08/06/2020

¿Qué has venido a hacer a este mundo?

Anuncios

POR: Isa de Más y Mejor 

Hay momentos en la vida en que no paramos de preguntarnos cuál es nuestra razón de ser.

Estos pensamientos recurrentes suelen aparecer cuando más insatisfechos estamos.

Por ejemplo, cuando suena el despertador y nos deprimimos pensando que tenemos que volver a un trabajo que no nos llena o hacemos una reflexión sobre lo que hemos conseguido hasta ahora y vemos poca cosa.

Hay una región en el mundo en la que estas sensaciones prácticamente no existen.

Han conseguido vivir con una filosofía que los ayuda a detectar cuál es su razón de ser y a aumentar sus ganas de vivir.

Es una forma de vida, basada en una idea, que les permite levantarse cada mañana teniendo una misión en mente.

La región es Okinawa (Japón) y su palabra mágica es ikigai.

Los habitantes de Okinawa son los más longevos del mundo y la base de esta longevidad es encontrar su ikigai.

¿Lo conoces?

Ikigai es una palabra que significa “razón de ser”.

Para ellos, es fundamental encontrar su ikigai. Todos tienen uno y es su motivación cada mañana.  

Esta filosofía se basa en identificar qué es lo que sabes hacer bien, te gusta y aporta algo positivo a la comunidad.

El objetivo del ikigai no es encontrar la felicidad, pero sí te lleva a ella indirectamente.

La cosa es bien sencilla.

Si te levantas cada mañana pensando en que vas a trabajar en algo en lo que eres bueno, te encanta y ayuda a los demás; tu autoestima sube y eres feliz.

La razón es evidente: tu ikigai te ha ayudado a encontrar la razón por la que estás en este mundo.

Según los japonenes, todos tenemos un ikigai.

La cuestión es encontrarlo.

Y… ¿Cómo?

Podrías preguntarte qué se te daba bien cuando eras pequeño.

También qué es lo que te gusta hacer, qué te da satisfacción.  

O puedes pensar qué cosas te resultan más fáciles de hacer.

Con las respuestas y escuchándote a ti mismo, encontrarás tu ikigai y tu razón de ser.

Eso sí, uno de los componentes más importantes es que tu ikigai sea útil para la sociedad.

Así, también tú te sentirás útil y recibirás un reconocimiento que evitará tu frustración.

¿Conocías esta filosofía?

¿Has encontrado ya tu ikigai?

Responde este correo y cuéntame; estoy al otro lado 😉


Un abrazo y disfruta del domingo

Isa

FUENTE: