7 Signos de que está enfermo espiritualmente

Existen muchas señales o indicaciones de advertencia para la salud física de las personas, tales como niveles altos de colesterol, recuento alto de glóbulos blancos, presión arterial alta, etc. Además, hay muchas señales o indicaciones de advertencia para la salud espiritual de las personas.

Muchas enfermedades vienen del bienestar espiritual de una persona. Las enfermedades espirituales nos afectan físicamente; sin embargo, cuando se trata de curarla, la persona tendrá que trabajar en su salud espiritual.

Aquí están los siete signos que señalan alguna enfermedad espiritual:

Negatividad crónica e irritabilidad

Cuando nos sentimos negativos más a menudo de lo usual, entonces definitivamente sufrimos de alguna enfermedad espiritual. Usualmente, nuestra negatividad vendrá de la falta de nuestro poder personal.

Dadas las circunstancias actuales, vivir una vida significativa y alegre parece imposible. Aunque nos gustaría hacer algunos cambios, parecen imposibles de alcanzar.

Por lo general, esta negatividad empeorará cuando sintamos la presión de la sociedad. Evitar las fuentes de tal negatividad puede ser el primer paso para recuperar nuestra salud. Incluso podemos intentar cambiar nuestros pensamientos en direcciones positivas.

enfermo espiritualmente

Muy a menudo, la enfermedad espiritual puede manifestarse como un síntoma físico como dolor de cabeza, tensión muscular, fatiga y malestar estomacal. Si sufrimos síntomas físicos constantes, debemos buscar la ayuda de un médico.

Pero, volvernos mucho más conscientes de nuestras necesidades emocionales y físicas y de nuestras necesidades espirituales puede mejorar nuestra situación dramáticamente. Tenemos que escuchar nuestros pensamientos y emociones, y también nuestro cuerpo. Debemos descansar cuando nos sentimos cansados y comer cuando tenemos mucha hambre y ser conscientes de cómo nuestros pensamientos nos afectan de manera física.

Ansiedad y miedo

Estos dos son signos o indicaciones bastante comunes de alguna enfermedad espiritual. Si estamos en armonía con este mundo o tenemos fe en nuestro Universo, no sentiríamos ansiedad y miedo. Más que eso, nos vamos a sentir confiados y seguros.

Cuando sufrimos de ansiedad y miedo, significa que tenemos que trabajar mejor en nuestras creencias.

Ocultamos nuestra alma

Alrededor de las diferentes culturas, la enfermedad se define como la indicación de la pérdida del alma. De hecho, la pérdida del alma puede ocurrir a través de experiencias traumáticas como la pérdida, la guerra o el abuso.

Pero, la pérdida del alma puede incluso ser el resultado de la falta de autoaceptación o de sentimientos de inutilidad y vergüenza. Por lo general, escondemos aquellas partes de nosotros que nuestra cultura o familia no considera aceptables. Esto resultará en una división de nosotros mismos.

Tenemos que aceptar cada parte de nosotros mismos, dándonos amor incondicional.

Remordimiento, culpa y vergüenza

A veces, podemos sentir culpa y remordimiento por acciones que dañaron a otras personas. Pero, tenemos que perdonarnos a nosotros mismos porque cometimos tales errores y también pedir perdón a otros cuando sea apropiado.

Cuando finalmente hicimos todo lo que pudimos para rectificar cada error, tenemos que liberarlos. No somos perfectos, así que no deberíamos esperar vivir estas vidas sin cometer algunos errores.

La culpa y la vergüenza pueden provenir incluso del entorno social o de nuestra educación. Cuando nos sentimos avergonzados de nuestros cuerpos, creencias o comportamientos, podemos ser dañados espiritual y emocionalmente.

Culpa, enojo y resentimiento

Si constantemente culpamos a otras personas por cada circunstancia en nuestras vidas, en realidad damos todo el poder que tenemos para hacer algunos cambios. Si experimentamos enojo y resentimiento, es una señal de alguna enfermedad espiritual. Si evitamos aceptar la responsabilidad de nuestras vidas, no podemos actuar para estar completos una vez más.

Si experimentamos algunas cosas negativas en nuestras vidas, la gente no debería culparnos, pero siempre podemos elegir nuestra respuesta. Responder con ira, resentimiento y culpa no va a mantener nuestra salud emocional y espiritual en buenas condiciones.

Falta de felicidad y melancolía

En las sociedades occidentales, la depresión alcanzó proporciones epidémicas. De hecho, las razones son muchas y también diferentes. Pero, las enfermedades espirituales están entre los factores importantes.

Cuando las circunstancias políticas, sociales o económicas nos obligan a vivir vidas sin sentido continuamente, podemos fácilmente empezar a sentirnos melancólicos. Incluso encontrar varios momentos a diario para hacer cosas que nos traen alegría puede ayudarnos a comenzar nuestro viaje hacia nuestra salud espiritual. 

FUENTE: Soy Espiritual, https://soyespiritual.com/sanacion/enfermo-espiritualmente.html?utm_source=newsletter&utm_medium=email&utm_campaign=asi_es_como_las_quejas_y_la_negatividad_perjudican_tu_salud&utm_term=2019-06-29

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.