¿CONOCES EL ARCA DEL PACTO? (PARTE II)

Hace unas dos semanas les compartí la primera parte de este estudio sobre el Arca del Pacto. Vimos lo que significa ella para el pueblo de Israel bajo el pacto de la Ley. Hoy vamos a ver por qué no tenemos más aquel cobre santo, de madera de acacia. 

Primero, sabemos por He 8:7 que el pacto de la Ley era un pacto defectuoso. Por tanto, en Cristo, Dios ha buscado lugar para un nuevo pacto, el nuevo pacto en su sangre (Lc 22:20). Dios ha dado por viejo el antiguo pacto. Al referirse al antiguo pacto de la Ley, la Biblia dice que lo que se da por viejo y se envejece, está próximo a desaparecer (He 8:13). De aquí aprendemos que, en Cristo, Dios no se relaciona más con el hombre a través de la religión, sino por una relación directa, a través de la bendita persona de Jesucristo, el Señor. Pablo habló así de Cristo a los hermanos colosenses: Vosotros estáis completos en él…(Col 2:10).

Segundo, cuando Cristo murió en la cruz, el Arca del pacto no estaba detrás del velo que se rasgó en el templo.La última mención bíblica del Arca del Pactose encuentra en 2 Cr 35:1-3, cuando el rey Josías, quien reinó en Judá entre el 640 y el 609 a.C., pidió a los levitas que devolvieran el Arca al Templo, donde Salomón la había albergado originalmente después de edificar y dedicar el Templo, alrededor del siglo X a.C. (2 Cr 5). Dios mismo prometió que el Arca no estaría más: Y acontecerá que cuando os multipliquéis y crezcáis en la tierra, en esos días, dice Jehová, no se dirá más: Arca del pacto de Jehová; ni vendrá al pensamiento, ni se acordarán de ella, ni la echarán de menos, ni se hará otra (Jer 3:16).

La razón espiritual por la que no estaba el Arca del Pacto detrás del velo rasgado en el templo de Jerusalén es porque ahora Cristo llena todas las necesidades que representaba aquella antigua Arca del Pacto.

Miremos juntos esta verdad:

1.      El camino antiguo que debía recorrer el sumo sacerdote bajo la Ley hasta llegar frente al Arca del Pacto iba desde el altar de bronce hasta el Arca del Pacto en el Lugar Santísimo.  Pero Cristo nos trazó un camino nuevo y vivo a través del velo, esto es de su carne… (He 10:20).Este nuevo camino nos lleva desde la Cruz hasta la misma presencia de Dios, sin ritos, ni ceremonias…Por tanto, la primera parte del Tabernáculo ha sido removida para siempre (He 9:8). Lo que necesitamos para acercarnos a Dios es una fe viva en la persona de Jesucristo y en la ofrenda expiatoria que hizo en la cruz del Calvario.

2.      Ahora no necesitamos el Arca del Testimonio, porque el testimonio más grande que tenemos es que Cristo, después de obrar nuestra absoluta redención en la cruz, resucitó de entre los muertos (1 Co 15:20). Así el evangelio asegura que los muertos en Cristo resucitarán primero… (1 Ts 4:16). En verdad, Cristo en nosotros, es la esperanza de gloria (Col 1:27). ¡Qué testimonio!

3.      Ya no existe velo que nos separe de la presencia de Dios. En Cristo, Dios es accesible a todos. Por eso, la Escritura invita así a los creyentes: acerquémonos, pues confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro (He 4:16).

4.      Ya no hay que rociar el Arca con sangre de corderos. La sangre de Cristo lo ha santificado todo. Aún ha santificado las cosas celestiales con mejores sacrificios que aquellos que se hacían bajo la Ley (He 9:23). 

5.      Ya no se necesitaba una muestra del maná dentro del Arca del Pacto, porque Cristo es el Verdadero pan del cielo (Jn 6:32). Él dijo: Yo soy el pan de vida (6:35-48).6.      Ya no se necesitaba la vara que representaba el sacerdocio de Aarón, la cual estaba también dentro del Arca del Pacto. Cristo no es sacerdote conforme al orden de Aarón, sino Sumo Sacerdote para siempre según el orden de Melquisedec (He 6:20). Este es un orden eterno: permanece sacerdote para siempre… Cristo no es de la tribu de Leví, de la cual era Aarón. El vino de la tribu de Judá, de la cual nada habló Moisés tocante al sacerdocio (He 7:14). 

6.      Ya no hacen falta las tablas de la Ley, porque Cristo es la Palabra viviente de Dios. Él es la Verdad (Jn 14:6). Cuando tenemos a Cristo, tenemos La Palabra. En este nuevo pacto, las leyes de Dios están escritas en nuestros corazones (He 10:16). Los creyentes estamos en el Verdadero, en su Hijo Jesucristo. Este es el verdadero Dios y la vida eterna (1 Jn 5:20). Y ahora, tenemos toda la revelación de Dios escrita en la Biblia, Su Palabra. 

7.      Ya no necesitamos el propiciatorio del Arca, porque Cristo es la propiciación por nuestros pecados, y no solamente por los nuestros, sino por los de todo el mundo (1 Jn 2:2). Todo el que necesite su gracia perdonadora, puede ir a él confiadamente y decirle como el publicano: Sé propicio a mí, pecador (Lc 18:13). 

8.     Ya no necesitamos meter el Arca en el templo. Ahora la iglesia es la casa del Dios viviente, columna y baluarte de la verdad (1 Ti 3:15). Y cada cristiano es un templo en el cual vive el Espíritu Santo (1 Co 6:19).

9.  Ahora cuando el Arca no existe, no carecemos de la presencia de Dios con nosotros. Cristo les dijo a sus discípulos: … Y he aquí, yo estoy con vosotros todos los días, y hasta el fin del mundo (Mt 28:20). 

10.  Ya no necesitamos ungir el Arca con aceite santo, porque Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús de Nazaret (Hch 10:38). Él mismo lo testificó en Nazaret: El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido… (Lc 4:18,19). Y Dios hizo partícipes a los creyentes de esa misma unción. Los que estamos en Cristo tenemos la unción del Santo (1 Jn 2:20).

11.  Ya no necesitamos que Dios hable desde encima del propiciatorio del Arca, porque en estos postreros días Dios nos ha hablado por el Hijo (He 1:1). 

12.  Ahora nuestra defensa frente al enemigo no está en que el Arca del Pacto vaya con nosotros a la batalla. En Cristo, podemos decir: si Dios es por nosotros, quién contra nosotros (Ro 8:31)Ahora Dios nos lleva siempre en triunfo en Cristo Jesús (2 Co 2:14). De manera que podemos decir confiadamente: El Señor es mi ayudador, no temeré lo que me pueda hacer el hombre (He 13:6)

13.  Ahora no necesitamos que el Arca del Pacto esté con nosotros para ver el poder de Dios.  La Palabra dice: Cristo, poder de Dios y sabiduría de Dios (1 Co 1:24). 

14.  Ahora no hace falta un día de expiación anual. Cristo dijo en la cruz: Consumado es (Jn 19:30), que significa: pagado ha sido el precio del rescate en su totalidad. Por su redención, Dios ha dicho sobre los creyentes: nunca más me acordaré de sus pecados y de sus iniquidades (He 8:12). El Señor Jesús entró una vez para siempre en el Lugar Santísimo, habiendo obtenido eterna redención (He 9:12). Ahora no necesitamos ser santificados una vez al año, pues Cristo, con una sola ofrenda hizo perfectos para siempre a los santificados (He 10:14). 

15.  Ya no es un solo ministro quien puede entrar al Lugar Santísimo. Ahora todos los creyentes en Cristo podemos entrar al lugar santísimo celestial (He 10:19). Al acercarnos a Dios a través de Cristo, lo podemos hacer confiadamente (He 4:16), pero con santo temor y reverencia (He 12:28). 

Amados, no olvidemos que, así como el Arca era llevada de un lugar a otro por los sacerdotes, envuelta en el mismo velo separador (Ex 40:3), el pueblo de Dios, como sacerdocio santo, debe llevar las buenas nuevas de Cristo al mundo: (Mr 16:15). Además, tengamos gratitud, y mediante ella sirvamos a Dios, agradándole con temor y reverencia (He 12:28). ¡Y no olvidemos, ofrecer siempre a Dios por medio de Cristo, sacrificios de alabanza, esto es, fruto de labios que confiesen su nombre! (He 13:15).

Con gratitud a nuestro suficiente Salvador,

Vuestro servidor,

Pst. Eliseo Rodríguez

www.iglesiamontedesion.orgwww.christianzionuniversity.orgwww.quedicelabiblia.tv
El Dr. Eliseo Rodríguez es el Pastor Principal  de la Iglesia Evangélica Monte de Sion en la ciudad de Miami. Es además el Director y Fundador de Christian Zion University, y escritor de varios libros, tales como, El Cordero Inmolado, Acontecimientos del Fin, entre muchos otros. El pastor, posee una vasta experiencia en el campo misionero Internacional. Ha viajado por Norte, Centro, Sur América, El Caribe, el Medio Oriente y el Norte de África, llevando las Buenas Nuevas de Salvación y Equipando al Cuerpo Ministerial.
Anuncios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.