Los tres momentos en que Mario Estrada pidió el asesinato de sus rivales


La investigación adelantada por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos explica que Mario Estrada y su colaborador Juan Pablo González Mayorga insistió en eliminar a por lo menos dos candidatos a la presidencia, aunque no se revelan los nombres de las potenciales víctimas.

Por Otto N. AngelPublicado el 17 de abril de 2019 a las 18:04h

Mario Estrada candidato a la presidencia  durante el Lanzamiento de campaña del partido político UCN se llevó—a cabo en la Plaza Obelisco.

Foto por Carlos Hernández Ovalle
23/03/2019

Mario Estrada candidato a la presidencia durante el Lanzamiento de campaña del partido político UCN se llevó—a cabo en la Plaza Obelisco. Foto por Carlos Hernández Ovalle 23/03/2019

De acuerdo con el comunicado del sistema de Justicia norteamericano, de las siete ocasiones documentadas en las que el candidato de la UCN y su allegado negociaron el financiamiento del cartel de Sinaloa, en tres de ellas pidieron la eliminación física de dos candidatos presidenciales.

De acuerdo a la Encuesta Libre, arriba de Mario Estrada en las preferencias electorales están Sandra Torres (UNE), Zury Ríos (Valor), Thelma Aldana (Semilla), Alejandro Giammattei (Vamos) y Roberto Arzú (PAN-Podemos). El reporte de Estados Unidos no precisa a quiénes se refiere el candidato aunque sí lo pidió de manera expresa a los operadores del cartel.

Como parte del engaño que montó la DEA y que ahora sirve para hacer la acusación, se le presentó a González a un supuesto sicario que ejecutaría los asesinatos planteados por el candidato. El asesino a sueldo en realidad era un agente identificado como UC-1.

En la cita del 7 de febrero en ciudad de Guatemala, González pidió que los dos miembros del cartel -que colaboran con el Gobierno de Estados Unidos – que si podrían asesinar a “ciertos rivales políticos quienes amenazaban con ganar la elección. González dijo que no sería difícil matar a un candidato en particular porque el candidato era odiado (el documento en inglés no precisa el género del aspirante a la presidencia), pero que debían tomar precauciones porque otro candidato estaba bien protegido”. 

Después del comentario, González y los miembros del cartel, siguieron negociando su ayuda a Mario Estrada.

Conoció al sicario

Días después, el 14 de Febrero en Miami, González y el narco identificado como CS-2 tuvieron una nueva cita, allí el colaborador de Mario Estrada conoció a UC-1 el supuesto sicario que ejecutaría las peticiones de Estrada.and the coldest confined is your detector.
So for example, on the chamber space
Astrophysicist Jonathan McDowell Talks Dust in SpaceAd By Connatix

La cita fue grabada por completo por Estados Unidos y evidencia a los nombres de las personas que UCN pretendía asesinar. “González identificó a la persona que pensaba que era la más fácil de llevarse (take out, en inglés) y comentó que quería que se hiciera lo más rápido posible. Gónzalez también proveyó a CS-2 y UC-1 con más información de sus objetivos iniciales”.

Además el operador de Mario Estrada explicó que tras las dos ejecuciones planificadas “queremos ver la reacción pública”. Para esta tarea, la gente de UCN prometió “muchos AK-47” y darle lo que así requiera los miembros de cartel.

Para el 27 de Febrero, el candidato presidencial de UCN cambió de parecer, pero no para detener las ejecuciones, si no que alguien más lo haría. “Estrada le dijo a CS-2 que ya no quería que CS-2 y UC-1 siguieran adelante con los asesinatos”, explica.

“Estrada explicó que alguien más iba a asesinar a los potenciales objetivos, y Estrada pensaba que le podría dar más problemas si procedían con otros asesinatos”.

Los tres momentos en que Mario Estrada pidió el asesinato de sus rivales

Anuncios