Conozca cuál es la ruta para poner fin al conflicto limítrofe entre Guatemala y Belice

La resolución de la Corte Internacional de Justicia daría fin al conflicto limítrofe entre Guatemala y Belice (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Por Francisco Mauricio MartínezPublicado el 10 de mayo de 2019 a las 5:05h

Con la decisión de Belice, mediante una consulta popular, de someter el conflicto territorial que mantiene con Guatemala ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) se inicia un proceso legal que podría durar entre cinco y diez años, según opinan excancilleres y expertos en relaciones internacionales.

La resolución de la Corte Internacional de Justicia daría fin al conflicto limítrofe entre Guatemala y Belice (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

El pasado miércoles los beliceños asistieron a las urnas para decidir el futuro de este diferendo y los resultados finales, según comunicó la oficial de elecciones Josephine Tamai los votos a favor de la consulta fueron 53 mil 388, mientras que 43 mil 029 personas votaron en contra de que se acuda a la CIJ para resolver el litigio.

Es un gran paso

De acuerdo con el exministro de Relaciones Exteriores Eduardo Stein, el hecho de que tanto Guatemala como Belice coincidan en que este diferendo sea solucionado por la Cij que se encuentra en la Haya, Holanda, es un gran paso en el camino de encontrar una solución que por la vía política era difícil que se alcanzara.LE PUEDE INTERESAR:

Cuándo surgió el conflicto territorial entre Guatemala y Belice

 

“Es el resultado de un trabajo en conjunto de varios ministros de relaciones exteriores que laboraron durante varios periodos de Gobierno”, indicó el excanciller, quien agregó que fue una “gran noticia de que ganara el sí en Belice”.

De acuerdo con Stein, el primer paso que debe tomar la Cancillería guatemalteca es organizar una hoja de ruta de consultas y contratar una agencia de asesoría internacional que debe acompañar a los negociadores nacionales.

Se debe respetar

De acuerdo con el también excanciller Gabriel Orellana lo más importante es que los guatemaltecos estén conscientes de que un proceso de este tipo ante el tribunal de La Haya lleva entre 5 y 10 años para ser resuelto, por lo que no se debe pretender que se solucione de un momento a otro.

“Es un proceso donde están litigando dos estados y la Cij es un tribunal que tiene amplias potestades para tratar de mantener el equilibrio y que no haya ruptura por hechos de violencia, y sus resoluciones son inapelables”, explicó el excanciller.

Orellana resaltó que la decisión judicial que emane de ese tribunal internacional debe ser respetado y cumplido por los dos países que hoy se están sometiendo a su jurisprudencia. Lo importante después de este juicio es que cada país tendrá “la certeza de cuál es exactamente su territorio”.

Guatemala fue primero

El triunfo del “sí” en Belice se dio luego de que Guatemala dio el primer paso el 15 de abril del año pasado, cuando celebró su consulta popular y de los más de 7.5 millones de ciudadanos registrados en el padrón electoral el 26,33 por ciento, según el Tribunal Supremo Electoral (TSE), acudió a las urnas, dando como resultado de un 95,87 por ciento a favor.

Este conflicto territorial data desde el siglo XVIII cuando Guatemala comenzó a reclamar parte del territorio beliceño, incluidos varios cayos en el Mar Caribe; Sin embargo, en 1991, durante el gobierno de Jorge Serrano Elías, Guatemala reconoció la independencia de ese país.

Al respecto, el experto en relaciones internaciones Jorge Wong, considera que esta salida es la mejor que puede haber para solventar este conflicto centenario pues este organismo tiene la capacidad para resolver estos litigios.

El presidente de Guatemala, Jimmy Morales, felicitó ayer a Belice por los resultados positivos de su consulta para resolver el diferendo entre ambos países y anunció que enviará una propuesta al primer ministro beliceño, Dean Barrow, para que notifiquen conjuntamente a la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de los resultados.

El final del conflicto entre Guatemala y Belice queda en manos de la Corte Internacional de Justicia de La Haya (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
La ruta que deben seguir ambos países

Después de la consulta popular que se llevó a cabo en Belice el miércoles, se inicia un camino que puede llevar de cinco a 10 años para una solución definitiva.

1- Lo primero que deben hacer los gobiernos de Guatemala y Belice es notificar a la Organización de las Naciones Unidas y luego a la Corte Internacional de Justicia (CIJ), con sede en La Haya (Holanda), que se cumplió con el Acuerdo Especial para someter el Reclamo Territorial, Insular y Marítimo de Guatemala, firmado el 8 de diciembre de 2008.

2- A partir del momento en que la Corte se da por enterada de este convenio comienza un lapso de aproximadamente un año, en el que Guatemala debe presentar “su memoria”, o sea en lo que consiste su demanda. Luego Belice tendrá que responder lo expuesto por Guatemala.

3- Cuando la CIJ tiene las posiciones de ambas partes, fija un plazo para que haya contramemorias, o sea que cada país le refute al otro con los argumentos que expusoen su demanda.

4- Después la Corte entra en un receso que puede ser de uno a dos años, dependiendo de la complejidad del caso, para que los jueces lo conozcan a fondo, incluso podrían pedir información adicional, y finalmente dan lectura a la sentencia.

5- El fallo de la Corte es inapelable, lo único que cabe es pedir aclaratorias.

Fuentes: excancilleres Gabriel Orellana y Eduardo Stein

¿Por qué es importante resolver definitivamente el diferendo?

El Acuerdo Especial entre Guatemala y Belice para someter el Reclamo Territorial, Insular y Marítimo de Guatemala a la Corte Internacional de Justicia, firmado el día 8 de diciembre de 2008, constituye el compromiso por medio del cual ambos países aceptan someter a la jurisdicción de dicha instancia internacional la solución de la controversia territorial, insular y marítima a la Corte competente.

Es de interés de ambos Estados resolver definitivamente porque se definirán los límites territoriales (fronteras), marítimos e insulares, lo cual significa seguridad jurídica y certeza respecto del territorio sobre el cual ejercen soberanía ambos países.

Esto es la base para mejorar las condiciones de protección, servicios sociales e inversiones productivas. El intercambio comercial se vería fortalecido y la inversión extranjera disfrutará de más certidumbre y estímulos, pues Guatemala y Belice se plantean como Estados promotores de la paz y de la Democracia.

Fuente. Cancillería de Guatemala

https://www.prensalibre.com/guatemala/politica/conozca-cual-es-la-ruta-para-poner-fin-al-conflicto-limitrofe-entre-guatemala-y-belice/?utm_source=Prensa&utm_medium=Mailing&utm_campaign=PorLaManana&utm_source=Por+la+mañana+-+Boletín+de+noticias&utm_campaign=4dbbcdc651-EMAIL_CAMPAIGN_2018_01_05&utm_medium=email&utm_term=0_1317a46cce-4dbbcdc651-203669189&utm_source=Por+la+mañana+-+Boletín+de+noticias&utm_campaign=658b851c28-EMAIL_CAMPAIGN_2019_05_10_01_08&utm_medium=email&utm_term=0_1317a46cce-658b851c28-204218669

Anuncios