HACIA LA RELIGIÓN MUNDIAL COMÚN: “LA CASA DEL UNO” (PARTE I)

Valentina Orte02/06/2019

Valentina Orte

La fusión entre el cristianismo y el islam está ganando terreno en un Occidente que se ha vuelto bíblicamente analfabeto.

Extra Ecclesia nulla salus»: “Fuera de la Iglesia no hay salvación”)

Bula Unam Sanctam del Papa Bonifacio VIII, en 1302


El mundo cristiano, pero incluso todo el mundo católico, ha olvidado las palabras del Papa Bonifacio. Shamsuddin Saka, un pastor evangélico, comenzó, allá por la década de 1980,  en Lagos (Nigeria) a colocar en sus servicios el Corán junto a la Biblia en los bancos de la iglesia para uso de los feligreses. Luego se hacía una lectura de ambos libros, reconociendo a ambos, en pie de igualdad,  como Libros Santos. Desde ese momento es normal que en los servicios de la iglesia de Saka, se empiece con un rezo de El Corán. Este sincretismo ha ganado fuerza y espacio en los Estados Unidos tras los ataques terroristas del 11 de septiembre. Es un movimiento nuevo allí. Varias denominaciones protestantes han adoptado este cambio en nombre del «amor al prójimo» y para promover una reconciliación ecuménica, o unificada.

Esta fusión religiosa, a veces referida como «Cris-lam», (de la unión de ambos: cristianismo e islam),  está ganando terreno en un Occidente que se ha vuelto bíblicamente analfabeto.

El concepto esencial del Crislam es que el cristianismo y el Islam son compatibles, que uno puede ser un cristiano y un musulmán al mismo tiempo, lo que es considerado por algunos como la solución para el conflicto entre el mundo occidental, que es predominantemente cristiano, y el medio oriente, que es predominantemente musulmán. No es una religión real propia, sino un intento de desdibujar las diferencias y distinciones entre el cristianismo y el Islam para llegar a esa unión que algunos desean, pero es obligatorio conocer que el Islam rechaza categóricamente la deidad de Jesucristo y niega su muerte en la cruz con lo que rechaza la doctrina más crucial de la fe cristiana. Alá es un dios falso creado por el hombre y no se compara en nada con el Dios de la Biblia, quien envió a Su Hijo Unigénito Jesús, para que pagara la pena máxima por los pecados del mundo. Dice la Biblia: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” (Jn. 3:16). Mientras que El Corán declara que Alá no tiene hijo y condena a cualquiera que tenga esa creencia: «Y para advertir a los que dicen que Alá ha adoptado un hijo!.[1] Como resultado, puede entenderse que las dos religiones no son compatibles en absoluto.

Las enseñanzas fundamentales del islam y del cristianismo no tienen nada en común. Sin duda, cualquier persona puede ver el islamismo y el cristianismo de la manera que quiera, pero nadie puede reconciliar ambas creencias si toma como base la Biblia y El Corán.  Aún así, este obstáculo no está impidiendo que multitudes pasen por encima de la razón y el sentido común.  Es más, tal irracionalidad está siendo explotada por aquellos que en su agenda tienen “Compartir la fe”, concontribuciones monetarias a este movimiento hechas a través de numerosas agencias antibíblicas[2].  Son aquellos que han propiciado la creación en Berlín de la primera (que sepamos) construcción de “un templo donde todos puedan orar” ya que será, una sinagoga, una iglesia y una mezquita, todo junto, la cual, para no molestar, llevará el nombre de La casa del Uno”, considerando ese Uno a aquél que cada grupo quiera, solución de lo más masónica, aunque de momento no se atrevan a llamar a ese Uno,  Gran Arquitecto del Universo[3].

Las consecuencias de este sincretismo son varias, entremezcladas y todas terribles en su importancia. La libertad de conciencia, se ve sometida a la férrea imposición del llamado multiculturalismo, el aumento de la laicidad y el menoscabo de la figura de Jesucristo por la del G.A.D.U. 

*La imposición del multiculturalismo: El personaje más importante en la defensa de dicho multiculturalismo es el propio Papa Francisco. El 24 de marzo de 2017 reunió en el Vaticano  a los líderes de la Unión Europea y les recordó que la historia europea está marcada por «el encuentro con otros pueblos y culturas», e instó además a Europa a considerar que la solidaridad es «el antídoto más eficaz contra los modernos populismos», que su identidad «es y siempre ha sido una identidad dinámica y multicultural» y apeló a las enseñanzas de aquellos «padres fundadores»; «Por eso las peculiaridades no deben asustar, ni se puede pensar que la unidad se preserva con la uniformidad», estimó el pontífice y aludió también a la «grave crisis migratoria» que afronta la Unión Europea y dijo que no es solo «un problema numérico, económico o de seguridad», sino que apela a Europa a plantearse qué cultura está en condiciones de proponer. Es decir, siguiendo el Plan Kalergi los europeos deben olvidarse de sus valores y tradiciones y ajustarse a los que llegan para que estos no se molesten, aun cuando estos mismos no sean capaces de adaptarse a su lugar de acogida.

Tan terrible o más es la apelación a las enseñanzas de los padres fundadores por cuanto todos fueron masones declarados y por lo mismo, enemigos despiadados de la Iglesia Católica, como afirmaron muchos Papas desde Clemente XII en su decreto papal In Eminenti Apostolatus Specula en 1738 quien, entre otras cosas, dijo que los Francmasones han de ser excomulgados por sus conspiraciones contra la iglesia y el estado. Son conocidos los documentos que, sobre este tema, publicaron posteriormente Pío IX y León XIII, aunque quizá fue San Pío X (José Sarto, 1835-1914), el abanderado de la lucha contra el Modernismo. Este afirmó que la moderna herejía como una peste, se encontraba incubada “en las venas mismas de la Iglesia”, siguiendo las directrices del propio manifiesto masónico que declara: “Nuestro fin último es el de Voltaire y de la Revolución Francesa, la destrucción para siempre del catolicismo e incluso de la idea cristiana, que, si se deja de pie sobre las ruinas de Roma, sería la reanimación del cristianismo más adelante”.

*El aumento de la laicidad: Por los motivos anteriores se han desarrollado con tanta amplitud las acciones, cada vez con mayor virulencia, de los grupos laicistas, cuyo objetivo final es *acabar con Cristo para lo cual sirve cualquier medio, de manera que, tal parece que el denigrar la fe bíblica para así preparar el camino para la religión del Anticristo está creciendo a una tasa exponencial en todos los países. Unos ejemplos:

En Gran Bretaña, la Iglesia de Todos los Santos de Kingston upon Thames solemnizó recientemente la «Celebración del Milad, el Adviento y la Navidad» que tenía por objetivo «conmemorar el nacimiento del profeta Mahoma (el 3 de diciembre)y aguardar el nacimiento de Jesús” tratando de encontrar una oportunidad sincrética interreligiosa en la celebración de un cumpleaños conjunto tanto para Mahoma como para Jesús, así que ponen las banderas para ambos, regocijándose en ambos, elogiando a ambos, solemnizando a ambos y glorificando a ambos, honrando a ambos. Ante la falta de discernimiento de los miembros de aquella iglesia, el destacado blog cristiano «Archbishop Cranmer» se lo reprochó haciéndole notar que el evento está «conmemorando el nacimiento del profeta Mahoma», pero no aguarda el nacimiento de nuestro señor Jesucristo, el hijo de Dios al que no se le concedía ni la condición de predicador, ni la de rey, ni la de mesías por si haberle añadido cualquier pretensión de divinidad habría hecho sentirse marginados a los musulmanes ya que estos no aceptan la crucifixión, niegan la resurrección de Cristo y refutan que el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros, porque Mahoma negó todos estos dogmas fundacionales de la fe cristiana.

Durante una misa en la Iglesia Episcopal escocesa de Glasgow que celebraba la Epifanía, una festividad que conmemora la reencarnación de Dios en la persona de Jesucristo siguiendo a la Biblia, mientras que El Corán declara que Alá no tiene hijo y condena a cualquiera que tenga esa creencia: “Jesús no es más que un profeta, y ciertamente uno inferior a Mahoma”. Ante una barbaridad semejante, uno de los capellanes de la Reina, Gavin Ashenden[4], se refirió a esa lectura del Corán como «blasfemia». Prosiguió diciendo que «hay otras maneras considerablemente mejores de construir ‘puentes de entendimiento’ con los musulmanes». En realidad, no parece que para aquellos que manejan el tema, sea el entendimiento su principal objetivo, sino la anulación del cristianismo y nos resulta absolutamente clarificador en  este sentido el hecho de que por esa defensa de sus principios cristianos un personaje tan cualificado moral y curricularmente como Ashenden se viera, de alguna manera, obligado a renunciar a su puesto de capellán porque de continuar significaba que no podía «hablar sobre asuntos que él consideraba, por los que estimaba su deber hablar sobre temas relativos a la integridad de la fe cristiana”.

Estamos de acuerdo en lo de la responsabilidad de los gobiernos, por eso hay que hacer hincapié en que no es problema de un gobierno, ni de una nación, es un tema que afecta a la totalidad del mundo que quieren globalizar. Lo corrobora la actuación que con motivo de las fiestas navideñas han celebrado en distintos países. Por ejemplo, en una escuela de primaria en Graested (Dinamarca) cancelaron una misa tradicional para conmemorar el comienzo de la Navidad con el fin de no ofender a los alumnos musulmanes. Los padres se atrevieron a acusar al centro de doble moral porque recientemente se había celebrado, sin ningún problema, la “semana de Siria” para dar a conocer la cultura de Oriente Medio. Sin embargo, la junta directiva de la escuela (desconocemos si motu proprio o inducidos) respaldó la decisión de crear nuevas tradiciones, aún en contra de las opiniones de importantes miembros del gobierno.

Y en esto de las “nuevas tradiciones”, se dejan de cantar villancicos porque lo consideran molestos para el islam. Esto sucedió en un colegio de Luneburgo (Alemania) cuyo directorFriedrich Suhr, ante la avalancha de protestas de los padres, aclaró que no se prohibirían las canciones navideñas no cristianas. Deduzcan con facilidad qué canciones no se podían cantar por imposición de UN alumno musulmán. Alexander Gauland, líder del AfD, muy valientemente, por aquello de que no es lo “políticamente correcto”, dijo que la decisión del colegio era “una sumisión intolerable e involuntaria al islam”, y recalcó que era “cobardemente injusta” hacia los niños no musulmanes. Las actividades y canciones con contenido religioso, por ejemplo, las que se refieren a Jesús como el Hijo de Dios, no se admiten porque aseguran que afectan a la libertad religiosa de los niños no cristianos (¿dónde queda la libertad de los niños cristianos?−esa no importa). Las canciones prohibidas son: Alle Jahre wieder (Cada año nuevo), Der Heiland ist geboren (Cristo ha nacido), Es ist ein Ros entsprungen (Lo, How a Rose E’er Blooming), Ihr Kinderlein kommet (Venid niños pequeños), y la tradicional y muy conocida Stille Nacht, Heilige Nacht (Noche de Luz, Noche de Paz)[5]. Solo admiten las canciones sin Jesús. Es decir, hay que festejar un nacimiento sin el Nacido, ¿Cabe mayor incongruencia?

Muchos mercados navideños tradicionales se han visto obligados hasta cambiar su nombre —Desfile de invierno de Amsterdam, Placeres de Invierno de Bruselas, Mercado de Invierno de Kreuzberg, Villa de Invierno de Londres… En Munich se anunciaba un “mercado de invierno” en vez de “mercado de navidad” para no molestar y en su anuncio aparecía un muñeco de nieve cubierto con un burka, ante lo cual, Bystron, de AfD, señaló la ironía de que un muñeco con burka se considere símbolo de la tolerancia. Más que ironía, es una absurda incoherencia lo que mueve a los progresistas. 

FUENTE: http://www.tradicionviva.es/2019/06/02/hacia-la-religion-mundial-comun-la-casa-del-uno/?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed%3A+TradicionViva+%28Tradicion+Viva%29

Anuncios