Educación para la convivencia

Foto Convivir Respeto. Tomado de Flickr

Es indudable el rol que tiene la educación en el querer y saber cómo vivir juntos, pues está respondiendo al deseo de armonía expresado por los hombres a través de la historia. El proceso educativo debe impulsar en los niños y jóvenes el conocimiento de sí mismos, puesto que, reconociendo sus propias fuerzas y debilidades, pueden también aprender a descubrir y conocer a los demás.

“Querer y saber cómo vivir juntos” exige la construcción de valores, actitudes y comportamientos que no forman parte del bagaje natural de las personas y es equivalente a poder “hacer juntos”.

+Lea: Los cuatro pilares de la educación para el siglo XXI

Por consiguiente, la pregunta que se plantea en los comienzos de este siglo es saber cuáles son las características específicas que se derivan del entorno actual; de qué manera la educación puede responder a tal situación y cuáles son los rumbos que toman las transformaciones en marcha y las que se desean en el futuro.

En este siglo el mundo se caracteriza por un alto grado de interdependencia, lo que se refleja en la globalización económica, la eclosión de los sistemas de gobiernos democráticos, el surgimiento de una nueva economía paralela junto a las tradicionales, el incremento de las desigualdades sociales, la transformación de los espacios culturales y el dinamismo de la ciencia y la tecnología. De aquí que el aprendizaje para vivir juntos deba ser coherente con dicho contexto.

+Conozca los libros  Cómo implementar la ley de convivencia en los colegios y El manual de convivencia y la prevención del bullying. Diagnóstico, estrategias y recomendaciones

El impacto de la mundialización sobre las necesidades de la educación básica y sobre las posibilidades de enseñanza es motivo de diversas reflexiones que llevan a la formulación de hipótesis que favorezcan la existencia de condiciones elementales para vivir mejor juntos en ámbitos sociales y culturales diferentes.

1. La primera necesidad de aprendizaje para vivir mejor juntos consiste en la capacidad de hacer frente a los cambios rápidos derivados de todas las esferas de la actividad humana: la política, la económica, la social, la cultural, la científica y la tecnológica.

2. La segunda necesidad reside en la disposición de convertirse en ciudadano, mediante la participación en la vida política y en las instituciones públicas.

3. La tercera necesidad radica en ser capaz de defender y favorecer los derechos humanos para todos y en todas las circunstancias: el derecho a la vida, a la libertad, a la propia seguridad, al trabajo, a la salud, al bienestar personal y al familiar.

4. La cuarta necesidad se fundamenta en conocer y fortalecer una identidad basada en las mejores tradiciones comunitarias, nacionales y mundiales, renovándolas en favor del bien común.

5. La quinta necesidad consiste en el acceso a una diversidad lingüística cimentada en la mejor comprensión de sí mismo y de los demás, así como de ser capaces de construir un nosotros que incluya la diversidad cultural.

6. La sexta necesidad se ampara en el acceso a los conocimientos, incluidos los procedimientos de acción –saber hacer– y en la valoración de los avances científicos en la vida cotidiana, comunitaria, nacional e internacional, así como también en aquellos relacionados con el medio ambiente.

Lea: A propósito de la Ley de Convivencia en los colegios

Título tomado del libro: Los Tejedores de Cultura. Retos para los educadores del siglo XXI.   Autor: Compilación: Patricia Uribe; Juanita Cajiao.. pp. 58-59

Foto Convivir Respeto.  Tomado de Flickr

https://www.magisterio.com.co/articulo/educacion-para-la-convivencia

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: