“La exhumación es prácticamente imposible”

Entrevista a Juan Chicharro presidente de la fundación Francisco Franco: “La exhumación es prácticamente imposible”

Juan Chicharro, el general de la Marina española que preside la Fundación Nacional Francisco Franco, no lo sorprendió la medida cautelar del Tribunal Supremo español cuando este martes suspendió, por ahora, la exhumación del dictador del Valle de los Caídos. El traslado de los restos, que el gobierno socialista de Pedro Sánchez planeaba realizar el 10 de junio, quedará paralizado hasta que haya una sentencia firme respecto de los recursos presentados por la familia Franco en contra del traslado del general, que está enterrado en la basílica del Valle de los Caídos desde que murió, en 1975.

Y mientras aquí, en el departamento cerca del Bernabéu donde funciona la fundación, se siguen apilando bustos y placas de Franco que el actual gobierno socialista desterró de las plazas y las calles de España, Chicharro, en una charla exclusiva con Clarín,reflexiona: “Lo he dicho desde el primer momento, desde que en junio del año pasado el señor Sánchez en el Congreso dijo que iba a exhumar a Franco: desde entonces he dicho que no era posible”.

“Es una batalla ganada dentro de una guerra que va a ser larga”, dijo Chicharro, un militar que tenía 26 años cuando Franco murió y que fue ayudante de campo del rey emérito Juan Carlos –quien se acaba de retirar de la vida pública de la Corona-, apenas se supo que el Supremo suspendía la exhumación.

-¿Por qué está tan convencido de que el gobierno no lo logrará?

-Porque el procedimiento estuvo lleno de irregularidades desde el inicio. Todo empezó con un Real Decreto inconstitucional. Según la Constitución española, los reales decretos ley tienen que responder a asuntos de urgencia y necesidad y, en ningún caso, la exhumación de Franco es de extraordinaria urgencia ni necesidad. Al final, lo que pretendía el gobierno era dar cobertura legal a una decisión ya tomada de antemano. En la legislación española, una ley nunca puede tener carácter singular, es decir, no se puede legislar para una persona. Aquí le han dado un carácter singular al propio procedimiento. No contaban con que todavía hoy España es un Estado de derecho y todavía las leyes se cumplen. Y entonces, aun con arreglo a toda la legislación presente, es prácticamente imposible la exhumación.

-¿Cuáles serían las verdaderas razones?

-La primera razón es que existe un tratado internacional entre España y la Santa Sede por el cual la basílica del Valle de los Caídos, donde está enterrado Franco, es un espacio sagrado e inviolable. Es decir que, para poder acceder a la exhumación, deberían tener, en primer lugar, el permiso de la Iglesia. El propio Santo Padre, a través del cardenal secretario de Estado, dijo que no se oponía a la exhumación siempre y cuando se respetara el derecho de la familia y lo que la autoridad eclesiástica dispusiera. El gobierno entendió que la autoridad podía ser el obispo de Madrid y no es así. La autoridad de la basílica del Valle de los Caídos es el prior de la comunidad benedictina, que ha negado el acceso a la basílica. El gobierno, además, ha cometido errores muy gordos. La prisa y el odio anulan la inteligencia.

Juan Chicharro, presidente de la Fundacion Nacional Francisco Franco./ Cézaro De Luca

Juan Chicharro, presidente de la Fundación Nacional Francisco Franco./ Cézaro De Luca

-¿Qué errores cometió?

-El gobierno se olvidó de varios aspectos muy importantes. Por ignorancia e incompetencia. Cuando modificaron la ley de Memoria Histórica, la ampliaron con un punto que decía que no podían yacer en el Valle de los Caídos las personas que no fueran caídos de la propia Guerra Civil. Fueron tan incompetentes que no sabían que, además de Franco, hay ahí mucha gente enterrada que no murió en la guerra. Hay 19 benedictinos y cerca de 200 personas. Otro aspecto que se les pasó por alto, por incompetencia y desconocimiento, es que el propio Real Decreto ley en el cual hablaban de la exhumación de Franco decía que, en caso de exhumarse, sería la familia la que decidiría dónde sería reinhumado. No sabían que la familia tenía una sepultura en propiedad en la catedral de La Almudena. Cuando la familia contestó oponiéndose a la exhumación pero diciendo que, en el caso que no hubiera más remedio, lo enterrarían en la catedral de La Almudena, el gobierno dijo: “¿A La Almudena? ¿Al centro de Madrid? ¿Al lado del Palacio Real? No puede ser posible”.

-¿Eso le parece un error?

-El señor Sánchez ha resucitado un franquismo que estaba dormido. Pero que existía. Porque en España, por muy extraño que pueda parecer, hay mucha gente que le está agradecida a Franco. Después de la guerra, España era una nación mísera e ignorante, y cuando murió Franco, era la octava potencia industrial del mundo. Hay mucha gente que está agradecida y que estaba muy tranquila en sus casas y que ahora el señor Sánchez los ha sacado a la calle.

-No era un dato público que la familia Franco tuviera una bóveda en la catedral de La Almudena…

-La del cementerio de El Pardo (donde el gobierno socialista pretende trasladar a Franco) no es de la familia. Es del Estado. El gobierno quiere traslada a Franco de un lugar que pertenece al Patrimonio Nacional a otro que también es del patrimonio público. Hay, además, un tema de seguridad. Allí podría ser profanado.

-¿Por qué, entonces, la viuda de Franco no está enterrada en La Almudena y está en el cementerio de El Pardo?

-Porque así lo decidió la familia. Pero en La Almudena está su hija, la última duquesa de Franco, que murió hace unos meses.

Juan Chicharro, presidente de la Fundacion Nacional Francisco Franco./ Cézaro De Luca

Juan Chicharro, presidente de la Fundacion Nacional Francisco Franco./ Cézaro De Luca

-Ser enterrado en el Valle de los Caídos, ¿era voluntad o no de Franco?

-No se lo dijo a nadie. Estamos convencidos de que Franco nunca pensó que iba a ser enterrado allí. Y su hija, la última duquesa de Franco, tampoco lo sabía. Hay pruebas evidentes que, cuando Franco se estaba muriendo, a toda prisa, se estaba construyendo su tumba. Hay que tener en cuenta una cosa: tenemos la manía de estudiar nuestra historia desde la perspectiva de nuestros días y eso es un gravísimo error. En el año 75, cuando a Franco se lo enterró en el Valle de los Caídos por orden del rey Juan Carlos, fue la cosa más normal del mundo. Ahora, 40 años después, la intención del gobierno va mucho más allá de la exhumación de Franco. Dicen que la exhumación es el primer paso, al que le seguiría la desacralización del Valle y, luego, tirar y demoler la cruz al puro estilo talibán. Eso está escrito. Es una propuesta de ley.

-Pero ninguno de los otros partidos políticos, ni siquiera los de derecha como el PP o Ciudadanos, se ha expresado claramente sobre la exhumación o no de Franco.

-El único partido que ha sido explícito ha sido Vox. Siempre ha dicho que derogaría la ley de Memoria Histórica y que se opondría a la exhumación. Cuando se nos intenta vincular a algún partido siempre digo lo mismo: ésta es una fundación que tiene vocación histórica, no vamos a entrar en la política. Una fundación que pretende contar la verdad sobre Franco y la historia de España entre el 39 y el 75, que se ha tergiversado por completo. Esa es nuestra misión. Estamos empeñados en que se derogue la ley de Memoria Histórica, que es una ley soviética. Es una ley fenomenal que podría ser de Corea del Norte o de Venezuela.

-Pero esa ley apunta también a que las víctimas de la Guerra Civil reciban algún tipo de reparación histórica.

-No puedo estar más de acuerdo con eso. Pero si uno se adentra en la ley, no es reparación lo que se busca. Se intenta borrar parte de la historia e inventarse otra. Las pruebas se ven en lo que está pasando con los nombre de las calles, los monumentos y demás. Lo que se está haciendo en nombre de esa ley es que allí donde hay un monumento de Franco o de un general, se tira. Y al lado se levanta otro a Santiago Carrillo (ex secretario del Partido Comunista) o de otros. ¿Esa es la reconciliación? No. Eso es intentar con la ley ganar una guerra que perdieron. La guerra, que fue desgraciada, la ganó Franco.

-¿Reconoce que en esa guerra se cometieron abusos?

-En todas las guerras hay abusos. Fueron unos 120 mil los caídos y unas 100 mil personas asesinadas en la retaguardia. Asesinaron unos y otros. De las 50 mil sentencias a muerte que hubo después, se ejecutaron sólo 20 mil. No se puede estudiar la historia de entonces con nuestra perspectiva actual. Hoy, fusilar a una persona es una barbaridad. En los años 40 era la cosa más normal del mundo. Aquí y en todas partes.

-Debe ser difícil defender la imagen de un dictador.

-No me gusta la palabra dictador pero sí, definitivamente, fue un régimen autoritario. Defender a Franco no es fácil. Es difícil encontrar una iglesia y un cura que quiera decir misa en su memoria. Ahora mismo en España los únicos que defienden la figura de Franco y lo que representó Franco para España es esta fundación. Y somos cuatro gatos. Esto está cambiando con los jóvenes de hoy, que no tenían ni idea de quién era Franco. Para los jóvenes, Franco era como el Cid. Y, sin embargo, gracias al señor Sánchez, se están enterando de quién era Franco.

-¿Por qué cree que no fue una dictadura?

-Fue una especie de monarquía bonapartista cuando se instaló. Tenía su jefe de gobierno, sus ministros. Pero pienso que fue un sistema político circunstancial y necesario en España. El primero que lo sabía era Franco. Tenía dos obsesiones fundamentales: la preservación de la unidad de España y su desarrollo económico-industrial. Donde hay miseria e ignorancia, es imposible que se establezca un sistema de libertades. No hay ejemplos en la historia. Franco creó una clase media que en España no existía. Creó la clase media que es la que posibilitó luego la transición del sistema autoritario al sistema democrático.

-El gobierno socialista apuesta a retomar el traslado de los restos de Franco en unos meses. Si finalmente el Supremo da sentencia favorable, ¿será definitiva?

-Podríamos ir hasta Estrasburgo, al Tribunal de Derechos Humanos. Habrá que ver la posición de la Iglesia, si aceptaría o no el fallo del Tribunal Supremo. Pero si sale del Valle de los Caídos, Franco iría a La Almudena. A El Pardo, nunca. Eso es inapelable. El señor Sánchez no va a saber qué hacer. Creo que todo quedará tal cual está. Y el gobierno lo sabe también.

FUENTE:https://www.clarin.com/mundo/entrevista-juan-chicharro-presidente-fundacion-francisco-franco-exhumacion-practicamente-imposible_0_ax7PdyJ5m.html

La FNFF no se hace responsable de aquellos otros datos, archivos y artículos de opinión de sus colaboradores amparados por el Derecho a la Libertad de Expresión e Información, dado que dichos artículos son responsabilidad de sus respectivos titulares. Esta página, por tanto, ni aprueba, ni hace suyos los contenidos, información, datos, archivos y opiniones que no sean los que son categorizados como “Comunicados”

FUENTE: Fundacion Nacional Francisco Franco. https://fnff.es/la-fnff-en-los-medios/65272204/Entrevista-a-Juan-Chicharro-presidente-de-la-fundacion-Francisco-Franco-La-exhumacion-es-practicamente-imposible.html

Anuncios