07/11/2020

MASONERIA EXILIADA, ¿TIENE UN CAMINO A SEGUIR?

Anuncios
Gustavo Pardo Valdés 33  
Pasado Gran Canciller Secretario General del Supremo Consejo del Grado 33 para la República de Cuba del REAYA. (2005-2008), Presidente de la Comisión Nacional de Docencia Masónica (1999-2008) y Presidente de la Academia Cubana de Altos Estudios Masónicos de la Gran Logia de Cuba de AL y AM (2005-2012).

El artículo anterior, ¿EL ADIOS A LA MASONERIA EXILIADA?[i], ha provocado una serie de comentarios, entre los cuales se encuentra el de Pedro Sardiñas, el actual Gran Secretario de la Gran Logia Unida de las Antillas (GLUA)

En el antes dicho comentario,  Sardiñas manifiesta “La masonería exiliada de nuestra ciudad jamás podrá desaparecer”, sustentando dicha afirmación en “que masones CUBANOS con letras mayúsculas que no lo permitiremos, que lo logren”, concluyendo con la tesis “hay hombres en la Gran Logia Unida de las Antillas y en la Gran Logia de Cuba en el Exterior que nos sobre el coraje para hacerles el frente a esos que ni si quiera merecen ser nombrados porque no son más que unos indeseables”.

Con todo respeto, no veo que en su BIEN INTENCIONADO COMENTARIO, Sardiñas se refiera a las medidas que se tomarán para lograr dicho objetivo.

Para ganar en claridad, creo oportuno acudir a las expresiones y/o manifestaciones con las cuales estos masones disidentes justifican la búsqueda de lo que ellos califican de “cambio”.

Efectivamente, leyendo cuidadosamente el intercambio de mensajes que se efectúan en un conocido chat, únicamente he encontrado dos justificaciones:

  1. Desengaño ante los reiterados esfuerzos y sus consiguientes fracasos por lograr la UNIDAD de las Grandes Logias de la Masonería Exiliada.
  2. La frustración con su actual pertenecía a una (cito) “masonería regular en trabajos y no reconocida por nadie, ni Cuba ni nadie”.

Efectivamente, el profuso intercambio de mensajes constantemente se refiere a la REGULARIZACION, sin entrar en las consideraciones jurídico- masónico de lo que dicho término implica. En el chat de referencia también se menciona el RECONOCIMIENTO, del cual tampoco se ofrece una interpretación jurídica válida para ser comprendida por “hombres librepensadores”, es decir, por personas que toman sus daciones basadas en la RAZON, independientemente de conceptos dogmaticos preestablecidos.

Por mi parte, reitero mi convicción que con este movimiento (consciente o inconscientemente) se procura:

  1. La desaparición de un movimiento masónico libre y verticalmente opuesto a la tiranía castrista.
  2. Satisfacer el interés de ciertos masones de incorporarse a una Potencia Masónica mayoritariamente reconocida en EE UU.
  3. Al viajar a la Isla, hacer posible la visita a las logias de la Gran Logia de Cuba.
  4. Procurar donaciones de la Gran Logia de la Florida para financiar a la de Cuba.

Puede presumirse que esta intención tiene más motivaciones de interés material e individual que jurídico-doctrinal.

Así mismo, creo que la causa de todo este acontecer radica en la pérdida del rumbo inicial que dio origen al entonces pujante movimiento masónico exiliado, encabezado por sus tres logias líderes: LIBERTAD, IGUALDAD y FRATERNIDAD.

La Masonería Exiliada, de hecho es, y no PUEDE dejar de ser un movimiento POLITICO IDEOLOGICO COMBATIENTE por la libertad, la democracia, los derechos civiles y humanos en donde quiera que estos valores se encuentren amenazados.

Perder de vista este concepto, permanecer en un estado de absoluta inacción político-social, es allanarle el camino a quienes quieren destruir a la MAASONEERIA CUBANA EXILIADA.


[i] https://masonerialibertaria.com/2019/04/09/el-adios-a-la-masomneria-cubana-exiliada/

Anuncios