¿Cómo usar adecuadamente las redes sociales?

Facebook, Twitter, Google +… Las redes sociales se han hecho un lugar muy fuerte en nuestras vidas por lo que debemos hacer un buen uso de las redes sociales para proteger nuestra privacidad. 

Las redes sociales en Internet forman parte de nuestro día a día. Compartimos contenidos con nuestros amigos, publicamos fotografías de nuestras vacaciones y volcamos nuestros gustos a través de “me gustas” y recomendaciones. En definitiva, hacemos nuestra vida pública, al alcance de todos. 

Sin embargo, debido al incremento del uso de las redes sociales, muchas empresas rastrean los perfiles de futuros candidatos para cerciorarse de que son aptos para sus puestos de trabajo. Por ello tenemos que tener sumo cuidado con lo que aparece en nuestros perfiles ya que esto puede influir en nuestro futuro profesional. Todo lo que publicamos permanece en el tiempo 

Debido a ello debemos ser muy cuidadosos con lo que subimos a Facebook, Twitter, Tuenti, Linkedin, etc. ya que es difícil empezar de cero o mejorar nuestra reputación en Internet, una vez que ha sido perjudicada. El tipo de información que se publica en estos sitios es muy variada. Va desde opiniones y gustos hasta información personal, comentarios y fotografías. Todas ellas nos pueden poner en un compromiso y por ello debemos estar al tanto de las opciones de privacidad con las que cuentan estos sitios. 

Una buena manera de comprobar los sitios en los que podemos aparecer y qué información aparece sobre nosotros en ellos, es rastrear en buscadores como Google nuestro nombre y apellidos, así como cuentas de correo y teléfonos personales. Esto nos servirá para saber la cantidad de datos personales que son accesibles de manera pública y así poder tomar medidas. Consejos prácticos 

No mezclar contactos profesionales y personales en un mismo grupo. Los podemos separar en diferentes redes. Facebook, contactos profesionales y Tuenti, contactos personales por ejemplo. 

Libertad de expresión pero con cabeza. Los departamentos de recursos humanos pueden rastrear en las redes sociales, mensajes de posibles candidatos para hacerse una idea de su caracter o disposición. 

No es recomendable hacer comentarios críticos sobre la empresa en la que estamos ya que pueden causar conflictos laborales con ella o entre los propios trabajadores de esta. 

Diferentes tipos de redes sociales, diferentes usos. Existen diferentes tipos de redes sociales con diferentes fines. Por ejemplo, Facebook tiene un caracter más lúdico o el fin de poner en contacto a personas. LinkedIn por su parte se caracterizan por ser redes sociales profesionales. 

Contactos desconocidos. Es recomendable no aceptar solicitudes de amistad o agregar a gente que desconocemos, a nuestra red social ya que pueden no llevar buenas intenciones. 

Fotografías y vídeos de terceros. Si vamos a subir imágenes o vídeos de otras personas, o etiquetarles en ellas, y pensamos que pueden perjudicar su reputación, lo mejor que podemos hacer es pedirles permiso primero. 

¿Y las redes sociales para los menores de edad?

Recordemos que la Convención sobre los Derechos del Niño (CDN, sancionada en 1989) garantiza a cada niño, niña y adolescente el derecho a opinar y ser escuchado (art. 12), la libertad de expresión, incluida la libertad de buscar, recibir y difundir información (Art.13), la libertad de asociación y asamblea y el derecho a la información (artículo 17), entre otros. Aunque esta Convención fue redactada antes de que Internet se convirtiera en una herramienta omnipresente, es muy pertinente cuando se trata de que los jóvenes accedan, publiquen y compartan contenidos en línea. Con el rápido desarrollo de las TICs en la última década, estos derechos están más vigentes que nunca. 

Tanto Internet como las redes sociales pueden ser una maravillosa herramienta para la realización de los derechos de los jóvenes. Como padres es una oportunidad y un desafío acompañarlos en este camino de aprendizaje. Conversar con ellos sobre el uso responsable de la web es el punto de partida para eso. 

Antes de decidir ingresar como miembro a una red social es importante conocer sus Términos y Condiciones (TyCs). Cuando esos TyCs cambian, lo que sucede frecuentemente, es necesario interiorizarse sobre cuáles fueron los cambios y para qué se realizaron. 

La mayoría de las redes sociales coincide en algunas cuestiones importantes. Por ejemplo:

-No permiten la difusión de contenidos sexuales o material pornográfico, con expresa mención de todos aquellos que estén relacionados con niños, niñas y adolescentes.
-No admiten el lenguaje violento o que incite al odio.
-No admiten la discriminación en ninguna de sus formas. 
-Prohíben la creación de perfiles que no representen a una persona real, o que usurpen la identidad de una persona real.
-No admiten las expresiones que agravien u ofendan a personas, grupos o comunidades.

Además, la mayoría de las redes sociales tienen edades de admisión. Por ejemplo, Facebook, Twitter o Google+ no admiten usuarios o usuarias menores de 13 años, y Taringa solo acepta personas mayores de 18 años. 

Desafortunadamente, cierta información que los niños publican en sus páginas pueden hacerlos vulnerables a estafas de suplantación de identidad ciberacoso y a los predadores de Internet. A continuación encontrará varias formas de ayudar a sus hijos a usar los sitios de redes sociales de forma más segura.

  • Hable con sus hijos sobre sus experiencias. Incentive a sus hijos a que le cuenten si algo que encuentran en uno de estos sitios los hace sentir preocupados, incómodos o amenazados. Mantenga la calma y hágales saber que no se meterán en problemas por avisarle si pasa algo. Hágales saber que los ayudará a resolver la situación para que ésta tenga un resultado positivo.
  • Establezca sus propias reglas sobre Internet en su hogar. Cuando sus hijos comiencen a usar Internet solos, es aconsejable confeccionar una lista de reglas para el uso de Internet con la que todos estén de acuerdo. Esas reglas deben incluir si sus hijos pueden usar sitios de redes sociales y cómo pueden usarlos. Para obtener más información sobre cómo establecer reglas, consulte Uso de contratos familiares para proteger a los niños cuando están en línea.
  • Asegúrese que sus hijos respeten los límites de edad del sitio que visitan. En general, la edad recomendada para unirse a una red social es 13 años o más. Si sus hijos tienen menos de la edad recomendada para estos sitios, no los deje usarlos. Es importante que recuerde que no puede confiar en que los servicios de Internet evitarán que su hijo se una a la red porque no cuenta con la edad recomendada.
  • Aprenda sobre el sitio. Evalúe los sitios que sus hijos planean visitar y asegúrese de que tanto usted como sus hijos comprendan las políticas de privacidad y el código de conducta de cada sitio. Averigüe si el sitio controla el contenido que se publica en él. Asimismo, revise la página de sus hijos de forma periódica. Para obtener más consejos, consulte Sugerencias para padres e hijos sobre el uso seguro de blogs.
  • Insista en que sus hijos no se encuentren en persona con alguien que conocen sólo en línea y aliéntelos a que se comuniquen solamente con gente que conocen en persona.Es realmente peligroso que un niño se encuentre con personas que sólo conoce por Internet. Puede contribuir a proteger a sus hijos si los alienta a que usen estos sitios para comunicarse con sus amigos, no para comunicarse con gente que nunca han conocido en persona. 
    No es suficiente decirles solamente que no deben hablar con los extraños porque posiblemente a su hijo le parezca que la persona que conoció en línea no es un extraño. Para más consejos sobre cómo proteger a sus hijos en Internet, vea Depredadores en línea: qué hacer para minimizar el riesgo.
  • Asegúrese de que su hijo no use su nombre completo. Dígale a sus hijos que usen solamente sus primeros nombres o un alias que no atraiga atención inadecuada. Asimismo, no permita que sus hijos publiquen los nombres completos de sus amigos.
  • Tenga cuidado de que no haya otra información que identifique a su hijo en su perfil. Muchos sitios web permiten que los niños se unan grupos públicos que incluyen a todos los alumnos de una escuela determinada. 
    Tenga cuidado cuando sus hijos revelen esa u otra información que podría utilizarse para identificarlos, como los nombres de las mascotas del colegio, sus lugares de trabajo o el nombre de la ciudad en donde viven. El exceso de información puede dejar a sus hijos expuestos a la ciberacoso, a los depredadores en línea, al fraude en Internet o a los robos de identidad. Para obtener más información, vaya a Reconozca las estafas de suplantación de identidad y los correos electrónicos falsos.
  • Considere la posibilidad de visitar sitios que no sean demasiado públicos. Algunos sitios web permiten la protección de su sitio con contraseña o el uso de otros métodos para permitir que accedan al sitio sólo las personas que su hijo ya conoce. En Windows Live Spaces, por ejemplo, se pueden asignar permisos para mostrar el sitio sólo a quien uno desee, incluyendo a todos los que están en Internet o únicamente a las personas elegidas.
  • Tenga cuidado con los detalles que aparecen en las fotografías. Explique a sus hijos que las fotografías pueden revelar mucha información personal. Hable con sus hijos para que no publiquen fotografías de ellos o de sus amigos que contengan detalles de fácil identificación como por ejemplo señales que se encuentran en la calle, el número de matrícula de su auto o el nombre de su escuela escrito en los buzos que llevan puestos.
  • Advierta a sus hijos sobre los riesgos de expresar sus sentimientos a los desconocidos. Probablemente, ya les haya aconsejado a sus hijos no comunicarse en línea directamente con extraños. Sin embargo, los niños suelen utilizar las redes sociales para escribir diarios y poemas en los que expresan sus más profundas emociones. Explíqueles que cualquier persona con acceso a Internet puede leer muchas de esas palabras y que los acosadores, en general, buscan a niños emocionalmente vulnerables. Para obtener más información, vaya a Cosas que les puede enseñar a sus hijos para mejorar su seguridad en la web.
  • Hábleles a sus hijos acerca del ciberacoso. Cuando sus hijos tengan edad suficiente para usar sitios de redes sociales, hable con ellos sobre el ciberacoso. Hágales saber que, si creen ser víctimas de ciberacoso, deben acudir inmediatamente a sus padres, a su profesor o a otro adulto de confianza. Es también importante alentar a sus hijos a que se comuniquen con otros en línea del mismo modo que lo harían personalmente. Indíqueles que deben tratar a los demás como a ellos les gustaría ser tratados.
  • Eliminación de la página de su hijo. Si sus hijos se niegan a obedecer las reglas que ha establecido para proteger su seguridad y ya ha intentado modificar su comportamiento, puede ponerse en contacto con la red social que su hijo usa y pedirle que eliminen su perfil. Asimismo, puede que resulte aconsejable informarse sobre herramientas de filtrado de contenido de Internet (por ejemplo, Windows Live Family Safety) a modo de complemento de la supervisión de los padres, pero no como sustituto ésta.

http://www.unilibre.edu.co/bogota/ul/noticias/noticias-universitarias/1877-como-usar-adecuadamente-las-redes-sociales

Anuncios