El poder y los símbolos

 INGRID ASTIZ 6 MARZO, 2013 COACHING EXPRESIVO COMUNICACIÓN CREATIVA RESOLUCIÓN DE CONFLICTOS TEORÍA VALORES HUMANOS 

“Sé exceptico, pero aprende a escuchar. [..] 
Siendo escéptico no te crees todos los mensajes, no depositas tu fe en los símbolos, 
y cuando tu fe no está en los símbolos tu fe está en tí mismo”. El quinto acuerdo, por Miguel Ruiz y José Ruiz Los símbolos son mensajes que si logro decodificarlos, me dán poder. No el poder del tener razón, del poseer algo, de la importancia personal, sino el poder de la auto-comprensión. El símbolo no tiene valor en sí mismo, sino como herramienta para activar un proceso de descubrimiento.

La simbología no es dual (ej. “esta silla es un buen / mal símbolo”) sino que es puntual, es vivencial (ej. mi experiencia activada por el símbolo silla). La silla es un objeto con una interpretación social (ej. “vale sentarse sobre ella”). Ahora, la silla como símbolo es mi interpretación de ese objeto, es un estimulador de memorias (ej. “esa silla me recuerda la silla donde yo comía en mi infancia”), es un activador de contenidos propios (ej. “esa silla es elegante y sentandome ahí me veré importante”).

Entonces, la silla como símbolo me abre a mi mundo paralelo de consciencia, donde tengo la oportunidad de comprender el significado de mis memorias y mis contenidos. Lo importante es dónde me lleva ese símbolo: a qué vivencias, a qué valores, a qué conocimientos.Aprender a escuchar a otros, a entender los símbolos de los demás, sin juzgar sus elecciones sino entendiendo con qué los conectan.

Por ejemplo, a mí una estuatilla de Buda puede recordarme mis experiencias de meditación y cuánto valoro la paz mental/emocional. Una estuatilla puede llevarme más adentro en mí misma, como también un smart-phone, que puede recordarme mis sensaciones al mirar mails y cuánto valoro la practicidad. Y entender que los mismos objetos 

El poder y los símbolos

Anuncios