ECONOMIA Y CORRUPCION

Parásitos sociales

El parasitismo es un tipo particular de depredación, una forma de vida que adoptan algunos organismos vivos, obteniendo algún beneficio de otros (llamados «huéspedes»), los cuales no tienen necesariamente por qué resultar perjudicados.

«El parasitismo es un proceso por el cual una especie amplía su capacidad de supervivencia utilizando a otras especies para que cubran sus necesidades básicas y vitales, que no tienen por que referirse necesariamente a cuestiones nutricionales, y pueden cubrir funciones como la dispersión de propágulos o ventajas para la reproducción de la especie parásita, etc.»

Así, los parásitos «inteligentes» se aprovechan del huésped sin dañarlo demasiado, mientras que los parásitos «estúpidos» acaban con él lo que, en muchos casos, implica su propia desaparición.

Haciendo una analogía entre seres vivos y sociedades humanas, que de algún modo son «seres vivos macroscópicos», podemos llamar «parásitos sociales» a aquellas personas o colectivos que se aprovechan de la creatividad y la riqueza que genera una sociedad, sin aportar nada a cambio o, en el peor de los casos, perjudicándola y creándole problemas.

La economía es un juego equilibrado de intercambios: cada uno de los actores aporta algo que tiene y que el resto necesita.

  • Unos aportan su creatividad y su talento 
  • Otros su experiencia 
  • Otros su habilidad y conocimientos 
  • Otros sus cualidades personales de dirección y organización 
  • Otros los medios físicos, el capital, las materias primas
  • Otros asumen los riesgos y hacen frente a las consecuencias
  • Otros, como los Estados, asumen la creación y el mantenimiento de las condiciones adecuadas (paz social, mecanismos de justicia, infraestructuras, educación, sanidad …etc.)

De la conjunción inteligente de todos estos factores, surge un excedente, un beneficio, una producción, de la cual se benefician todos y que se reparte de acuerdo a unas reglas previamente acordadas o aceptadas.

No obstante, donde hay riqueza (física o humana), donde hay algo que puede ser utilizado para provecho propio, es fácil que surjan parásitos. Ya hemos comentado que los parásitos son depredadores, que intentan aprovecharse de lo que producen otros sin aportar nada a cambio.

En entradas anteriores de este blog ya hemos citado a algunos perfiles de parásitos sociales. Vamos a indicar algunos de los mas sobresalientes:

Todos estos grupos pueden conseguir, y de hecho consiguen, leyes que justifiquen su actividad, y auto-justificarse mediante razonamientos paramorales. No olvidemos que uno de los principios morales básicos es «dar a cada uno lo que le corresponde». La mala distribución de la riqueza no sólo es injusta, es también inmoral.

Sobre el papel generador de injusticia en la distribución de la riqueza que pueden tener ciertos grupos sociales, da una idea adecuada (en clave de humor) el famoso y ya clásico diálogo entre Colbert y Mazarino,  extraído de la pieza de teatro “El diablo rojo” (le diable rouge) del dramaturgo francés Antoine Rault, sobre la vida y las intrigas del cardenal Mazarino en la corte de Luis XIV, el “Rey Sol”:

  • Colbert: Para conseguir dinero, hay un momento en que, engañar [al contribuyente] ya no es posible. Me gustaría, Señor Superintendente, que me explicara cómo es posible continuar gastando cuando ya se está endeudado hasta al cuello…
  • Mazarino: Si se es un simple mortal, claro está, cuando se está cubierto de deudas, se va a parar a la prisión. Pero el Estado…!! cuando se habla del Estado, eso ya es distinto!! No se puede mandar el Estado a prisión… Por tanto, el Estado puede continuar endeudándose. Todos los Estados lo hacen!
  • Colbert: Ah sí? Usted piensa eso? Con todo, precisamos de dinero. Y cómo hemos de obtenerlo si ya creamos todos los impuestos imaginables?
  • Mazarino: Se crean otros.
  • Colbert: Pero ya no podemos lanzar más impuestos sobre los pobres.
  • Mazarino: Es cierto, eso ya no es posible.
  • Colbert: Entonces, ¿sobre los ricos?
  • Mazarino: Sobre los ricos tampoco. Ellos no gastarían más y un rico que no gasta, no deja vivir a centenares de pobres. Un rico que gasta, sí.
  • Colbert: Entonces cómo hemos de hacer?
  • Mazarino: Colbert, tú piensas como un queso de Gruyere o como el orinal de un enfermo!!. Hay una cantidad enorme de gente entre los ricos y los pobres!! Son todos aquellos que trabajan soñando en llegar algún día a enriquecerse y temiendo llegar a pobres. Es a esos a los que debemos gravar con más impuestos…, cada vez más…, siempre más! A esos, cuanto más les quitemos, más trabajarán para compensar lo que les quitamos¡¡. Son una reserva inagotable!!.

Publicado 23rd November 2013 por Anonymous

FUENTE: http://teoriamal.blogspot.com/2013/11/parasitos.html

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.