La innovación española, en estado aún grave pero estable, según COTEC

EDITORIAL NOBBOT

En la carrera de la innovación, nuestro país se sitúa en los puestos de cola del pelotón europeo que, por su parte, no puede seguir el ritmo del spint protagonizado por China en pos de una meta que tiene por nombre futuro. Si la innovación española quiere recuperar posiciones debe protagonizar un fuerte demarraje.

Según el último informe de COTEC, la innovación española presenta unos ligeros avances con respecto a los datos del año anterior. Sin embargo, no han sido suficientes para recuperar la posición previa a la crisis, algo que ya han hecho la mayoría de los países de la Unión Europea.

En palabras de Jorge Barrero, Director General de la Fundación COTEC«el paciente sigue grave pero está estable, aunque sus constantes vitales nos parecen demasiado planas”. En esta línea de moderado optimismo se manifiesta también Meritxell Batet, Presidenta del Congreso, quien cree que «nos podemos hallar ante un punto de inflexión en materia de innovación».

LA INNOVACIÓN ESPAÑOLA, MUY LEJOS DE EUROPA

La inversión total de España en I+D en 2017 fue de 14.052 millones de euros, 792 millones más que un año antes, lo que supone un 6 % de subida y tres años de crecimiento consecutivos, según datos provisionales publicados en noviembre de 2018 por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Sin embargo, la brecha con el resto de territorios europeos continúa siendo abismal en lo que a I+D se refiere.

Todos los países líderes han crecido: Alemania, un 31 %; Reino Unido, 16 %; Francia, 10 % (hasta 2016, último dato disponible); Italia, 12 %.

El descuelgue de España respecto a Europa coincide además con un despegue en cuanto a inversión en I+D de los países asiáticos más pujantes, con China a la cabeza, que aumentó su inversión en I+D un 99 % entre 2009 y 2015. En los países asiáticos líderes en inversión e innovación tecnológica, como Japón, Corea del Sur y China, donde cerca de tres cuartas partes de la nanciación de la I+D procede del sector privado.

innovación

También aparece en la comparación con Estados Unidos y Alemania, que presentan porcentajes de inversión privada de más del 60 % del total. España, junto a Reino Unido e Italia, se mantiene en el grupo de países cuya proporción de nanciación privada de la I+D es inferior a la media europea.

¿QUIÉN INVIERTE EN INNOVACIÓN ESPAÑOLA?

Mientras que la mayoría de los países de nuestro entorno (23 de los 28 Estados Miembros de la Unión Europea) ha recuperado de manera holgada los niveles de inversión pública en I+D+i observados antes del inicio de la crisis económica en términos corrientes, éste no es el caso de España. En nuestro país las dotaciones de recursos públicos consignadas a la política de gasto 46 en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) han experimentado un recorte aproximado del 32 % desde el comienzo de la crisis hasta los 7.003 millones de euros de 2018.

En 2018 se presupuestaron 7.003 millones de euros para la Política 46, lo que supuso un aumento de 478 millones de euros con respecto al año anterior.

Pero un año más, las cifras consignadas en el presupuesto contrastaron de manera rotunda con respecto al gasto realmente ejecutado, que fue de 3.278 millones de euros.

innovación española
Evolución de la inversión en I+D respecto al PIB en España y UE28, 2009-2017.
Fuente: “Statistics on research and development”. Eurostat ( 2019) y Fundación COTEC.

Por otra parte, el aumento de la inversión española en I+D+i en 2017 no ha reducido la diferencia respecto al promedio europeo de esfuerzo en I+D, ya que mientras el esfuerzo español solo ha crecido una centésima, del 1,19 % al 1,20 %, el promedio europeo ha crecido tres, pasando del 2,04 % al 2,07 %. Los datos nos dicen que, junto con Finlandia y Portugal, son los únicos países que no han recuperado los niveles de inversión en I+D previos a la crisis. En el periodo 2009-2017, España acumula un 5,8 % de caída, frente a un 22 % de incremento de la media europea.

La brecha en la inversión, cuya mínima distancia con respecto a la UE se logró en 2008, ha venido creciendo desde entonces alcanzando en 2017 una distancia que no se veía desde 2001. La explicación de esta distancia entre España y la media de la UE en términos de I+D no hay que buscarla en el potencial económico porque si tomamos los valores medios de la UE28 como un índice 100, la renta per cápita española alcanzaría los 93 puntos, mientras que la inversión en I+D por habitante se quedaría en 49.

EL PAPEL DE LA EMPRESA PRIVADA

Tal y como afirma Cristina Garmendia, Presidenta de COTEC, “nuestro sistema de I+D ya no está en caída libre pero su aterrizaje forzoso ha dañado estructuras y capacidades. Este exiguo crecimiento no ha sido capaz de reducir la brecha respecto a Europa. Hay poco que destacar en los grandes datos si bien hay uno muy positivo: el gran crecimiento de la inversión de la empresa privada en I+D+i».

En 2017 las empresas españolas aumentaron su inversión en I+D hasta los 7.717 millones de euros. Es el tercer año consecutivo de incremento y además lo hace con mayor intensidad, un 8,3 %, cuando en 2015 y 2016 creció un 2,0 % y un 3,0 %, respectivamente. Con ello la inversión vuelve a los niveles de 2009, en euros corrientes, aunque todavía es un 4,4 % inferior al máximo histórico que se alcanzó en 2008 con una inversión de 8.073 millones de euros.

¿EDUCADOS PARA DESPUNTAR EN INNOVACIÓN?

La estructura formativa de la población española tiene elementos favorables para la innovación, pero también presenta algunas debilidades. Entre los elementos favorables destacan el elevado número de niños escolarizados en educación infantil, el número de graduados en educación superior y el peso de las áreas STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas) dentro del nivel educativo superior. Entre los puntos menos positivos de la estructura formativa española sigue destacando, a pesar de su
reducción paulatina durante la última década, la elevada tasa de abandono escolar prematuro.

La tasa de escolarización se sitúa en el 97,4 %, similar a la de Alemania o Italia, y superior a la media UE28. Respecto al nivel de abandono escolar prematuro, es decir, la proporción de jóvenes que no completa la educación secundaria postobligatoria, España presenta un 18,3 % de jóvenes que acceden al mercado laboral habiendo alcanzado, como máximo, el nivel educativo de ESO.

La tasa de abandono escolar prematuro de España sigue siendo muy elevada, la segunda más alta de la UE28 en el año 2017, solamente por detrás de Malta. Pese a tratarse de una cifra preocupante, debe destacarse que la evolución a lo largo de la última década ha sido positiva, reduciéndose esta tasa en más de doce puntos porcentuales.

En lo referente a la proporción de graduados universitarios en áreas STEMla posición de España resulta positiva en relación a la UE28: el número de graduados universitarios y la elevada proporción de estos que decide hacerlo en áreas STEM parecen garantizar, en los próximos años, el suministro de nuevos líderes para la innovación en España.

Imagen destacada: Presentación Informe COTEC 2019
Imagen 1: Variación acumulada de la inversión en I+D (%) 2009-2017. Fuente: “Statistics on research and development”. Eurostat (2019) y Fundación COTEC. Nota: Inversión total en I+D a precios constantes de paridad de poder adquisitivo (PPA) según precios de 2005. Último dato disponible para Francia, 2016; último dato disponible para China y Estados Unidos, 2015.
Imagen 2: Darko Stojanovic en Pixabay
Imagen 3: Proporción de la población de entre 18 y 24 años que no ha completado la educación secundaria postobligatoria y que ha dejado de estudiar. Por comunidades autónomas y género. Año 2017. Fuente: Eurostat. Ceuta: datos no disponibles por género

FUENTE: https://www.nobbot.com/general/la-innovacion-espanola-en-estado-grave-pero-estable/

Anuncios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.