SIN PRINCIPIOS NI CONVICCIONES

Carmencita Martínez

Existen en cualquier país personas que sirven a causas, sin principios ni ideales, nada los detiene con el fin de recibir un mísero pago por su servicio, sin sensatez ni dignidad se venden al mejor postor. Como dijera mi padre que en paz descanse, son mercenarios.

Seres sin principios ni convicciones, manipuladores y oportunistas, muchos eran extremistas y oportunistas en su país, no tuvieron coraje para quitarse la careta en su país y ahora aquí se visten de patriotas de aire acondicionado, ahora son valientes y expresan lo que nunca han tenido valor de hacer.

Son soldados sin motivaciones ideológicas, personas con escasas o nulas preferencias políticas o religiosas, personas que no se comprometen por convicción, sencilla y únicamente con su bolsillo. Se les conoce como soldados de su fortuna.

Aquí o allá son seres abominables, despreciables en cualquier sociedad.

Anuncios