Prepara En Casa Tu Propio Enjuague Bucal

Si eres como yo y te cepillas los dientes después de cada comida, sabrás que pasar la lengua sobre unos dientes limpios es algo muy satisfactorio. Pero a veces sentimos la necesidad de disfrutar de algunos aperitivos azucarados y estos son los momentos en que, precisamente, necesitas el bicarbonato de sodio y peróxido de hidrógeno…  

Me gusta

Así que aquello que mantiene las heridas limpias y el refrigerador con un olor fresco también pueden hacer maravillas para tu boca. Este remedio es nuestro favorito porque se compone de productos comunes del hogar, fáciles de conseguir, baratos, y sin aditivos ocultos o químicos.

 1 cucharada de bicarbonato de sodio
• ½ taza de sal
• ½ taza de peróxido de hidrógeno (1-3%)
• 1 taza de agua fría
• ½ taza de agua tibia
• Palillos 
• Cepillo de dientes

Preparación:

1. Mezcla la sal y el bicarbonato de sodio en un recipiente pequeño.

2. Moja tu cepillo de dientes bajo un poco de agua tibia, luego gira las cerdas sobre la mezcla de bicarbonato de sodio-sal.

3. Cepíllate los dientes normalmente, y escupe la pasta cuando hayas terminado.

4. Ahora la mejor parte: ¡el enjuague bucal! Este paso es simple. Todo lo que necesitas hacer es combinar la ½ taza de peróxido de hidrógeno con la ½ taza de agua tibia, y enjuagar tu boca durante un minuto o dos.

5. Para eliminar la mayor cantidad de placa posible, usa un palillo en las áreas difíciles de alcanzar y enjuaga el exceso con un poco de agua fría.

Repite este procedimiento hasta dos veces por semana, pero recuerde que esta rutina dental no está destinada a reemplazar tu cepillado diario y el uso del hilo dental. Piensa en este método como una forma rápida, divertida y económica de hacer que la placa sea una cosa del pasado.

Fuente: tiphero

Tomado de: Todomail. http://www.todo-mail.com/content.aspx?emailid=11469

Anuncios