Las votaciones de este año depurarán el sistema de partidos políticos

Elecciones del 2019 serán vitales para sobrevivencia de partidos. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Elecciones del 2019 serán vitales para sobrevivencia de partidos. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

El proceso electoral que vivirá el país durante el 2019 será una prueba de fuego para los 26 partidos políticos que hasta la fecha se encuentran con luz verde para participar, porque deberán superar varios requisitos que les impone las reformas a la Ley Electoral y de Partidos Políticos (Lepp). De no hacerlo pasarán al cementerio de las organizaciones políticas.LE PUEDE INTERESAR:C

Para comenzar todas las   organizaciones políticas deberán postular candidatos a presidente y vicepresidente de la República y a diputados en “más de la mitad del total de los distritos electorales”, según lo ordena el inciso d) del artículo 93 de la Leep.

También serán cancelados los partidos que en las elecciones para “presidente y vicepresidente de la República o en el Listado Nacional para cargos de diputados al Congreso de la República, no hubiese obtenido, por lo menos, un cinco por ciento de los votos válidos emitidos en las mismas”, según indica el mismo artículo, en su inciso b).

Los partidos que no logren el cinco por ciento de los votos que cita el anterior inciso, podrán salvarse de su cancelación si alcanzan por lo menos ganar una curul, y si participó “como parte de una coalición, se procederá para determinar el porcentaje de votos, en la forma que señala el artículo 86” de la Lepp.

Además: 21 partidos faltan que inscriban su binomio presidencial

Depurará el sistema

El analista político e historiador de la Universidad de Occidente, José Alfredo Calderón, considera que estos requisitos permitirán al sistema depurar a una gran cantidad de partidos políticos que no cuentan con una estructura política sólida y que solo representan la política clientelar que caracteriza al sistema nacional.

El politólogo y profesor de la Escuela de Ciencia Política de la Universidad de San Carlos, Luis Velásquez afirma que “la contienda electoral 2019 producirá un efecto de expulsión porque obliga a todos los partidos a presentar candidatos a presidente y vicepresidente, así como a ‘meter’ al menos un diputado para que la organización siga existiendo”.

Velásquez explica que, en los procesos anteriores, la táctica de las organizaciones políticas era no participar, para no desaparecer y posteriormente “vender la ficha, como si se tratara de una liga de fútbol”.

Velásquez, no obstante, opina que la obligación de participar con un binomio “mina un poco el sentido democrático, pero quizás es necesario para depurar un ‘montón’ de partidos de cartón, pero no debería ser una norma para siempre”.

Le puede interesar: Vacío legal podría permitir gastos a granel el día D

Deben negociar espacios

Ante las demandas de la Lepp algunos partidos deberán buscar participar en coaliciones; Sin embargo, esta idea no es del agrado de las organizaciones partidarias porque significa negociar posiciones y puestos en los listados municipales, distritales y hasta presidenciales.

Según el analista político Renzo Rosal, uno de los grandes intereses de los partidos es presentar sus propios binomios presidenciales, por lo que la idea de aliarse con otros no los ilusiona, “porque sienten que eso significa perder espacios de maniobra”.

Y aunque en la mayoría de los casos, están conscientes de que su mancuerna presidencial no va a ganar, consideran que es una forma simbólica de ganar presencia en el país, y, además, es una   manera de atraer votantes para los que aparecen en las listas de diputados distritales, nacional y Parlamento Centroamericano, explica Rosal.

Según el analista, algunos partidos se esforzarán por presentar un binomio presidencial por estrategia, no porque estén interesados en alcanzar el Ejecutivo, sino porque, además de diputados, les interesa “medianamente ganar algunos concejos municipales”.

“No están interesados en negociar, porque quieren tener la foto de su binomio presidencial y cada partido prefiere morir con las botas puestas”, sentencia Rosal.A

¿Sinónimo de democracia?

De acuerdo con el Departamento de Organizaciones Polítias del TSE, hasta la fecha 26 partidos (uno más está suspendido) tienen luz verde para participar en la carrera electoral del 2019, lo cual significaría igual número de binomios presidenciales, en caso decidieran participar solos en junio de este año.

Este número, que podría crecer aún, podría sugerir un alto nivel de democracia en el país; sin embargo, expertos en política, consideran que esto no es cierto, porque únicamente son vehículos electoreros para alcanzar el poder.

El sociólogo y analista político, Héctor Rosada, asevera que ninguna de las organizaciones políticas que participara en el próximo evento son manifestaciones de democracia, sino que   franquicias o vehículos electorales de los mismos grupos de poder”.

“Esa gran cantidad de partidos políticos no constituyen una expresión de democracia, sino que representan a las tradicionales estructuras de poder que han gobernado al país desde el siglo pasado, solo que ahora bajo nuevos nombres y símbolos.  Al llegar al poder   dejan de ser intermediarios entre la sociedad y el Estado”, indica Rosada.

El sociólogo opina que la mayoría de los 26 partidos, en mucho, dependen o se originaron de al menos cuatro o cinco organizaciones tradicionales que se mantienen vivos desde la apertura democrática que comenzó con Vinicio Cerezo (1986), entre ellos el Partido de Avanzada Nacional y el Frente Republicano Guatemalteco. “La mayoría son dependientes de los grandes o quieren ser parte de ellos”.A

De acuerdo con Rosada estos partidos siempre son controlados por los cuatro o cinco mayores que son, a la vez, los que manejan los espacios de poder dentro del Estado, incluso, pretenden manejar instituciones como el TSE y cualquier otra expresión política democrática.

Según Rosada esta gran cantidad de partidos únicamente se preocupan por sus intereses de la actual coyuntura o de las prácticas de corrupción y la impunidad. “Algunos están defendiendo que no los identifiquen como corruptos e impunes o que los dejen funcionar como corruptos e impunes”, afirma.

El analista e historiador Alfredo Calderón comparte con Rosada la opinión de que la existencia de tantos partidos políticos no significa mayor democracia. “Empezando porque no hay una democracia real, lo que hubo en 1986 fue una apertura democrática”.

A criterio de Calderón en Guatemala “no existe un verdadero sistema de partidos políticos, por eso es tan fácil contar con este tipo de franquicias electorales, que después de las elecciones del 2019 van a desaparecer”.

Contenido relacionado:

> Diputados buscan beneficiarse con el transfuguismo

> CC dictaminan sobre reformas electorales

> Cámara de Periodismo se une a rechazo de Leep

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: