09/21/2020

Miami necesita viviendas asequibles. Estas nuevas soluciones pueden ayudar

Anuncios

POR RENE RODRIGUEZ15 DE JULIO DE 2019 03:42 PM 

Play VideoDuration 0:59Así se comparan los precios de la vivienda en Miami con otras ciudades estadounidensesEl Condado Miami-Dade es una de las áreas más caras para alquilar y comprar vivienda. Aquí comparamos lo que cuestan las viviendas en diferentes ciudades del país. BY MARTA OLIVER CRAVIOTTO

Clifford Johnson nació y se crió en Miami, específicamente en Liberty City, y se graduó de la escuela secundaria Miami Beach Senior High en 1976.

Durante los últimos 18 años ha trabajado en el Condado Miami-Dade, primero como custodio, y después pasó por el Departamento de Servicios Ambientales y otros.

En este momento trabaja para el condado en el Aeropuerto Internacional de Miami, pintando almacenes y hangares que albergan aviones comerciales. Trabaja de 6:30 a.m. a 2:30 p.m. , de lunes a viernes.TOP ARTICLES  SKIP AD

Pero a pesar de sus largos años de servicio, Johnson no puede darse el lujo de vivir en Miami-Dade sin una vivienda asequible. Johnson gana $44,000 al año, menos que el ingreso medio de la región, que es de $50,000 anuales.

Acceso digital ilimitado: solamente 99 centavos el primer mes

Pero Johnson ha podido conseguirlo gracias a un complejo de viviendas asequibles en Brownsville, donde paga $850 mensuales por un apartamento de una habitación.

Lo que sucede es que la situación de Johnson es muy parecida a la de muchos otros en Miami-Dade, donde el costo de la vivienda supera con creces los ingresos. En el decenio de 2007 a 2017, el ingreso medio en Miami-Dade aumentó solamente 14% —a $17.20 la hora—mientras que el valor de la vivienda se disparó 66%.

Y aunque el paisaje arquitectónico de la ciudad parece un bosque de grúas de construcción, la mayoría de las nuevas casas y condominios está dirigida a personas de grandes recursos financieros, en su mayoría gente de fuera. Los que viven y trabajan en la región —maestros, bomberos, personal de oficina, policías y otros— batallan por sobrevivir.

Las cifras cuentan la historia. Según el informe State of the Nation’s Housing de la Universidad de Harvard correspondiente a 2019, la cantidad de unidades con un alquiler mensual de $800 o menos en la región tricondal del sur de la Florida se redujo 39% entre 2011 y 2017, mientras que la cantidad de personas de bajos recursos que alquilan el lugar donde viven bajó solamente 2%.

Y solamente una de cada cinco nuevas viviendas unifamiliares construidas en ese período tenía un precio menos de $200,000. Miami ocupa ahora el primer lugar en el porcentaje de personas que alquilan sus viviendas y que tienen que pagar más de 30% de sus ingresos en el alquiler.

La consecuencia de esto es clara: precios más elevados para todos.

Incluso en un vecindario modesto como North Miami, el alquiler de un apartamento de dos habitaciones es de aproximadamente $1,900 mensuales, lo que significa que una familia tiene que ganar unos $70,000 anuales para pagar menos del 30% de sus ingresos en el alquiler. Esa cifra es mucho mayor que el sueldo medio en Miami-Dade: $50,000 anuales.

“La crisis ha ido afectando más a personas de mayores ingresos en los últimos cinco años, de manera que ya no afecta solamente a los núcleos familiares de bajos ingresos”, dijo Annie Lord, directora ejecutiva de Miami Homes For All, un grupo sin fines de lucro. “Ahora hay que ser de clase media, e incluso clase media alta, en Miami-Dade [para poder alquilar una vivienda a precio de mercado, que también están gastando más de un tercio de sus ingresos mensuales en el alquiler“.

El resultado, según el Centro Metropolitano de la Universidad Internacional de la Florida: un déficit de 134,295 viviendas, alquiladas o propia, para hacer frente a la demanda de vecinos de Miami-Dade que ganan menos de $40,000 anuales, que equivale al 80% del salario mínimo condal de $49,930.

“Muchas personas creen que la vivienda asequible significa que es gratis, que uno no tiene que trabajar y que el gobierno y los contribuyentes lo pagan todo, pero eso no pudieran estar más lejos de la verdad”, dijo Kenneth Naylor, jefe de Operaciones de Atlantic | Pacific Communities, una firma urbanizadora nacional que tiene y opera más de 40,000 unidades asequibles, de precio medio y de precios de mercado en todo el país, incluida la Florida.


Cada vez más, los gobiernos municipales y agencias condales se alían con universidades, grupos defensores y urbanizadores para identificar tierras públicas baldías, modificar códigos de zonificación, crear nuevos incentivos fiscales y crear nuevos sistemas de financiamiento.

Por ejemplo, la Oficina de Participación Cívica y Comunitaria de la Universidad de Miami lanzó recientemente una herramienta de mapeo que identificó 500 millones de pies cuadrados de tierras baldías o subutilizadas en Miami-Dade que son de propiedad pública o institucional.

La herramienta permite a los urbanizadores y defensores comunitarios identificar terrenos para vivienda asequible. Especialistas municipales y condales han programado demostraciones con analistas de UM para aprender a usar mejor la herramienta.

Con más de 470,000 habitantes, el ingreso familiar promedio en la ciudad de Miami es $34,000, y el problema de la vivienda es particularmente agudo.

“Todas las personas en Miami deben tener la oportunidad de salir adelante y tener un lugar decente donde vivir”, dijo el alcalde Francis Suárez. “El gobierno no puede solucionar los problemas a todos. Pero podemos usar los recursos que tenemos a la mano y usar el capital y las tierras disponibles para abordar una de las necesidades más críticas de nuestra comunidad”.

ARTÍCULOS RELACIONADOS EL NUEVO HERALD

FUENTE: https://www.elnuevoherald.com/noticias/sur-de-la-florida/article232681837.html