6 puntos que tienes que cambiar de tu currículum para que transmita lo que realmente vales

Excederse con la formación, no potenciar las habilidades y cualidades o descuidar la huella digital, entre las principales causas por las que un CV no muestre realmente quién es un candidato.L

¿Es el CV la mejor manera de trasladar el valor de un candidato a sus potenciales empleadores? Taalentfy, la plataforma para la búsqueda de empleo centrada en el talento, ha dado a conocer un listado con aspectos del CV que los candidatos pasan por alto, pero que tienen mucha importancia de cara a mostrar lo que les diferencia de la competencia.

Para Alejandro González, CEO de Taalentfy “el mundo laboral está cambiando. Cada vez surgen nuevos puestos de trabajo, nuevas necesidades y perfiles profesionales que tienen intereses y expectativas o motivaciones diferentes a lo que las empresas están acostumbradas”. Y en este nuevo paradigma, el clásico currículo en el que se potencia el historial profesional basado en estudios y experiencia se está quedando obsoleto, ya que “no refleja las habilidades, capacidades y potencial de un candidato”, asegura González.

Taalentfy aboga por cambiar las reglas del juego en la búsqueda de empleo, y anima a los candidatos a que eviten ciertos aspectos en su currículum para potenciar otros que realmente les pongan en valor.

¿Por qué tu currículum no transmite lo que vales?

1. Tu talento no se limita solo a la formación adquirida. Está claro que la formación crea un poso de conocimiento importante de cara a enfrentarse al mundo laboral, pero el valor de las personas no solo se caracteriza por los conocimientos adquiridos con el estudio. Existe una gran variedad de actitudes, habilidades, competencias o aficiones que son complicadas de plasmar en un CV, pero que pueden definirte muy bien y decir mucho más de ti de lo crees.

2. No comunica tus capacidades. El currículum tradicional tan solo hace hincapié en aquello que has realizado en el pasado. Estudios, experiencia laboral… pero en ningún momento recoge las actitudes o capacidades de adaptación a nuevos retos, algo esencial hoy en día. Intentar transmitir que se es flexible, ágil, con alta capacidad para trabajar en equipo o que se tiene una gran adaptación a los cambios siempre será más valorado que incluir un listado interminable de conocimientos técnicos.

3. No te diferencia del resto. El perfil humano del candidato cada vez es más importante, es decir, aquello que te diferencia y te hace único frente a otros con el mismo grado o máster. Hoy en día es un gran error centrarse tan solo en los conocimientos y experiencias. Potenciar las habilidades y las aptitudes será primordial para convertirte en un perfil visible para el entrevistador.

4. No has cuidado la huella digital. Cada vez más, los reclutadores se encargan de estudiar la huella digital que los candidatos han dejado por internet. Si desde un principio no has cuidado este aspecto, lo mejor será evitar dar pistas de ello, pues en ocasiones podemos dar a entender una imagen completamente distorsionada de nosotros mismos.

5. Has exagerado o mentido en ciertos aspectos. Las exageraciones curriculares son más comunes de lo que pensamos, ya que se cree que es algo de poca importancia y que pasará desapercibido. Pero la realidad es que cada vez es más fácil cruzar datos y desarrollar herramientas fiables de cuantificación que nos harán quedar mal frente al entrevistador si salta la libre.

6. No es atractivo. Pasar la primera criba es importante y en la mayoría de los casos se desechan perfiles muy válidos, pero que, por algún motivo “estético”, son descartados. Tu currículo puede pasar desapercibido por un sinfín de motivos. Por eso, conseguir llamar la atención de los entrevistadores destacando de una manera clara y potenciando las destrezas, habilidades y actitudes es lo que te hará destacar.

Anuncios