El Gobierno aplica por primera vez en Ceuta el procedimiento exprés para rechazar el asilo tras el último salto

Interior ha tramitado las solicitudes de asilo presentadas por los migrantes que saltaron la valla el 30 de agosto a través del procedimiento ‘en frontera’, una vía que ya se usa en los aeropuertos y acorta los plazos para las tomas de decisiones
De momento, la Oficina de Asilo y Refugio solo ha admitido a trámite 6 de las 148 peticiones y los abogados han recurrido las denegaciones y las órdenes de expulsión
Distintas voces expertas denuncian que el procedimiento merma las garantías al acelerar los plazos para los potenciales refugiados

Icíar Gutiérrez 17/09/2019 – 22:35h

Más de un centenar de inmigrantes entran en Ceuta tras saltar la valla fronteriza
Más de un centenar de personas entran en Ceuta tras saltar la valla fronteriza. EFE / REDUAN DRIS REGRAGUI

El viernes 30 de agosto, alrededor de 200 personas intentaban acceder a Ceuta saltando el vallado del espigón fronterizo Benzú. Siete se quedaron encaramadas en la alambrada y fueron devueltas en caliente a las autoridades marroquíes. Decenas fueron detenidas al otro lado de la frontera. Otras 153 lograron entrar a la carrera en la ciudad autónoma. Tras llegar al Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI), durante el proceso de identificación un grupo alegó ser menor de edad. El resto manifestó su intención de pedir asilo en España.

Desde aquel fin de semana, la Policía Nacional y el Colegio de Abogados de Ceuta se han encargado de atender las peticiones de protección internacional, según han indicado a eldiario.es fuentes próximas al sistema de asilo. Por primera vez, el Gobierno ha optado por aplicar el procedimiento ‘en frontera’ tras un salto a la valla en Ceuta.

Esta vía, prevista en la ley, acelera los plazos –hasta ocho días– de los que dispone el Ministerio del Interior para decidir si admite o no la petición de asilo y contempla también la posibilidad de denegarlo directamente. Por tanto, acorta los tiempos para la posible expulsión de los solicitantes cuya petición haya sido inadmitida o denegada.

Es la que suele utilizarse en los aeropuertos y en los CIE. De acuerdo con fuentes de ONG, ha comenzado también a aplicarse desde hace unos meses en Melilla. Distintas voces expertas consultadas por este medio consideran que el propio procedimiento en sí, al apresurar los trámites, disminuye las garantías para potenciales refugiados.

Interior ha admitido seis solicitudes

La información oficial sobre cómo ha avanzado el proceso en Ceuta es muy escasa. Desde la cartera dirigida por Fernando Grande-Marlaska guardan silencio sobre el operativo y se han limitado a proporcionar datos puntuales «a la espera de que concluyan los expedientes». Hasta el momento, la Oficina de Asilo y Refugio solamente ha admitido que se siguieran tramitando –por el procedimiento ordinario– 6 de las 148 solicitudes de protección internacional formuladas por tandas a medida que seguían avanzando las entrevistas, según han especificado fuentes jurídicas presentes en el proceso a este medio. Las cifras, que no han sido confirmadas a eldiario.es por Interior, no son aún definitivas porque puede haber aún nuevas notificaciones tras las revisiones.

«Estamos trabajando contra reloj, montando turnos extraordinarios de asistencia para que sea lo más correcta posible. Ellos estaban muy nerviosos cuando llegaron, estaban muy asustados porque pensaban que los iban a devolver a Marruecos», apunta a eldiario.es Isabel Valriberas, abogada y decana del Colegio de Abogados de Ceuta. Según indica, «medio centenar» de letrados de oficio han participado en estos turnos. El 9 de septiembre finalizaron todas las entrevistas.

A medida que las peticiones se han ido rechazando, la administración ha comenzado a incoar los expedientes de devolución de los migrantes. El pasado jueves, los abogados de oficio se reunieron para coordinar su respuesta en los tribunales a las denegaciones de asilo y las órdenes de devolución tramitadas.

El procedimiento ‘en frontera’, para el que se han utilizado por primera vez las instalaciones de la oficina del puesto fronterizo del Tarajal –a la que la mayoría de migrantes subsaharianos no puede acceder– acelera, en la práctica, la toma de decisiones. Una vez presentada la solicitud de protección internacional, la administración tiene cuatro días para decidir si la estudia o no. Si su petición no es admitida o es denegada, pueden presentar un recurso llamado de reexamen en el plazo de dos días desde que le informen del rechazo de su solicitud. A continuación, las autoridades españolas tienen dos días para responder. Una vez resueltos, los letrados pueden recurrir las denegaciones e inadmisiones en los tribunales. La ley prevé también estos plazos para quienes piden asilo en los Centros de Internamiento para Extranjeros (CIE).

La vía aplicada es mucho más corta que la ordinaria, la habitual hasta ahora para quienes pedían asilo una vez en Ceuta tras saltar la valla con Marruecos, según la cual el solicitante cuenta con un mes desde la entrada en el territorio español y la administración dispone de otro mes desde la presentación de la petición para notificarle si no se admite a trámite.

FUENTE: https://www.eldiario.es/desalambre/Gobierno-primera-procedimiento-rechazar-Ceuta_0_943156472.html

Anuncios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.