08/07/2020

¿Dónde está la falta de valores en Cuba?

Anuncios

Por Jorge Milanés

 Parada de buses en La Habana.

HAVANA TIMES — La demora, la impaciencia y hasta la violencia son protagonistas, hoy en día, de toda situación que atraviesen los cubanos. Es perceptible la cantidad de personas que se concentran, por ejemplo, en las paradas habaneras a esperar los ómnibus.

“Hace dos meses que pusieron las guaguas nuevas, y ya están fuera del horario programado. Como dice un refrán: escobita nueva barre bien, comentó una señora que llevaba varios minutos en una parada. Allí también había un joven con delgadez extrema que igualmente esperaba por la guagua. Llevaba una bolsa en su único brazo.

Minutos más tarde llegó el transporte, deteniendo la marcha varios metros antes de la parada. El chico delgado intentó alcanzarlo, pero ante la avalancha de personas, el chofer tardó unos segundos en decidir si abría o no las puertas. 

En medio de aquella situación, observé cómo el muchacho se desenvolvía para abordar el ómnibus, y apenas lograba estabilizar su cuerpo. Decidí echarle una mano, pero un anciano desesperado apareció, sin pudor alguno, para desplazarlo con el codo. La gente protestó, pero aun así el anciano logró desestabilizar al muchacho, que cayó en el contén.

La bolsa que portaba en su brazo fue a dar al  césped y de un pozuelo se regó el almuerzo que el joven llevaba para el trabajo.

No pudimos más que ayudarlo, en tanto las ofensas que gritaban los pasajeros desde el ómnibus hicieron que el agresor corriera calle abajo.

“Chofe, continúe, dijo el joven acompañando la frase con un gesto de la mano. 

“Luego dicen que la juventud está falta de valores», dice uno y otros le hacen coro.

Estadísticas publicadas en los medios, así como recientes estudios demográficos, revelan que la población cubana está envejecida. Eso ya no es un secreto. ¿Será por ello que se hacen más visibles los comportamientos impropios de las personas con edades avanzadas?

Tradicionalmente la falta de valores es asociada a los jóvenes por su exceso de vigor e inexperiencia. Pero en Cuba hace ya mucho tiempo que se vienen notando casos como el aquí descrito. Los ancianos de hoy son los jóvenes de ayer. Los jóvenes de los años 50 y 60. ¿Será que la pérdida de valores que sus mayores achacaron a esa generación en sus tiempos es la que hoy se impone?  

Cuando pequeño siempre escuché que “la juventud está perdida” y otras frases por el estilo. Tanto, que en algún momento llegué a pensar que la ética y los valores eran privativos de la gente mayor, como si con los años se adquirieran.

Continúo observando a ese segmento poblacional, porque dentro de poco yo también estaré entre ellos y espero no parecérmeles demasiado.

FUENTE: https://havanatimesenespanol.org/diarios/jorge-milanes/donde-esta-la-falta-de-valores-en-cuba/