Nace Carlos Manuel de Céspedes

18 de abril de 1819
 
Carlos Manuel de Céspedes y del Castillo, Padre de la Patria, fue abogado y revolucionario, que comenzó la Guerra de Independencia de los Diez Años en 1868, y al año siguiente se convirtió en presidente de un gobierno provisional.  Nació el 18 de abril de 1819, en Bayamo, y se convirtió en un rico terrateniente.  Asistió a la escuela secundaria en La Habana y luego a la Universidad de La Habana.  Regresó a Bayamo para casarse con su prima, María del Carmen Céspedes, y luego viajó a España, donde obtuvo una Maestría en Leyes en la Universidad de Barcelona y un doctorado de la Universidad de Madrid, y se unió a la conspiración de Juan Prim contra el régimen de Espartero.  El fracaso de un levantamiento anti-Espartero en 1843, lo obligó a huir. Después de viajar por Europa, el apuesto, culto y enérgico Céspedes regresó a Bayamo para abrir una práctica legal.  Las actividades y posterior ejecución de Narciso López tuvieron un fuerte impacto en el joven, que fue arrestado y expulsado de Bayamo por declaraciones antiespañolas.
 
Vio la Revolución de España de 1868 como una oportunidad para Cuba.  Afirmando que el poder español era “decrépito y comido por los gusanos”, llamó a la revuelta.  Si España aún parecía grande, “fue porque durante 300 años, los cubanos la habían estado mirando desde sus rodillas”.  La mayoría de sus compatriotas estaban dispuestos a ayudarlo.  Algunos todavía esperaban reformas de España, otros preferían la anexión por parte de Estados Unidos y los pocos que defendían la independencia pensaban que su llamamiento era impetuoso y mal preparado.  Pero Céspedes y sus asociados se vieron obligados a actuar al enterarse de que su conspiración fue descubierta por las autoridades.  El 10 de octubre emitió su Grito de Yara.  Este manifiesto fue seguido por la organización de un gobierno provisional de una República Cubana Independiente, con Céspedes como comandante en jefe y jefe de gobierno.  Su poder casi absoluto, así como su incapacidad para decretar la abolición inmediata de la esclavitud, pronto condujeron a una división entre los revolucionarios.  Ante la creciente presión, consintió en convocar una convención constituyente para definir sus poderes.  Esto condujo a la Constitución de Guáimaro de abril de 1869.  Manuel Quesada y Loynaz lo reemplazó como Comandante en Jefe, y posteriormente por Máximo Gómez en diciembre de 1869.
 
Ya en 1873, los mambises estaban en retirada y la mayoría de los miembros del Congreso estaban muertos o escondidos. Céspedes había recuperado su poder casi absoluto, pero para entonces se había alejado de la mayoría de los grupos rebeldes.  A los más conservadores les molestaba su posición abolicionista y su destrucción de propiedades.  A los liberales no les gustaba su autocracia.  También hubo disgusto por su interferencia en asuntos militares y su deseo de expulsar a Máximo Gómez.  Los miembros sobrevivientes del Congreso se reunieron en octubre de 1873 sin invitarlo. Pronto quedó claro que eliminar a Céspedes era el objetivo principal de la reunión.  Esto se logró con poca oposición, y Salvador Cisneros Betancourt fue nombrado el nuevo presidente.  Durante los meses siguientes, Céspedes buscó refugio de los españoles en San Lorenzo, una granja en Oriente, en espera de la oportunidad de huir al extranjero, pero el 27 de febrero de 1874 fue descubierto y la granja rodeada por tropas españolas que lo mataron después de una valiente resistencia.
 

*Jaime Suchlicki es director y fundador del Instituto de Estudios Cubanos, CSI, un grupo de investigación sin fines de lucro en Coral Gables, FL. Es el autor de Cuba: De Colón a Castro y más allá, ahora en su quinta edición; México: de Montezuma al ascenso del PAN, 2ª edición, y de Breve Historia de Cuba.
 
 
This is a publication of the Cuban Studies Institute. 

Our mailing address is:
1500 South Dixie Highway, Bank of America Bldg., 2nd Floor
Coral Gables, FL  33146
Tel: 786-803-8007
Anuncios