La educación como arma de justicia social

El Observatorio ProFuturo recoge las principales conclusiones sobre los retos que tienen que ver con la urgencia de trabajar desde la educación, habilidades y competencias que empoderen a los jóvenes para implicarse en el necesario desarrollo social de sus regiones.

La educación como arma de justicia social

En el Observatorio ProFuturo, la iniciativa impulsada por Fundación Telefónica y Fundación Bancaria ”la Caixa”, tratan cuestiones relevantes sobre Educación Digital en entornos vulnerables en países en desarrollo. “Retos” recoge las principales conclusiones de los temas tratados en el Observatorio para crear debate y generar conocimiento.

El Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) 4 promueve que todo los niños, independientemente de su contexto y situación, accedan a una educación de calidad y para lograrlo, el proyecto ProFuturo apuesta por el aprendizaje digital, inclusivo y personalizado. La única estrategia de resolución posible es la educación, así lo afirma Kliksberg, un economista y sociólogo argentino que reconoce a la educación como la clave del siglo XXI en un mundo donde existen 1.100 millones de personas sin agua potable, 1.700 millones con hambre y un 20 % de los jóvenes fuera del mercado del trabajo.

Desde el Observatorio se ha realizado una investigación sobre iniciativas que abordan los siguientes retos para lograr la inclusión y la personalización: El emprendimiento social desde la educación; la educación en área geográficas remotas y la continuidad en el aprendizaje de niños refugiados.

El emprendimiento social desde la educación se está convirtiendo en un planteamiento que impacta en el desarrollo de una sociedad resolviendo problemáticas sociales reales, donde el emprendedor social conoce el problema, está comprometido con él, y comienza poniendo el foco en darle solución. Además, esta propuesta de emprendimiento social en la educación en entornos de especial dificultad asume aún más importancia por requerir un talento joven para el impulso social de diferentes sectores que se encuentran en vías de desarrollo dentro de la región y ofrece alternativas o complementos al sistema educativo formal. Su objetivo primordial es preparar a las nuevas generaciones desde una conciencia social que les convierta en agentes activos dentro de sus comunidades.

La principal conclusión del Observatorio ProFuturo es que el desarrollo de competencias del siglo XXI tiene que estar estrechamente vinculado con la capacidad de emprendimiento social para favorecer el desarrollo de ciudadanos proactivos e implicados en el avance de su sociedad.

La educación como arma de justicia social pretende facilitar el acceso y garantizar el derecho básico a una educación digna, hasta en el lugar más recóndito del planeta. En este sentido, la tecnología juega un importante papel como facilitadora de la universalización de la educación en las regiones más desconectadas de una sociedad globalizada.

Según el Observatorio ProFuturo, los entornos rurales son escenarios privilegiados para poner en marcha pedagogías activas como el modelo de aprendizaje de Montessori, basado en el principio de un entorno preparado con herramientas y experiencias que los aprendices emplearán con libertad, empujados por su curiosidad, creando sus propios métodos, y siendo guiados por docentes y padres. Algunos ejemplos son la pedagogía de la acción de Dewey, trabajando desde proyectos absolutamente conectados con la realidad del entorno de la escuela, o las Comunidades de Aprendizaje descritas por Ramón Flecha y Lídia Puigvert, incorporando a los diversos agentes sociales a las propuestas educativas de la institución.

El potencial de la tecnología en estas regiones es alto, un contexto donde la brecha de acceso a internet, tiene que ver con un crecimiento exponencial de oportunidades para los jóvenes y no tan jóvenes. El Plan CEIBAL es un ejemplo de ello porque demuestra la existencia de transferencia de la competencia digital desde la escuela al seno familiar, representado por diversos emprendimientos digitales surgidas después de la participación de los hijos en el proyecto.

En este sentido, el Observatorio ProFuturo propone un aprendizaje digital que permita democratizar el acceso a la educación, y además, favorezca el desarrollo de competencias digitales que preparen a los jóvenes para integrarse en una sociedad globalizada.

Por último, el informe “Turn the Tide: Refugee Education in Crisis de ACNUR”, publicado el 29 de agosto de 2018, señala que 4 millones de niños refugiados no asisten a la escuela. Al finalizar 2017, la cifra de refugiados ascendía a más de 25,4 millones en todo el mundo. El 52% eran niños, de los cuales 7,4 millones se encontraban en edad escolar. En términos globales, sólo el 61% de ellos tiene acceso a la educación primaria, en comparación con el 92% que accede en todo el mundo.

La educación es un derecho básico, pero en el caso de estos jóvenes, se sitúa como un privilegio. Iniciativas como “A Lifeline to learning: leveraging mobile technology to support education for refugees” de la UNESCO está trabajando para cubrir esta urgencia escolar. Según Filippo Grandi, Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, “la escuela es el primer lugar en meses, o incluso en años, donde las niñas y niños refugiados encuentran normalidad”. 

En definitiva, es necesaria una estrategia educativa orientada a asegurar la continuidad escolar de niños refugiados, teniendo en cuenta que es la única vía que permitirá a estos jóvenes prepararse para construir el futuro de sus países, unas naciones derruidas por diversos conflictos bélicos.

Las conclusiones del Observatorio ProFuturo tratan sobre los retos que tienen que ver con la urgencia de trabajar desde la educación, habilidades y competencias que empoderen a los jóvenes para implicarse en el necesario desarrollo social de sus regiones. Todo ello se está haciendo desde una propuesta de intervención liderada por agentes de la comunidad educativa local, desde un trabajo inclusivo, con la finalidad de sembrar un proyecto que sea de impacto y sostenible a corto-medio plazo.

fuente: diario_responsable en Noticiastelefónicajusticiasocial . https://diarioresponsable.com/noticias/27876-profuturo-y-la-educacion-que-impacta-en-el-desarrollo-sostenible-de-una-sociedad?utm_source=Suscripciones+OK&utm_campaign=52caa0d5f7-EMAIL_CAMPAIGN_2019_07_08_09_26&utm_medium=email&utm_term=0_8f6ecd2401-52caa0d5f7-137442897

Anuncios

Un comentario sobre “La educación como arma de justicia social

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.