Situación de la democracia en México

Mario Zaragoza Ramírez*

Gustavo Emmerich, coord., México, UAM Iztapalapa, 2009

* Doctorante del posgrado en Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México, con orientación en Ciencia Política. Correo electrónico: <zaragozaramirez@gmail.com>.

Hablar de la democracia, al menos para Occidente, siempre es un tema atractivo, sobre todo si se considera que a esta forma de gobierno por lo general se le asocia con la idea de progreso, civilización, bienestar, libertad, justicia y otras cualidades que no posee (Sartori, 1989), porque la democracia es solo una forma de gobierno y todas las demás acepciones le son asignadas por consideraciones ajenas. Si bien se trata del gobierno de los muchos en representación de todos y respeto de los menos, las demás atribuciones no le corresponden.

Si recurrimos a una definición general, diremos que la democracia es el gobierno del pueblo para el pueblo y, como apunta Giovanni Sartori, tiene dos formas de entenderse. La primera, de manera proscriptiva, y la segunda en la práctica; es decir, en la realidad (Sartori, 1989). Para la Ciencia Política resulta importante hacer esa precisión, ya que la democracia es una como concepto y otra como práctica. Una determina a la otra, se conciben de manera dialéctica.

Además, uno de los principales problemas que tiene la democracia es que se le relaciona con la toma de decisiones, con los votos o con la libertad y se le despoja de su carácter de forma de gobierno (Suárez-Iñiguez, 2003), de sus características esenciales. Una de estas es que la democracia no se agota ni se limita al proceso electoral. Si se mira como forma de gobierno, esta debe ser vigilada y debe velar por el bienestar colectivo en todo momento.

A estos problemas se suma el de la definición. Para Aristóteles resultaba la forma de gobierno menos mala (Bobbio, 1987), mientras para los teóricos actuales, como Robert Dahl (1993), es una poliarquía o forma de gobierno que permite la transición de un régimen a otro. El ya citado Sartori (1989) la señala como el gobierno en respeto de las minorías, elegido por las mayorías. La democracia, para Patricio Marcos (1997), tiene su único referente real en la Grecia clásica, de modo que todo lo que se conoce con ese mote es una alegoría, un intento por construir un gobierno de los gobernados para ellos mismos a través de la representación política y, a su vez, partidista.

La democracia se convirtió en uno de los temas por excelencia de la segunda mitad del siglo pasado y de los años que llevamos de este, por sus implicaciones, por su propia definición y porque representa la forma de gobierno que podría -en el mejor de los escenarios- resolver muchos de los problemas actuales en lo social, lo comunicacional, lo político y lo económico.

Cuando una sociedad tiene una forma de gobierno democrática, la comunicación de los asuntos públicos es común, los problemas colectivos se hacen comunes, los gobiernos que dirigen el Estado buscan el bienestar colectivo y se depende de la libertad y seguridad de las garantías individuales para que los ciudadanos puedan elegir a sus representantes.

Lo anterior, en el deber ser de la democracia, son los hechos, su propia realidad, los que exigen apegarse al concepto, ya que la situación de las democracias o las formas de gobierno que se conocen como tales actualmente distan de cumplir a cabalidad las características mínimas antes enunciadas. Sin embargo, se hace lo posible por encontrarlas, por conseguirlas.

Este es uno de los objetivos del libro coordinado por Gustavo Emmerich, profesor-investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Iztapalapa (UAM-I), quien se propone hacer un balance, una suerte de evaluación de la democracia en ciernes en un país con las características y peculiaridades de México como nación y las particularidades de su ciudadanía. Sin dar por hecho que vivimos en una democracia y mucho menos que esta, de existir, sea perfecta, el libro en cuestión hace un recorrido histórico por los últimos 15 años, durante los cuales hubo en el país, según leemos en el prefacio, «… pasos importantes hacia la celebración de elecciones libres [o más bien realmente competidas], afianzó las libertades civiles y políticas, e inició un proceso de reforma del Estado que incluye la modernización de sus instituciones y leyes» (p. 7).

Es esta una obra colectiva e interdisciplinaria que a través del trabajo de 21 especialistas sin afiliación partidista hace un recorrido por años recientes de la vida política nacional, en específico, 2007 y 2008.

El texto comienza citando la obra de Pablo González Casanova, La democracia en México, de 1965, como el referente más inmediato que se tiene para entablar un debate sobre la democracia mexicana, para reconocer los procesos y virtudes que esta forma de gobierno tiene en un país como el nuestro. En el análisis se plantean cuestiones elementales; por ejemplo, si es posible considerar que México es una democracia, en qué medida lo es, si hay avances o solo problemas por resolver.

La iniciativa de integrar un escrito de esta envergadura académica resulta del interés del equipo de investigación, en su mayoría de la UAM-I, que sigue una metodología formulada por el Instituto Internacional para la Democracia y la Asistencia Electoral (International Institute for Democracy and Electoral Assistance, idea), organización con sede en Estocolmo, Suecia. México, como país miembro del idea desde 2003, presidió el Consejo Directivo de este organismo en el periodo 2008-2009 y encabezó, a través de la UAM y sus unidades académicas, la Universidad Nacional Autónoma de México y otras instituciones académicas, con el apoyo del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, el esfuerzo por elaborar el libro Situación de la democracia en México.

Resulta conveniente señalar que la metodología que sigue el texto tiene su base en evaluaciones cualitativas realizadas por especialistas en cada país donde se realiza el estudio. Busca dar un enfoque estructural y pretende de esa manera alcanzar la mayor objetividad posible; se incluyen, así, aspectos jurídicos, políticos, económicos y sociales, como determinantes o como variables sobre los que se desarrolla el trabajo.

Una virtud de esta obra es que no implica un esfuerzo únicamente académico, que si bien tiene su peso específico, también se hace acompañar del debate público sobre la forma como se podrían mejorar los diferentes aspectos de la democracia mexicana -si hubiera una- o encauzar los esfuerzos colectivos para reforzar la forma existente. Constituye un estudio metodológico orientado hacia la acción, las propuestas y la toma de decisiones.

El texto puede leerse, partiendo de su metodología, a manera de cuestionario en el que se encontrará la parte cuantitativa que corresponde y valida a la cualitativa, en forma de respuestas; permite indagar sobre las cuestiones o preocupaciones que inciden en el estado de la democracia mexicana, con temas que van de la corrupción a la injerencia militar, el gasto público, el sistema de partidos, el Estado de derecho, la participación ciudadana, la vía parlamentaria y las necesidades básicas (económicas y sociales), por mencionar algunos.

Establece un parangón que va de «mucho» a «muy poco» para marcar la evaluación de manera cuantitativa y luego desagrega cada apartado con el análisis, la descripción del estudio, y entonces sustenta el resultado.

Los especialistas y estudiosos que participaron en este libro enfrentaron la difícil tarea de realizar en 14 capítulos la evaluación y balance de la democracia mexicana, atendiendo no solo las exigencias científicas y metodológicas del idea, sino las propias de la realidad nacional. La labor analítica y valorativa desarrollada tira hacia la mejora y el fortalecimiento de los diferentes procesos que darán nuevos bríos a la democracia de nuestro país.

Situación de la democracia en México es un libro que busca concretar un informe desde el punto de vista estructural para evaluar, pero sobre todo para valuar, el estado de las cosas en nuestro país en cuanto a los avances o retrocesos de la democracia. Cabe señalar que el grupo de especialistas firma el trabajo colectivo; los capítulos no tienen créditos individuales, como ocurre en casos similares. Al final de la obra se incluye una breve síntesis curricular de cada uno de los especialistas y la información sobre cuáles fueron sus aportaciones a la obra colectiva.

Las condiciones bajo las que se realizó el estudio se explican en el prefacio, mientras la introducción teórico-metodológica aborda los ejes temáticos, el orden de los capítulos, los requisitos que fueron tomados en cuenta, las instituciones que se hicieron cargo y la manera como se organizo el informe, que constituyó, por cierto, una tarea de grandes proporciones.

Los primeros cuatro capítulos, contienen la valoración y el análisis cualitativo a partir de una sólida base empírica en seguimiento de los señalamientos del idea, precedidos por una contextualización del fenómeno mexicano. Estos capítulos constituyen la médula del trabajo. Del capítulo 5 al 14 se desarrollan de manera puntual las particularidades de las diversas líneas de la investigación, apuntando a la evaluación, pero también a la propuesta para cubrir las necesidades que presenta el caso mexicano; se suman exigencias pero, sobre todo, se trata de una muestra original de la realidad.

El libro está planeado y desarrollado para que su lector encuentre no solo las reflexiones y conclusiones de quienes participan en el balance, sino también para que pueda conocer, a través de un original sistema metodológico, los detalles de cada evaluación y los datos que justifican y apuntalan el análisis.

Un punto importante que resulta necesario detallar es que el grupo coordinado por Gustavo Emmerich apuesta por reconocer que en México existe una democracia, que si bien no se encuentra consolidada ni mucho menos acabada, en mayor o menor medida puede ser evaluada como tal. Así, la evaluación de la situación actual y las posibilidades de desarrollo de las instituciones democráticas y de la sociedad mexicanas sirven al lector que entiende y se involucra en estos temas, para plantear posiciones de análisis, efectuar con datos y justificación, opiniones sobre la situación político-social y sustentar sus impresiones. Al lector neófito le permite reconocer las virtudes, carencias y alcances que el país puede tener si se fija el objetivo de convivir en un ambiente colectivo y bajo una forma de gobierno democrática.

Si bien en términos teóricos la democracia puede definir sus formas y, sobre todo, sus alcances, en términos estrictamente empíricos, tal como lo hace este texto, se puede -y debe- evaluar el avance y la consecución de ciertos objetivos donde las exigencias son constantes.

La intención de esta reseña es mostrar los alcances del texto que evalúa el estado de la democracia mexicana; será tarea del lector buscar y reconocer en el contenido mismo de la obra, de manera fidedigna y concreta, los avances y límites que la incipiente democracia mexicana presenta en los últimos años.

Sin lugar a dudas, son especialistas en la materia quienes debaten y muestran los resultados de sus investigaciones en esta obra, la cual debe tomarse también como un ejemplo del trabajo colectivo, de indispensable consulta para los estudiosos y conocedores de los asuntos de la democracia, pero también para los jóvenes alumnos que buscan en los temas de la política nacional sus posibles líneas de investigación, así como el público en general que se interesa por el acontecer político del país. Sirva esta obra para alimentar el interés de todos ellos y, sobre todo, como un justo balance de la situación política, social, comunicacional y económica de México en el pasado reciente.

Bibliografía

Bobbio, Norberto, 1987, La teoría de las formas de gobierno en la historia del pensamiento político, México, FCE.         [ Links ]

Dahl, Robert, 1993, La poliarquía, participación y oposición, México, Real Editorial Iberoamericana.         [ Links ]

González Casanova, Pablo, 1965, La democracia en México, México, Ediciones Era.         [ Links ]

Marcos, Patricio, 1997, ¿Qué es democracia?, México, Publicaciones Cruz.         [ Links ]

Sartori, Giovanni, 1989, Teoría de la democracia, México, Alianza.         [ Links ]

Suárez-Iñiguez, Enrique, coord., 2003, Enfoques sobre la democracia, México, Miguel Ángel Porrúa-Facultad de Ciencias Políticas y Sociales/UNAM.     

FUENTE: http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1870-23332012000200009

Anuncios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.