Sana tu cuerpo emocional y sana lo que sea

El cuerpo emocional es el que recibe el impacto de lo que vivimos y experimentamos en nuestra vida. Cuando el cuerpo emocional toma el mando de nuestra vida, entonces podemos dejarnos arrastrar por un sin número de emociones como la ira, la culpa, el miedo o la ansiedad que no sólo pueden limitarnos a realizar nuestro Yo más grandioso, sino que si no aprendemos a dominar este cuerpo, el cuerpo físico empezará a somatizar esta energía y la convertirá en debilidad o enfermedad.

Podemos decir que tenemos cuatro cuerpos: el cuerpo espiritual, el cuerpo mental, el emocional y el físico. Imagina una pirámide donde la punta juega el papel del cuerpo espiritual, el que representa por decirlo así nuestro Yo más elevado. El cuerpo espiritual se puede decir es el que posee la energía más pura, sublime, transparente y limpia, pero cuando esta energía entra en el cuerpo mental, que esta debajo de la punta de la pirámide, entonces entra a un lugar donde hay mucha información, creencias, experiencias y una forma de razonar que imprime a esta energía pura con información.

Contenidos

EL CUERPO MENTAL Y EMOCIONAL
EL IMPACTO DE LOS JUICIOS E EL CUERPO EMOCIONAL
CUERPO EMOCIONAL Y ENFERMEDADES
CURA TU CUERPO EMOCIONAL
PONLE PALABRAS A LO QUE SIENTES
TALLER DE EVOLUCIÓN EMOCIONAL
EL CUERPO MENTAL Y EMOCIONAL
Nuestro cuerpo mental esta lleno de mucha información que está ahí desde que existimos, y hay cantidad de creencias y vivencias que hace que nosotros pensemos de cierta forma. Cuando la energía pura y limpia del espíritu entra a la mente, que es digamos un filtro que imprime ciertas cualidades a dicha energía, la energía pura se transforma en la forma del pensamiento que uno le da.

Por ejemplo: imagina un vaso de agua pura a la cual agregas un poco de limón. El agua pura es el espíritu, tu mente es el limón. Pero si tu tuvieses fresas o naranjas o chocolates en la mente, en eso se convertiría la energía espiritual. Ahora bien. Imaginas que tu mente tiene cantidad de juicios, y de repente vives una experiencia y, por ejemplo, alguien te trata muy mal o con poco respeto. Realmente esta experiencia es en cierto sentido limpia o pura, hasta que entra en tu mente y la cual la juzga ya sea como mala o buena, como positiva o negativa, etc.. Tu juicio es lo que imprime una experiencia y le da forma y cualidad.

EL IMPACTO DE LOS JUICIOS E EL CUERPO EMOCIONAL
Ahora bien. Tu mente tiene muchos juicios, y son justamente ellos los que crean o generan las emociones. Cada vez que tu piensas por ejemplo, que algo está «mal», en ti ocurre un fuerte rechazo que tu cuerpo emocional recibe como impacto, y entonces te sientes frustrado, enojado, dolido, etc. Cuando tu recibes el impacto en tu cuerpo emocional, ya sea de enojo, miedo, ansiedad, etc. tu cuerpo empieza a segregar cantidad de sustancias en tu cerebro que tu no notas como cortisol, adrenalina, excesos de histamina, prostaglandinas, oxitocinas, etc., que en su desequilibrio y desproporción en el cuerpo generan cantidad de desórdenes que, de mantenerse así, son la consecuencia de la debilidad y enfermedades en el cuerpo.

«La oxcitocina inhibe las respuestas que se proyectan de la amígdala al tronco del encéfalo, (que comunica el cerebro anterior, la médula espinal y los nervios periféricos), y que causan la parálisis del individuo… » «…sin embargo, la oxcitocina bien regulada, mantiene la sensación de miedo sin hacer que el individuo se quede de todo inmóvil para poder actuar cuando hay miedo…»

CUERPO EMOCIONAL Y ENFERMEDADES
Es raro ver que, con tantos estudios acerca de la influencia emocional en la salud, aún haya quienes no se den cuenta de cómo el cuerpo emocional puede llegar a enfermar no sólo el cuerpo físico, sino la vida, pues el dejarse arrastrar por esta bioquímica poderosa de las emociones, no ayuda a realizar una mente clara, en paz y creativa para realizar lo que sea que soñemos.

Podemos decir que cuando vivimos alguna experiencia, recibimos un impacto emocional, el cual está ahí por la mente que tenemos, que tiene un filtro bastante fuerte y muchas veces turbio de creencias limitadas.

Muchas personas piensan que con sólo tener una actitud «positiva» o bonita ante la vida, es suficiente para curar o realizar cada día. Y, aunque esto en cierto sentido es verdad, no es suficiente para barrer con las creencias que nos limitan y está, profundamente arraigadas, y que muchas veces negamos o evadimos con actitudes que más bien esconden lo que verdaderamente sentimos, porque tenemos miedo de enfrentar nuestra mente.

CURA TU CUERPO EMOCIONAL
Para curar el cuerpo emocional es importante que sepas que tu no eres tus emociones: tu no eres alguien enojó, ni miedoso ni depresivo. Eso es sólo una consecuencia de una bioquímica cerebral. Es decir, que tu no tienes ningún problema, lo que tienes es una bioquímica en tu cerebro que te hace sentir y reaccionar de ciertas formas.

Para cambiar esta bioquímica, es necesario que salgan a flote las creencias que pasan por tu mente y aprendas a observarlas, a desahogarlas y a trascenderlas.

Una forma de desahogarlas es simplemente reconociendo lo que realmente sientes cuando estas con alguien o algo, no intentes fingir o maquillar tus emociones, esto sólo dañara más tu cuerpo físico y tu vida. Se honesto y…

PONLE PALABRAS A LO QUE SIENTES
Una de las formas más terapéuticas que hay para curar el cuerpo emocional es cuando aprendes a describir lo que sientes, porque al intentar explicarlo empiezas a poner en marcha los circuitos en tu mente donde están arraigadas las creencias profundas que tienes en tu mente. La gran mayoría de las personas no saben ponerle palabras a sus emociones ni sentimientos, repiten lo que los otros dice, se vuelven mecánicos y no tienen profundidad de expresión, lo cual les lleva a tener confusión justamente con lo que sienten y a caer en muchos clichés sociales.

Si a partir de hoy aprendes a ponerle palabras a lo que sientes verás que empieza un proceso de desahogo consciente de creencias que están ahí dentro de ti y que no pueden salir a la luz para irse porque no las vuelves conscientes. Al ponerles palabras y explicar lo que sientes respecto a lo que te enoja, da miedo o ansiedad, entonces las creencias se van ventilando y poco a poco desaparecerán.

Este proceso de desahogo te sugiero lo hagas en privado, cierra tus ojos y empieza a describir lo que sientes respecto a lo que te hizo enojar, lo que te da miedo, lo que no te gusta, lo que rechazas u odias, etc., Sólo explicado sin juicio.

https://es.wikipedia.org/wiki/Cortisol
El mito de la oxitocina
El mito de la oxitocina
https://www.vivirsabiamente.com/sana-tu-cuerpo-emocional-y-sana-lo-que-sea/

Anuncios