¿QUÉ ELIGES HACER CON TUS DEFECTOS: ACEPTARLOS O CAMBIAR?

¿Qué eliges hacer con tus defectos: aceptarlos o cambiar?

Como todos, tienes defectos y carencias. Y, como todos también, dos opciones: aceptarlos o cambiar.

¿Qué eliges?

Soy Casandra. Estás en TBM. Y vamos a quedarnos con defectos y carencias que pueden cambiarse.

A mí me encantaría cambiar mi altura. Pero me temo que queda descartado.

¡Ohhh…! Seguimos.

Antes de la aceptación de tus carencias y de plantearte el cambio, viene una primera fase: darte cuenta de la falta.

1. Eres consciente de tus defectos o carencias (Awareness)

No puedes cambiar defectos ni carencias, si no sabes que existen. Por eso, lo primero es poder verlos.

Algunos son muy evidentes, bien por los trastornos que te ocasionan a ti o por los que ocasionan a otras personas.

Pero hay otros de los que no te das cuenta, hasta que te los señalan:

– Parece que te sobran unos kilitos…

– ¡Ostras! Creo que tienes razón.

Dependiendo de qué hagas y por dónde te muevas, las personas te harán notar unos defectos u otros:

– No colocas el pulgar adecuadamente en el mástil de la guitarra.

– Pero si yo solo quiero aprender a tocar el “Cumpleaños Feliz”…

Como sea, te haces consciente de tus defectos. Primera fase, culminada. ¿Qué sigue?

2. Aceptas tus defectos, carencias o limitaciones

Decidas cambiar o no, esta fase es necesaria para no entrar en guerra contigo mismo.

Estar en guerra contigo supone tener al enemigo en casa, recordándote todo el tiempo que tienes que pulir, mejorar o ampliar tal o cual detallito.

Y vivirás una vida de frustración, porque a tu enemigo no se le agotará la lista de lo que necesitas cambiar.

Total, que la no-aceptación supone guerra.

Pero la aceptación total también puede suponerla. En este caso, tú, contra el mundo:

– Me sobran 100 kilos. ¿Y qué? Así soy feliz. No me oprimas, que te aplasto.

Pero, hombre, si el médico te lo hizo ver por tu salud…

Aceptar la parte menos brillante de ti mismo, siempre. Eres una persona digna de respeto, ante ti y ante todos.

Pero conformarte con tus defectos, carencias o limitaciones, cuando te están perjudicando seriamente y puedes hacer algo por mejorar, es pasarse.La aceptación no debería ser una excusa para evitar un cambio que puedes regalarte para estar mejor.

Claro que, entre tu repertorio de aspectos mejorables, siempre puedes elegir qué vale la pena cambiar, qué no y por qué.

3. Mejoras selectivamente

El cambio va a suponer esfuerzo. Y lo vas a hacer por ti. Hacerlo por presiones externas conlleva el riesgo de que el resentimiento asome el rabo.

Otra cosa: ya que eres tú quien va a esforzarse, tú también eliges en qué defectos o carencias vas a invertir ese esfuerzo.

Como desconozco tu repertorio de defectos y limitaciones, pondré como ejemplo dos de los míos: conducir y exponerme en público.

Mi lista de defectos es enorme. Pero los del ejemplo valen para el examen que tú puedes hacercon los que a ti te conciernan.

* Aceptas tu carencia/defecto y descartas la mejora

Conduzco mal.

  • ¿Por qué? ¿A qué se debe? No practico y no me gusta.
  • ¿Podría mejorar? Muchísimo.
  • ¿Me beneficiaría la mejora? Seguramente. Tendría más comodidad para desplazarme que sin coche. Más libertad, también.
  • ¿Quiero mejorar en esto? Ahora, no. Porque estoy ocupada con mejoras más importantes. Me las estoy arreglando bien sin coche.

* Aceptas tu carencia y quieres un cambio

Soy mala en el medio social.

  • ¿Por qué? ¿A qué se debe? No practico y, como soy mala en eso, no me gusta.
  • ¿Podría mejorar? Muchísimo.
  • ¿Me beneficiaría la mejora? Sí. Podría sobrevivir, compartir, reír, jugar o llorar con otras personas, sin la angustia de que me van a despedazar en cualquier momento.
  • ¿Quiero mejorar en esto? Por supuesto que sí.

Como puedes ver, el segundo defecto es de los que condicionan la vida seriamente y no va a mejorar por sí solo.

La mejora supone mucho esfuerzo. Demasiado, como para que me preocupe también por conducir y el otro centenar de carencias poco trascendentes.

Por último, tras la evaluación y la decisión de cambiar, vienen las preguntas que movilizan el cambio:

¿Cómo voy a hacerlo? ¿Por dónde empiezo? ¿Cómo sigo? ¿Qué acciones concretas puedo ejecutar?

Y, en mi caso, esta (publicar) es una de las muchas acciones cotidianas en las que se refleja el cambio.

Resumiendo:

  • Toma nota de carencias o defectos susceptibles de mejora.
  • Acepta el lote que te concierna. (Si no tocas la guitarra, pasa de lo mal que colocas el pulgar en el mástil.)
  • Elige lo que quieras cambiar por ti, para estar mejor. No tienes que cambiarlo todo. Y, menos, todo a la vez.

Fuente: https://tusbuenosmomentos.com/aceptar-cambiar/

FUENTE: Grandes Pymes. https://www.grandespymes.com.ar/2019/06/04/que-eliges-hacer-con-tus-defectos-aceptarlos-o-cambiar/

Anuncios