otra persona, que es la razón por la que la empatía está tan estrechamente relacionada con ella.

La compasión puede expresarse a través del deseo de ayudar a alguien a sanar o simplemente de estar allí para escuchar a otro sin juicio. Sin importar cómo lo expreses, con compasión te estás dando tanto a ti como a los demás un maravilloso regalo: el don de una conexión y sanación profunda y significativa. Y, como la presencia y la bondad, la compasión está disponible para ti en todo momento.

Pero la compasión no siempre es fácil. Sin embargo, si buscas encontrar valor y significado en cada momento de la vida, existen pocas experiencias tan poderosas como conectarse profundamente con otro ser humano en sus luchas y desafíos.

Cada uno de los poderes anteriores está disponible para ti en todo momento. Y cada uno te permite no solo crear significado y valor para los demás, sino también hacerlo por ti mismo.

Y, cuando te conectas con otros de una manera profunda y significativa, experimentas un sentimiento más grande que cualquier logro o actividad recreativa que puedas llevarte. El tipo de sentimiento que deja una impresión duradera en el resto de tu vida: la verdadera felicidad.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: