Los Primeros Pasos de un Discípulo en el Sendero

Un Maestro dice a su discípulo: Tienes que recordar que estás en una escuela dura y que, en lo sucesivo, tendrás que enfrentarte a un mundo completamente distinto al tuyo. No hay mejor consejo para un neófito que empieza sus estudios. Es una advertencia y un estímulo. Se le invita a recordar que comienza un aprendizaje en el que tendrá que dar una dirección y unos fines nuevos a sus ideas y acciones. Toma un sendero completamente diferente al terrenal que ha pisado hasta el momento y debe estar listo para adaptarse a unos principios nuevos, quizá algo difícil de aceptar al comienzo, porque algunos se oponen a unas creencias ya unas opiniones personales muy arraigadas.

Pero el hecho de recurrir a la enseñanza de Maestros que conocen por experiencia el sendero que se pretende iniciar es un gran estímulo. Ellos conocen las difíciles etapas. Donde él vacile, ellos tienen una confianza absoluta y podrán animarlo. Esta advertencia recuerda la impresión que teníamos en el colegio cuando se nos advertían las dificultades que nos esperaban cuando pasásemos del colegio a la Universidad y se nos animaba a perseverar. En realidad, entrábamos en un mundo completamente distinto y los primeros pasos eran difíciles.

Llegar allí era algo completamente natural: era necesario para alcanzar la madurez intelectual. Pero, para el neófito, entrar en el camino es una decisión personal. Él decide pasar de la madurez intelectual a la realización psíquica y espiritual. Puede hacerlo con tanta despreocupación como si cambiara de clase, en cuyo caso el consejo se convertiría en una advertencia, mientras que sería además un estímulo para el que busca su camino con el firme propósito de sacar el mayor provecho de la magnífica oportunidad que se le ofrece de adquirir una cultura sólida y útil.

Cualquiera que sea la suerte del primer tipo de neófito, el segundo encontrará en sí mismo la paciencia y la perseverancia que le exigirá una escuela más alta.

Rafael Enrique Corrales Andino

https://logiaigualdad.wordpress.com/2010/09/02/los-primeros-pasos-de-un-discipulo-en-el-sendero/

Anuncios