¿Por qué se convirtió Fidel Castro en marxista-leninista?

Anuncios

Fermín Castro, FreelancerRespondido 4 de julio

Hay algunas cosas sobra la vida de Fidel Castro que no todos sus admiradores conocen.

Fidel era hijo de un acaudalado terrateniente que poseía más de mil hectáreas donde cultivaba caña de azúcar. Fue educado en un colegio jesuita. Ya adulto se opuso a Batista, que era un presidente socialdemócrata. Castro era considerado un activista anticomunista.

Fue su experiencia en la Guatemala de Jacobo Árbenz y su amistad con el Che Guevara lo que lo llevó a cuestionar sus ideas e irse transformando en un guerrillero izquierdista.

El golpe de estado promovido por la United Fruit Company y apoyado por la CIA, y que logró derrocar el gobierno nacionalista de Árbenz, convenció al Che y a Fidel de que, para lograr un cambio real en Latinoamérica, tenían que recurrir a la revolución armada.

Ambos pasaron a México donde encontraron simpatizantes que les facilitaron los recursos necesarios para entrenar una guerrilla a espaldas del gobierno mexicano.

Sin embargo, en esta etapa no creo que Castro ya fuese comunista como el Che, más bien estaría estudiando las obras de Marx, Lenin, Nikitín, etc.

La inteligencia mexicana se enteró de sus actividades y fue arrestado e interrogado por elementos como Arturo Durazo, que lustros más tarde sería el jefe de la policía en la Ciudad de México.

No obstante, es seguro que entre la clase política mexicana el movimiento del Che y Castro tenía simpatizantes, posiblemente Gutiérrez Barrios (más adelante gobernador de Veracruz) fue uno de ellos.

El caso es que el Che, Castro y camaradas pronto estaban libres y maquinando su expedición a Cuba.

Partieron del estado de Veracruz en un pequeño barco, el famoso Granma.

Ya es muy conocida la manera en que los guerrilleros lucharon hasta que finalmente Cuba cayó en manos de Fidel Castro.

En un principio Fidel Castro era admirado por occidentales y comunistas por su éxito en derrocar a Batista, considerado mundialmente un dictador.

Los problemas llegaron poco después de que la revolución comenzó a expropiar los bienes de los cubanos ricos (no sé que pasó con la finca azucarera de los Castro) y de los empresarios estadounidenses.

Estados Unidos empezó a presionar a Fidel Castro, todavía ajeno al Partido Comunista Cubano que ya existía desde hacía tiempo.

De las presiones se llegó a bloqueo económico, privando a Cuba del comercio con los Estados Unidos y países satélites.

Viéndose solo, Fidel Castro no tuvo otra opción que aceptar la ayuda del bloque soviético, que desde un principio le había coqueteado.

Es en este contexto cuando Fidel Castro, en un discurso que conmocionó al mundo occidental, declaró:

«Soy marxista-leninista».

FUENTE: https://es.quora.com

Anuncios