Su luz vive en nosotros

Take Action Now!

Hace un año falleció repentinamente Meredith Alexander, integrante del equipo de Avaaz. Su último acto de generosidad fue donar sus órganos — y, motivados por ella, 31670 miembros de Avaaz se convirtieron también en donantes. Si aún no lo has hecho, considera comprometerte a serlo aquí:

Queridos amigos y amigas:

Pocas veces hablamos del equipo de Avaaz más allá de los nombres al final de estos correos, pero una de nuestras mejores integrantes era Meredith Alexander.

Falleció de forma repentina hace un año. Solo tenía 42 años, estaba llena de alegría y determinación y demostraba una gran seriedad e inteligencia sobre cómo mejorar el mundo. Dentro del equipo de Avaaz actuaba como mentora, ayudando a muchos de nuestros empleados a crecer tanto personal como profesionalmente. Nos inspiró a todos con su honestidad y vulnerabilidad y nunca huyó de las causas en las que creía, sin importar el sacrificio personal.

Es difícil hacerle justicia plena a sus muchos años de contribuciones a nuestro movimiento: desde su largo recorrido por los derechos de las mujeres y contra la epidemia de violaciones en la India hasta la lucha contra la mafia de Rupert Murdoch en el Reino Unido, donde ayudó a ganar una batalla clave contra su adquisición del canal Sky. Desde la movilización de votantes estadounidenses expatriados en todo el mundo contra la elección de Trump hasta las campañas por una alimentación sana y segura en la Unión Europea.

Meredith estaba llenísima de ideas y de energía, y sé que ella querría que hiciéramos algo más que estar de luto por su fallecimiento. Así que aquí va algo que siento que hace honor a su legado:

El último acto de generosidad de Meredith fue donar sus órganos. En un momento en que su propia familia estaba experimentando tanto dolor, les dio a otras familias la esperanza que necesitaban. La mujer que recibió los pulmones de Meredith -que es miembro de Avaaz desde 2007- dice que se despertó del doble trasplante de pulmón y exclamó: “por primera vez en la vida, puedo respirar profundo“, ¡esta vez usando los pulmones de Meredith! 

Gracias a su regalo, esta madre de 46 años podrá ver crecer a sus tres hijos y continuará el legado de Meredith como luchadora por la justicia social. Si aún no lo eres, considera hacerte donante. Si lo eres, anima a tus amigos a que se comprometan a serlo también:  

Comprométete a ser donante de órganos

Es difícil encontrarle sentido al repentino fallecimiento de Meredith, especialmente ahora que necesitamos su talento más que nunca para enfrentarnos a los desafíos de nuestra era. Pero, si su luz vive en nosotros, fortaleciéndonos, entonces no se habrá ido del todo. No sé si una parte de ella habrá sobrevivido a su muerte, pero sé que una parte de su vida lo ha hecho: su pasión, su brillo, su dedicación, su inteligencia. Vamos a llevar juntos su luz a lo largo del camino.

Meredith siempre sintió una gran pasión por Avaaz y por las campañas inteligentes y efectivas. Además de apuntarte como donante de órganos, también puedes donar para ayudarnos a crear la beca Meredith Alexander, un fondo para apoyar a jóvenes activistas a continuar con el trabajo que Meredith llevaba en su corazón. 

Apoya el fondo Meredith Alexander

Con cariño y gratitud hacia Meredith y hacia todas y cada una de las personas increíbles que hacen posible este movimiento,

Ricken, Emma, Alice, Elana, Luca, Nataliya y todo el equipo de Avaaz

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: