La izquierda: ni progreso ni justicia social


  • FRANCISCO J. LÓPEZ RODRÍGUEZ PROFESOR
  • 21/10/2018

La derecha crea riqueza, la izquierda administra la pobreza. No identifico al autor, aunque parece ser que fue la respuesta de un padre a un hijo ante la pregunta de ¿a quién voto, a la izquierda o a la derecha? Hablar de izquierda y derecha es una dicotomía difícil de digerir. En alguna ocasión he comentado que el día que los que votan a la izquierda cambien el signo de su voto y los que votan a la derecha viren hacia la izquierda ese día habrá auténtica democracia y habrá reconciliación histórica en este país.

Ya no hablaremos de la Guerra Civil, sino será un pasado para olvidar. Se dice que la constitución de 1978 fue un sentimiento de unidad para mirar el futuro y alejarse del pasado. No es cierto. Ya que queremos desmontar la Carta Magna para ahondar en las viejas heridas del pasado y estar odiándonos continuamente los españoles. Y precisamente son pocos los que quedan, los que sufrieron la guerra. Los que quieren revivir el pasado, son los nietos y biznietos los que heredaron el rencor y el odio. No es mi idea resucitar la guerra sino ahondar en lo que supuso la izquierda en el mundo, en especial, en Europa y en Hispanoamérica.

La izquierda se presenta como abanderada de los pobres, como defensora de los desvalidos y de los obreros. No. La izquierda, en general, basó su revolución en la injusticia, en la defensa de las demandas sociales. Para ello, provocó las revoluciones, pero, una vez conseguido el fin, se convirtió en la fiera más carnívora vengándose de las masas y masacrando al pueblo con millones de muertos. El resultado fue la creación de una oligarquía sátrapa, rodeada de servidores, que comenzaron a construir las bases de lo que sería la dictadura del poder. Sus dirigentes pasaron de la pobreza a la grandeza y riqueza. Mansiones y palacios fueron sus aposentos y siguen siendo.

Asumir el poder fue convertirse en nuevos ricos creando una oligarquía apoyada por un ejército cuyos mandos son regados con todos los beneficios y dádivas para mantener al nuevo dios o dioses surgidos del engaño, mentira y demagogia. ¿Qué países en el mundo progresaron con esa izquierda marxista-comunista? Ninguno. Ahí están en la historia.

La Unión Soviética, cuyos dirigentes masacraron a la población o la desterraron no permitiendo a nadie ni a ningún medio de comunicación despertar ninguna crítica contraria al régimen. Para los nostálgicos y convictos pueden leer el Archipiélago Gulag del escritor ruso Aleksandr Solzhenitsyn que denuncia el sistema de represión política en la extinta Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas. Los dirigentes soviéticos jalearon al mundo que eran una gran potencia y que vivir en la Unión Soviética era el paraíso. Cuando cae el sistema, nos encontramos con un país mísero, hambriento y esclavizado. Todos los países satélites de la extinta Unión soviética: Checoslovaquia, Hungría, Polonia, Rumanía, Bulgaria etc. aparecieron anclados en la prehistoria, retrasados económica y moralmente y hoy está saliendo de sus cenizas gracias a la eliminación del rastro comunista, basando su desarrollo en economías liberales con democracias modernas, aunque algunas veces los rebotes suelen virar hacia otro extremo peligroso.

Y qué decir de Corea del Norte cuyo dirigente vive en un palacio bien alimentado con toda clase de lujos y honores, mientras el pueblo vive en la miseria y para alimentarse tiene que acudir a la naturaleza para paliar el hambre alimentándose de raíces, vagando por los caminos.

¿Y Cuba? Está anclada en la primera mitad del siglo veinte, sometida a una férrea dictadura y el pueblo, que quiere ser libre, es vigilado continuamente por los mercenarios del régimen y el que pretenda buscar la libertad automáticamente es recluido en las zahurdas de Plutón, en las catacumbas romanas.

Y la atormentada Venezuela, una perla del Caribe, que cayó en manos del sátrapa Chaves y que hoy heredó el dictador Maduro, sumiendo a un próspero país en la mayor pobreza y miseria entrando en la lista de los países más hambrientos del mundo.

Y todos estos países fueron o son gobernados por la izquierda comunista. Luego ¿la izquierda genera riqueza? No ha habido ni hay ningún país en el mundo que haya progresado con gobiernos de izquierda, entendiendo la izquierda anclada en bases marxistas o comunistas y pretender imponer la justicia social sobre estos cimientos es una utopía irrealizable para la mayoría, pero sí un sueño real para los dirigentes que viven en la grandeza apoyada en la miseria del pueblo.

Hay que echar una ojeada a Europa ¿en qué países está gobernando la izquierda o qué países han desarrollado su economía sobre la base de la izquierda comunista? Otra cosa es crear una riqueza sobre supuestos de la izquierda abandonando las bases comunistas. Olof Plame, dirigente sueco, adoptó una tercera vía en la socialdemocracia, la justicia social de la pretendida tesis marxista la adoptó y la transformó eliminando el marxismo y aplicándola adecuadamente respetando aquellos principios del liberalismo que concedía al pueblo la libertad y desarrolló una economía neoliberal que dio lugar a un progreso del pueblo sueco.

Felipe González eliminó el marxismo y modernizó el socialismo caminando hacia una socialdemocracia haciendo posible una España moderna y europea.

Hoy el Gobierno actual está abrazando el comunismo escorándose hacia una izquierda peligrosa, hacía unos dirigentes que admiran el chavismo y el castrismo, es decir, nos llevan a la miseria y sin embargo, ellos de no tener nada, están engordando sus nóminas, tienen unos sueldos de escándalo e inclusive han cambiado el apartamento de barrio marginal por mansiones y no reparten riqueza y siguen hablando de justicia social. Sus votantes siguen igual o peor, no tienen trabajo, siguen de okupas. El actual gobierno puede llevarnos a una crisis tanto institucional como social si sigue con sus amistades peligrosas. Y lo lamentable es que quien crea riqueza que es el empresario, el emprendedor que por obligación de gobiernos imprudentes y necios, al final, tenga que cerrar la empresa y lo único que nos quedará es desempleo y marginación social. Los españoles debemos tener un sentido más crítico, madurar la democracia, eliminar prejuicios y buscar la reconciliación. Si en un momento dado mi mano izquierda debe dar más trabajo a la derecha y viceversa, ese día habrá más democracia, más progreso y no tengamos que decir que la derecha crea riqueza y la izquierda distribuye la pobreza porque solo hablaremos de progreso y de que haya más justicia social.

https://www.diariodeleon.es/noticias/opinion/izquierda-progreso-justicia-social_1285930.html

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: