El compromiso del MASON;

Su simbolismo y su interpretación

¿Qué es un compromiso? ¿Cuándo una persona se compromete a algo? ¿Y por cuanto tiempo mantiene ese compromiso?

La palabra Compromiso deriva del latín, y se utiliza para describir una obligación que se ha contraído.

Por definición, compromiso es una obligación contraída por alguien con una promesa, contrato etc.

Este término es utilizado para hacer mención a cualquier clase de convenio en el cual una de las partes asume determinadas obligaciones, por lo tanto un compromiso puede definirse como un contrato que no necesita ser escrito. En ocasiones un compromiso es una promesa o una declaración de principios.

¿Cuál es el verdadero significado del compromiso?

Su significado es la intención de la persona, cuando es capaz de ir más allá de las obligaciones, de lo obvio y de lo previsible.

El compromiso debe fundarse en la libertad, en la responsabilidad, en la reciprocidad y la coherencia.

Así lo es también el compromiso masónico.

Entrar en la Masonería implica un compromiso que tiene tres puntos básicos: compromiso con uno mismo, a superarse constantemente; compromiso para con los hermanos: de ser tolerante, respetuoso, de ayudar a los hermanos y al prójimo en momentos de necesidad y penurias y para con la humanidad para hacer de este mundo un lugar mejor. Estos tienen que mantenerse siempre al mismo nivel de equilibro.

Si rompemos este equilibrio, si desatendemos nuestra propia formación, si faltamos a nuestro compromiso para con nuestros hermanos y la sociedad universal, nos engañamos a nosotros mismos y serviremos de muy poco a nosotros mismos y a los demás.

Si no somos una herramienta de transformación positiva de cuanto nos rodea, la cual nos ayude a superarnos como humanos y como masones, de nada habrá servido la iniciación y nuevamente, nos engañamos y engañamos a los demás, y obviamente desatendemos a nuestras obligaciones para con nuestra Orden.

El masón es un aprendiz que se compromete consigo mismo a una constante búsqueda de la perfección espiritual y moral. Siempre habrá mucho que aprender por uno mismo, mediante los propios esfuerzos y a través del propio entendimiento.

Sin duda, en el momento de su iniciación este Nuevo hermano sólo aprecia muy superficialmente (o veces ni eso) el compromiso que va a tener que cumplir para con la Orden.

Las fichas van cayendo evidentemente con el tiempo y con su participación continua y activa en el camino de la masonería.

¿Qué es el simbolismo? ¿Cuál es su relación con la masonería?

Símbolo por definición: cosa que representa convencionalmente a otra, por ejemplo” la rama de un olivo es símbolo de paz” (diccionario de uso del español de María Moliner)

Los símbolos otorgan a los miembros de la masonería un lenguaje particular, con expresiones que sólo los masones pueden comprender a plenitud.

Estudiar el simbolismo en forma tradicional implica no solo conocer el lenguaje masónico y actualizar permanentemente su doctrina, sino que sirve para conocer una forma de influencia de los mensajes subliminales en el comportamiento de los seres humanos.

Se conoce como simbolismo a las diferentes formas de expresión que utilizan símbolos para representar ideas y hechos. En este sentido, es sumamente importante relacionar la realidad del símbolo, es decir, relacionar claramente un significante y un significado determinado.

El simbolismo es alma y vida de la masonería, nació con ella y es el germen de donde ha brotado el árbol masónico y al que aun hoy nutre y anima.

La simbología masónica es la semántica masónica, o como todos sabemos que el significado de los símbolos de la construcción, llamado simbolismo masónico, el cual está basado fundamentalmente en la idea de la construcción de un templo simbólico. Este nace del deseo de unir lo exterior con lo interior; del deseo de comunicar conceptos imposibles de expresar en términos simples. El símbolo es una puerta a la profundización en nuestra propia existencia, una puerta que da acceso a otras estructuras de conocimiento.

Desde luego, el traspaso de esa puerta requiere una clara predisposición. Esta predisposición, junto a las herramientas apropiadas para explorar esos caminos, es patrimonio de lo que se denomina “iniciado”.

La simbología de la masonería moderna procede de sus orígenes constructores, pero fue, podríamos decir, reformulada a principios del siglo XVIII. Por una parte, esta reformulación consistió en dotar a todos los elementos de la antigua masonería operativa de un significado estrictamente simbólico. En la masonería operativa, la escuadra, la plomada o el nivel, eran, fundamentalmente, instrumentos de trabajo propios del albañil.

La masonería especulativa, libre de la construcción material de templos de piedra material, dirige sus esfuerzos a la construcción del templo espiritual. El templo de la masonería especulativa es simbólico; es el propio individuo masón o, alternativamente y por extensión, la propia humanidad. Los instrumentos que se necesitan, entonces, para esta construcción son también simbólicos. Una parte de la belleza del simbolismo masónico radica en que estos instrumentos están representados por herramientas materiales usadas por los antepasados masones operativos. De esta manera, la escuadra representa la rectitud de las acciones. Es el instrumento que el masón especulativo debe usar para conseguir obrar bien y con prudencia; para que sus actos sean proporcionados a lo necesario y encaminados a la estabilidad. El masón especulativo trabaja sobre la piedra bruta, irregular, como lo haría un cantero. Pero ahora, la piedra bruta es él mismo. Su objetivo es pulir esa piedra hasta transformarla en un cubo perfecto y pulido que encaje en el edificio completo de la humanidad. Para este trabajo utiliza el mazo de la fuerza y la determinación y el cincel de la precisión y la razón.

Por intermedio y con la ayuda del simbolismo masónico el masón estudia, y aprende a cumplir con su compromiso moral y práctico como ser humano en general y masón en particular lo cual lo incentiva y lo motiva a ser una mejor persona, a superarse así mismo, a construirse y pulir su propia piedra con responsabilidad personal y social a través de su continuo trabajo de constructor de su propio templo desde el momento que entra a la Orden hasta el momento en que parte a su Oriente Eterno.

V:.H:.Daniel Tamir Logia La Fraternidad 62 Noviembre 2018

Anuncios