“Inteligencia Política es la cualidad con la que el ser humano hace realidad sus sueños”

  • “Uno fracasa si no ha sido inteligente o no ha sido político”
  • “El poder igual que crece cuando te obedecen, decrece cuando te desobedecen”
  • “Lo peor que le puede pasar a un ser humano es morir de éxito”
  • “Un gran abogado es alguien que tiene más conocimientos jurídicos que otros abogados y, además, utiliza su inteligencia política en el día a día para ser el ganador”
  • “La peor decisión es la que no se toma. La peor gestión es la que no se hace. La peor idea, la que no se tiene”
  • “En las Escuelas de Negocios desarrollamos actitudes y entrenamos cualidades innatas”

Pascual Montañés es profesor de Dirección Estratégica en el Instituto de Empresa desde 1991. Compagina su actividad docente con el asesoramiento y la pertenencia a Consejos Asesores y de Administración de diversas sociedades y fundaciones. Colabora habitualmente con el Colegio de Dirección del IE en la impartición de formación a medida para directivos de grandes empresas multinacionales. Asimismo imparte sesiones en Programas de Alta Gerencia en varias Escuelas de Negocios latinoamericanas. El 28 de noviembre llega a los quioscos y librerías Inteligencia Política (Top Ten Business Experts). Top Ten Business Experts es una colección que se comercializa a través de Expansión.

Legal Today

Inteligencia Política: ¿Qué se va a encontrar el lector en sus páginas?

Se trata de un libro diferente en el que el lector va a encontrarse con una nueva cualidad del dirigente y del director, incluso de cualquier ser humano. Inteligencia Política es la cualidad con la que el ser humano hace realidad sus sueños. Es importante en la profesión del directivo hacer los sueños de sus copartícipes realidad: accionistas, clientes, empleados, proveedores, y en la sociedad a través de los medios de comunicación.

¿Inteligencia Política es un libro sobre el poder?

Mis alumnos valoran de forma diferente ser creativo de ser creador. El creador es aquel creativo que tiene poder. El poder es un mundo muy amplio, a veces son los hechos, a veces las razones … pero antes de empezar cualquier camino, es importante plantearse cuánto poder tiene uno para hacer realidad sus sueños. Recuerdo a una alumna que me contaba, después de escuchar esto en alguna clase, cómo había descubierto que lo que tenía que hacer era incorporar la variable del poder a sus sueños y, por tanto, no tenía que cambiar de sueños sino conseguir el poder necesario para hacerlos realidad. 

¿Desde qué punto de vista el Derecho se implica en ese arte de dirigir?

Como cualquier profesión liberal, el profesional del Derecho no garantiza resultados, pero sí pone su entender y saber al servicio de una determinada causa. Aplicando la inteligencia política a la realidad cotidiana, el jurista pelea por causas y más allá de cómo diseñe la estrategia para ganar, mi aportación es que se plantee cuánto poder tiene para poder ganar esa causa.

Con este libro, ¿qué puede aprender un lector no director general?

Las cualidades de un no directivo sirven para la vida cotidiana de cualquier profesional, de cualquier persona. Un lector no directivo puede aprender a saber si tiene inteligencia política y si es más político que inteligente o más inteligente que político. Y ser consciente de que cuando uno acierta en la vida, es debido a que se ha sido inteligente y político a la vez. Por tanto, uno fracasa si no ha sido inteligente o no ha sido político.

Dirigir, ¿es mandar?

Tiene un componente de mando, a pesar de que mando es una palabra cultural y políticamente incorrecta. Tan mala es una organización con vacío de poder, como con vacío de negocio. Ahora me preguntará ¿quién detecta el vacío de negocio?, pues la contabilidad, pero en el caso del vacío de poder, quien la detecta es cualquier persona con inteligencia política. Añadiré, en este punto, que las organizaciones no son lógicas sino psicológicas. Cualquier cosa que pasa en una organización se debe analizar planteándose a quién beneficia y cuánto poder tiene o a quién perjudica y cuánto poder tiene, y así se encuentra explicación a casi todo.

El director general, hombre de poder, ¿nace o se hace? Lo digo por el experimento de la chocolatina del profesor Mischel, cuando encerró a 92 niños en un aula para observar su comportamiento.

Conozco el experimento de la chocolatina, sí. Hay gente que ha nacido para mandar y otra para obedecer. He detectado que nadie enseña a mandar, sólo a obedecer, salvo en las Escuelas de Negocios. Sin poder, sin mando no se consigue nada y es importante en todas las organizaciones que alguien mande. La peor decisión es la que no se toma. La peor gestión es la que no se hace. La peor idea, la que no se tiene.

Con lo cual, los errores nos dan más luz que los aciertos.

Tengo tres sesiones, de las diez que consta mi programa, dedicadas a hacer autopsias del éxito. Se está cometiendo un error al hacer las autopsias sólo de los fracasos, según mi experiencia. Si no se hacen del éxito, no podrás saber cómo has llegado a él, por lo que no serás capaz de prevenir cuándo dejarás de tener éxito. Esa falta de análisis, desgraciadamente, hace que algunas empresas y directivos, lamentablemente, mueran de éxito. ¿Qué es lo peor que le puede pasar a un ser humano, empresa, jurista, directivo?, me preguntaron una vez: morir de éxito, respondí. Por ejemplo: todos los presidentes del Gobierno de España -y no estoy haciendo una afirmación política, estoy constatando una realidad psicológica- han padecido este mal, a partir del éxito internacional.

El entorno del director general, ¿cree que se comporta con naturalidad y transparencia?

Una de las causas de morir de éxito se debe precisamente a que se encuentran con un entorno de incienso y de bailarle el agua. En determinadas organizaciones se dice del directivo que es Dios. Si éste se lo cree, se endiosa, piensa que todo es por su cara bonita, y que los éxitos del pasado se repetirán en el futuro y termina fracasando porque deja de pensar en utilizar su inteligencia política y empieza a despreciar a los demás. Desde este mismo instante en que no reconoce la inteligencia de sus colaboradores, que ha llegado hasta donde está gracias a un equipo leal y competente, se muere de éxito y esto es el fin de su empresa. Se lo resumo en una frase: Mandar bien es contar con la inteligencia de los mandados.

¿Cómo ve, desde su perspectiva, el mundo del Derecho?

Si hiciéramos una distinción de las cualidades que hacen triunfar a un profesional, podríamos distinguir los conocimientos, que es lo que dan las calificaciones en el mundo docente, y el desarrollo de actitudes así como el entrenamiento de cualidades innatas. Esto último es lo que hacemos en las Escuelas de Negocios. Si lo aplicamos al mundo del Derecho, un gran abogado es alguien que tiene más conocimientos jurídicos que otros abogados y, además, utiliza su inteligencia política en el día a día,  para ser el ganador. Esto quiere decir que en la “litis contestatio”, en la pelea por los intereses de sus clientes, es quien termina llevándose “el gato al agua”.

¿Y cómo se puede aplicar la inteligencia política a la vida cotidiana?

Nunca des una orden, ni propongas un cambio ni a tus empleados ni a tus hijos, a nadie, si no estás seguro de que la vas a poder cumplir. Porque el poder igual que crece cuando te obedecen, decrece cuando te desobedecen.

http://www.legaltoday.com/gestion-del-despacho/estrategia/entrevistas/inteligencia-politica-es-la-cualidad-con-la-que-el-ser-humano-hace-realidad-sus-suenos

Anuncios