Albert Battel, el nazi que protegió a los judíos


La Segunda Guerra Mundial y el Holocausto mostraron lo peor del ser humano, pero también lo mejor. En esta última categoría encaja la historia de Battel, un oficial de la Wehrmarcht nacido en Silesia en 1891.

En julio de 1942, empezó a circular el rumor de que un grupo de judíos de la ciudad polaca de Przemysl, por aquel entonces asignados como trabajadores al ejército alemán, iban a ser deportados al campo de exterminio de Belzec. Esta información llegó a los oídos de Battel, que llamó a la Gestapo local para confirmar el rumor. Lo único que consigue es que le cuelguen el teléfono. Así que con el permiso de su superior, el mayor Liedtke, reúne un batallón con el objetivo de impedir la deportación de los trabajadores y bloquear el puente sobre el río San, el único acceso de entrada al gueto judío.

Cuando las SS intentaron entrar, Battel amenazó con abrir fuego si seguían adelante, ante la estupefacta mirada de los habitantes del gueto. Esa misma tarde, el militar consiguió evacuar hasta a 100 judíos y ponerlos bajo su protección, lo que les salvó la vida. El episodio no le gustó a Himmler, que ordenó su detención nada más terminase la guerra. Si hoy en día conocemos la historia de Battel es por los esfuerzos del Yad Vashem en reivindicar su historia.

https://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2015-08-13/4-heroes-desconocidos-cuyas-historias-no-son-lo-suficientemente-famosas_959182/

Anuncios