CUBA

Alerta y recomendaciones: El régimen cubano ha cambiado sus tácticas represivas

Alerta y recomendaciones: El régimen cubano ha cambiado sus tácticas represivas

La Fundación para los Derechos Humanos en Cuba (FHRC) desea llamar la  atención sobre los cambios introducidos por el régimen cubano en la metodología represiva y la necesidad de que las organizaciones internacionales y de la sociedad civil que trabajan en su monitoreo diseñen ajustes a sus propios indicadores de manera que puedan medir y dar seguimiento adecuado a las nuevas herramientas de la represión en Cuba.

Después del elevado precio pagado con la repulsa mundial a las condenas dictadas contra 75 opositores y miembros de la sociedad civil independiente durante la ola represiva conocida como la Primavera Negra del 2003 ─el promedio de las sentencias era de 20 años de prisión─ la represión ha ido reajustándose en Cuba. Durante años se enfocó en miles de breves detenciones arbitrarias y sanciones prolongadas, sin dejar de utilizar amenazas, golpizas, actos de repudio y otras formas de coerción de alta visibilidad.

Las detenciones, sin embargo, han disminuido notablemente: de 9,942 en 2016 a 2.873 en 2018 según datos compilados por la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional, a la que el gobierno se niega a legalizar.

La reducción no se debe a que las autoridades se hayan vuelto más benévolas, sino a la mayor eficacia de las denuncias de cada vez más ciudadanos con acceso a tecnologías digitales conjugada con la creación en el exterior de bases de datos personalizadas con la información sobre los represores, lo que ha provocado ya condenas y sanciones internacionales, así como la deportación de algunos de ellos que se habían establecido en EEUU. Los represores y sus líderes partidistas y estatales desean mantener el mismo nivel de control represivo, pero atenuando su exposición pública.

 Sometidos a esa presión, el régimen cubano ha introducido cambios en la metodología represiva ¿Cuáles son los métodos alternativos?

  1. Bloquear salidas del país para eventos o entrenamientos (los llamados “regulados”).
  2. Recrudecer medidas administrativas contra personas que no militan en organizaciones opositoras, pero que son consideradas críticas.
  3. Inmovilizar a los activistas dentro de sus viviendas, anulando así sus reuniones y otras actividades.
  4. Fabricar casos de criminalidad común para justificar condenas a prisión de líderes opositores o figuras prominentes de la sociedad civil independiente.
  5. Presentar ultimátum para que abandonen el país a personas incómodas, amenazándolas con mayor represión si se quedan.

FHRC exhorta a los gobiernos, así como las ONGs y organizaciones internacionales encargadas de monitorear las violaciones de derechos humanos a:

1. Establecer ajustes y afinamientos a la metodología empleada para la recopilación y registro de las violaciones de derechos humanos que emplean las diversas organizaciones y gobiernos para el monitoreo de la represión en Cuba a fin de que cubran también la nueva gama de abusos estatales como los citados arriba.
En ese sentido se sugiere prestar atención a indicadores ─entre muchos otros-─como los siguientes:

  • Número de personas inmovilizadas en sus domicilios de forma ilegal y arbitraria.
  • Número de personas con restricciones de movimiento en el territorio nacional o impedidas de viajar al exterior.
  • Número de casos políticos o de protesta social que se han criminalizado bajo supuestas causas comunes y/o aplicando la llamada “peligrosidad social preventiva”.
  • Número de sancionados administrativos por razón de sus ideas y creencias.
  • Facilitar aún más el acceso de la población y opositores al conocimiento sobre cómo y dónde pueden denunciar a sus represores.

2.  Establecer bases de datos sobre los represores ─como las que tienen actualmente la Fundación para los Derechos Humanos en Cuba y otras organizaciones─ a fin de recoger y compartir la información sobre los represores cubanos y su actividad.
Dichas bases de datos deben incluir aspectos tales como su identidad, datos personales y acusaciones que se han formulado contra ellos, sea cual sea su rango o jerarquía, bien sean militares, policías o funcionarios administrativos y ejerzan, o estén involucrados, en cualquier tipo de represión (violenta, administrativa, tráfico humano de profesionales, asesoría represiva en otros países como Venezuela).

3. Denunciar a esas personas y sancionarles internacionalmente a ellas y sus familiares cercanos empleando métodos como la negación de visados y la prohibición de remesas.

4. Facilitar aún más el acceso telefónico o por internet de forma protegida, barata y sencilla a los ciudadanos que deseen acceder a los programas de recopilación de denuncias e información personal sobre los represores que existen actualmente y otros similares que puedan creados en adelante por los gobiernos y organizaciones internacionales.

Fundación para los Derechos Humanos en Cuba

FUENTE: https://www.fhrcuba.org/es/2019/12/alerta-el-regimen-cubano-ha-cambiado-sus-tacticas-represivas/

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.