El Budismo un camino a la Armonía

V. M. Y QQ. HH. quiero agradecer al V. M. por haberme dado la oportunidad de conocer y ampliar mis conocimientos sobre el Budismo, Buda y su camino hacia la armonía. Al desarrollar esta plancha, decidí empezar con la definición de “armonía”:

El término «armonía» deriva del griego ἁρμονία (harmonía), que significa acuerdo, concordancia y éste, del verbo ἁρμόζω (hermoso) o también «hermoso», que puede entenderse como “ajustarse, conectarse”. De esto se desprende que armonía, hermoso y conectado, de alguna manera, son similares en su significado o bien derivan hacia la misma idea general. Se concluye de lo anterior, que lo armónico es bello y que lo bello a su vez nos “conecta”.

La armonía es el equilibrio de las proporciones entre las distintas partes de un todo y su resultado siempre connota belleza.

Para poder saber si el budismo es un camino para lograr u obtener la Armonía describo a continuación la definición del budismo y mencionaré sobre la vida de Buda.

El Budismo es una forma de vivir en la vida cotidiana, una forma de comportarse y de entender al mundo que nos rodea. Es una forma de utilizar la mente humana utilizando al máximo sus cualidades y capacidades. La palabra budismo viene de la raíz “budhi” que significa “despertar”.

Para muchos, el budismo va más allá de ser una religión. Es una filosofía o una forma de vida. Es filosofía, porque filosofía significa amor a la Sabiduría. El budismo hace hincapié en la observación, en el conocimiento, en la comprensión y no únicamente en la fe o en la creencia.

Buda mantuvo una actitud de aprendizaje y aplicación de las enseñanzas. Su conocimiento fue producto de su propio esfuerzo y el resultado de su propia búsqueda y experiencias personales y a través del estudio alcanzó la iluminación.

Las enseñanzas de Buda han influenciado a más de 500 millones de personas. El dolor la impermanencia y ausencia de ego, son conocidos como las tres marcas de la existencia.

Buda-Siddhartha Gautama, nació príncipe en el siglo 6 A.C. en el Reino de Sakyas, en Kapilavastu, en el norte de la India que hoy se llama Nepal.

Un sabio dijo cuándo nació Buda, que si este vería sufrimiento, se convertiría en un líder religioso en lugar de convertirse en rey. Su padre el rey, quería que su hijo lo sucediera, por lo cual ordenó que ninguna persona enferma o mayor estuviera cerca del príncipe. Tuvo prohibido salir del área del y jardines del palacio. Recibió muy buena educación y preparación ya que su padre deseaba que fuera un gran líder y fuerte Rey. Fue educado por los más grandes maestros del país. Sus estudios se basaron en cinco áreas: Gramática, Arte y Artesanía, Medicina, Lógica, y Religión. También fue instruido en las artes marciales, se le entrenó en atlética y luchas para sea una persona fuerte físicamente.

Siguiendo las costumbres del tiempo, se casó a la edad de seis años y vivió con su esposa en el Palacio con todos los lujos y comodidades. Permaneció aislado y protegido después de su matrimonio, para no conocer la realidad de la vida fuera de las puertas del Palacio.

Sin embargo un día salió del palacio y visitó un hermoso parque y allí vio por primera vez en su vida a un hombre viejo y enfermo. Así también vio un funeral y a los familiares llorando alrededor del cuerpo. También vio a un hombre sagrado que estaba contento y feliz y le comento que dejó su casa y su familia y que está vagando de lugar en lugar, buscando la respuesta a los problemas del sufrimiento del mundo.

Buda, al enfrentarse por primera vez con la realidad de la vida y el sufrimiento de los humanos, decidió dejar el palacio en busca de la solución a este sufrimiento y se cortó su pelo y cambio su ropa de príncipe por túnicas de cazador errante.

Por seis años, Siddhartha estuvo deambulando alrededor del Valle del Ganges, reuniéndose con famosos maestros religiosos, estudiando y siguiendo sus sistemas y métodos y presentándose a prácticas muy rigurosas. Esto no le hizo sentirse satisfecho así que abandono todas las religiones tradicionales y siguió en su propio camino.

Una noche se sentó abajo de un árbol, cerca del río y ahí Siddhartha recibió la iluminación, que después de este suceso se le conoce como “Buda el iluminado”.

La enseñanza del Buda está basada en el deseo, a la que él denomina, como la causa de conflictos. Su filosofía se basa en buscar la eliminación del mismo.

El conflicto en que está inmerso el mundo, las rivalidades y odios a través del tiempo, son atribuidos al deseo y la búsqueda de gratificación. Es el deseo la base de todos los problemas del mundo. El deseo es la causa de la ira, la avaricia, el odio, la maldad, la rivalidad, los celos, la envidia, la hipocresía, el engaño, la mentira, el orgullo y la ignorancia, que han arruinado la vida de individuos y naciones. La causa de todo sufrimiento está dentro de nosotros mismos y a si mismo está el poder de eliminar la causa y encontrar la felicidad.

Podemos decir que Las cuatro nobles verdades contienen casi todas las enseñanzas del Buda y el budismo, son:

1. La vida ordinaria tiene implícito el sufrimiento o la desarmonía

2. El origen del sufrimiento es el deseo

3. El deseo puede extinguirse

4. Hay una forma de extinguir el sufrimiento dado por el deseo y ese camino es el Dharma

El individuo que practica el Dharma se caracteriza por hacer el bien al prójimo, por tratar de lograr la felicidad y la fraternidad universal, así como desarrollar una conducta, pensamientos y otras prácticas mentales que elevan el carácter de un ser, que lo lleva a obtener prosperidad, felicidad eterna y la cesación total del dolor.

V. M. Y QQ. HH. A través de la preparación de esta plancha pude entender que la esencia del budismo es vivir sin sufrimiento, sin el deseo, llevando una vida moral, con atención plena y consciente y con sabiduría para poder lograr la armonía.

Así mismo puedo concluir que la esencia de la filosofía masónica nos lleva también a la armonía. Armonía que significa funcionar en común a través de la ayuda y tolerancia, aceptando con paciencia y amor a nuestros hermanos y reconociendo con humildad sus virtudes en un entorno de fraternidad.

Muchas gracias

V. M. Jacobo Gitlin Enero 2019