DIOS ES AL HAKIM – EL SABIO

  • Por Sheikh Salman al-Oadah (islamtoday.net) [editadopor IslamReligion.com]

El Corán menciona dos nombres de Dios que están lingüísticamente relacionados. El primero es Al Hakim (El Sabio) y el segundo es Al Hakam (El Juez). Dios es mencionado como El Sabio 93 veces en el Corán, y como El Juez seis veces.

Por ejemplo, Dios dice:

“Tú todo lo conoces, todo lo sabes” (Corán 2:32); y: “Tú eres el Poderoso, el Sabio” (Corán 2:129).

“Él es el Sabio, el Conocedor” (Corán 6:18). 

“Dios es Vasto, Sabio” (Corán 4:130). 

“¿Acaso debo buscar otro juez en lugar de Dios, siendo que Él es Quien ha revelado el Libro donde se detallan todas las cosas?” (Corán 6:114). 

“Él es el mejor de los jueces” (Corán 7:87). 

“Noé invocó a su Señor diciendo: ‘¡Oh, Señor mío! Mi hijo era parte de mi familia [y pensé que no sería destruido]; Tu promesa es verdadera, y Tú eres el más justo de los jueces’” (Corán 11:45). 

 “¿Acaso no es Dios el más Justo de los jueces?” (Corán 95:8). 

La sabiduría de Dios

Ser sabio significa conocer las cosas tal y como son, actuar respecto a ellas en concordancia, y proporcionarle a todo su lugar y función adecuados. Dios dice acerca de Su creación: “Verán las montañas, las cuales creían firmes, pasar como lo hacen las nubes. Esto es obra de Dios, Quien ha hecho todo a la perfección. Él conoce lo que hacen” (Corán 27:88).

La sabiduría de Dios puede ser atestiguada en Su creación, y en especial en la creación del ser humano, con su mente y su alma. Dios nos dice que Él creó al ser humano en la mejor de las formas:

“Que he creado al ser humano con la mejor conformación. Sin embargo, [a quien rechace el Mensaje] lo degradaré al rango más bajo. En cambio, a los creyentes que obran rectamente les tengo reservada una recompensa inagotable” (Corán 95:4-8).

Sabiduría humana

Dios es El Sabio que otorga sabiduría a aquellos de Sus siervos que Él considera aptos. Dios dice: “Dios concede la sabiduría a quien quiere, y sepan que a quien le haya sido concedido este don ha recibido una gracia inmensa. Solo reflexionan los dotados de intelecto” (Corán 2:269).

Dios les concede a algunas personas una habilidad excepcional para examinar los problemas y llegar a conclusiones viables, de modo que al enfrentar una crisis o dificultad pueden sopesar todas las consideraciones de manera adecuada y equilibrada. Estas son las personas a las que los demás consultan y de las que dependen en varios aspectos de sus vidas. Algunas personas tienen sabiduría con respecto a temas sociales. Otras personas tienen sabiduría en lo tocante a relaciones interpersonales. Hay quienes son sabios cuando se trata de asuntos económicos.

El campo de la consultoría es vital e importante en la actualidad. Muchos consultores exitosos son personas a las que Dios ha bendecido con sabiduría en su campo para complementar su conocimiento, percepción y experiencia.

Debemos darnos cuenta de que la sabiduría requiere especialización. Una persona puede tener una sabiduría profunda en uno o más aspectos de la vida, sin ser sabio en todos los sentidos. Una persona puede ser sabia en asuntos mundanos, sin tener sabiduría en asuntos de fe, incluso si es creyente.

Dios: El Juez Soberano

Dios tiene soberanía sobre todos los asuntos de la creación. Esto se transmite con el nombre de Al Hakam, que aparece en la siguiente aleya: “¿Acaso debo buscar otro juez en lugar de Dios, siendo que Él es Quien ha revelado el Libro donde se detallan todas las cosas?” (Corán 6:114)

Además, nada ocurre en la creación sino por Su autoridad y decreto. Dios dice: “Lo invocan suplicando todos los que habitan en los cielos y en la Tierra. Todos los días se encuentra atendiendo los asuntos [de Su creación]” (Corán 55:29)

Así mismo, Su decreto puede ser de naturaleza legislativa. Dios hace lícitos ciertos actos y otros los declara pecaminosos. Él nos ordena hacer ciertas cosas y nos prohíbe hacer otras. Su decreto no puede ser revocado ni anulado por nadie. Dios dice: “¿Acaso no Le pertenece la creación y no es Él Quien dictamina las órdenes según quiere?” (Corán 7:54).

El Corán describe a Dios como “El Mejor de los Jueces”. Esta es una afirmación de Su justicia perfecta y Su misericordia inmensa. Dios jamás perjudica a nadie y nunca es opresor. Lo que Él legisla para Sus siervos no es de ningún modo gravoso y en ningún momento injusto. Al contrario, las enseñanzas genuinas del Islam defienden los derechos de todas las personas sin prejuicios: el gobernante y el gobernado, el fuerte y el débil, el hombre y la mujer, el virtuoso y el pecador, el creyente y el incrédulo. Defiende sus derechos en tiempos de paz y en tiempos de guerra, y bajo todas las circunstancias sin excepción.

Es por esto que los musulmanes deben acudir al Corán y a la Sunna (enseñanzas) del Profeta (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) en busca de guía en todos los asuntos. Ellos deben hacerlo como individuos para que los guíen en sus vidas personales, y también como comunidades, sociedades y naciones para que los guíen en sus asuntos políticos, sociales y económicos.

Dios es Sabio y Él es el Juez Justo. En la creencia islámica, nadie es cargado con los pecados de otro, nadie es perjudicado por Dios, ningún pecador es castigado por más de la magnitud del pecado que cometió, y ninguna buena acción se queda sin recompensa.

Dice Dios: “En cambio, quienes crean y obren rectamente, sepan que recompensaré todas sus obras” (Corán 18:30).

https://www.islamreligion.com/es/articles/11062/dios-es-i-al-hakim-i-el-sabio/

Anuncios