Mi madre me desvaloriza, ¿qué puedo hacer?

Algunas personas me comentan: «mi madre me desvaloriza y no sé que hacer».

Quizá de todos los aspectos con los que tengas que lidiar en la relación con tu madre este sea el más doloroso.

Madre real ≠ madre ideal

Arquetipicámente la madre es fuente de nutrición, comprensión y amor incondicional.

Pero la realidad no siempre coincide con este arquetipo ideal, es más, a veces dista mucho de este arquetipo.

En este sentido, cada madre tiene su propia mochila, bagaje y cargas.

Vamos a decir que cada madre tiene su propia historia de vida.

Esta historia a veces se encuentra llena de carencias a muchos niveles.

Fruto de sus carencias, muchas madres proyectan su sombra o aspectos emocionales no resueltos sobre sus hijos inconscientemente.

Estas madres no tienen recursos para expresarse con asertividad, amor y respeto.

Muchas veces vomitan sus emociones en su hijos de forma muy violenta a través de insultos, quejas, reproches y ataques hacia puntos vulnerables.

Si te has sentido atacado por tu madre en tu autoestima reiteradamente, es probable que tu identidad personal, o  imagen que tienes de ti, se encuentre teñida inconscientemente de las visiones de tu madre acerca de ti.

Por eso, nunca es tarde para ponerse manos a la obra y elaborar una imagen más acorde con quien realmente eres o deseas ser en estos momentos.

Si mi madre me desvaloriza, ¿qué cosas puedo hacer?

1. Trabajar con tu vulnerabiliadad

Tu vulnerabilidad es un aspecto clave.

La vulnerabilidad hace que conectes con tu dolor infantil; desde ahí te identificas y enganchas con lo que te dice o hace tu madre.

Cada vez que vuelves a conectar con tu dolor infantil te sientes de nuevo pequeño y sin recursos.

Reconocer, abrazar tu vulnerabilidad y mirarla de cara te hará sentir más fuerte y empoderado para crear una distancia emocional adecuada en situaciones de conflicto.

Trabajar con tus puntos de dolor, darles nombre y poner luz liberando emociones enquistadas te ayudará a relacionarte desde una perspectiva más adulta con tu madre.

2. Aprender a poner limites firmes y amorosos desde la asertividad

La dificultad para poner limites reside en que llevas toda la vida reaccionando en piloto automático mediante el ataque, la huida o la defensa.

En ese reaccionar no hay un espacio para que se pueda dar otro tipo de respuesta más libre y consciente y menos reactiva y condicionada.

Darte ese espacio requiere de un trabajo que conlleva observarte y aprender a reconducir tus emociones con el fin de poner una mayor distancia emocional ante el conflicto.

En sanar la relación con la madre te enseño un protocolo de auto regulación emocional para que puedas estar más calmado y centrado cuando se dé un conflicto con tu madre.

Mi objetivo es ayudarte a que en estas situaciones no pierdas tanta energía y generes tanta desarmonía emocional.

3. Abandonar la expectativa de querer cambiar a tu madre

Sé que es difícil, es más, nos podemos sentir un poco rebotados ante esto.

Pero si lo piensas detenidamente, caerás en la cuenta de que es un gasto de energía tremendo desear que alguien cambie o querer cambiarlo.

No aceptar a tu madre es una forma de desear que ella fuera de otra manera.

Piensas que si ella fuera diferente a quien es, serías más feliz.

Sin embargo, este pensamiento te desempodera.

Dejarte de pelear con como es tu madre no es fácil, pero sin duda te reportará mucha más paz y energía que estar en la negación.

La negación te enquista más en emociones densas y hace que solo puedas ver el lado negativo del otro.

5. Abrazar tu sombra

Para estar en un estado de mayor aceptación hacia tu madre no queda más remedio que trabajar con tu propia sombra.

Esto significa ver que aspectos mueve tu madre en tu interior, indagar en los motivos o causas que te hacen sentir tan molesto y reactivo hacia ella.

Comprender y abrazar tu sombra te ayudará colateralente a estar más distanciado de la sombra de tu madre.

6. Tomar de tu madre solo lo que te puede dar

Cuando pedimos algo que no pueden darnos se genera un desequilibrio.

Es importante tomar lo que el otro pueda ofrecerte aunque esto solo sea un poquito.

Cuando hablamos de la madre esta tarea se vuelve bastante complicada.

Volvemos al arquetipo de madre ideal, se supone que una madre por el hecho de serlo, tiene que estar vibrando automáticamente en una serie de cualidades como son amor, respeto, comprension…

El hecho de ser madre no te da esas cualidades automáticamente, si como madre no has trabajado tu sombra esta saldrá en todas las relaciones, especialmente en las más cercanas.

Es importante renunciar al ideal arquetípico en relación a lo que una madre debe ofrecer.

Debemos utilizar estos arquetipos para potenciar aspectos más elevados dentro de nosotros, pero si te aferras a ideales de como debería de ser una madre te harás daño.

7. Darte todo aquello que necesitas

Debido a sus carencias, muchas madres no están en condiciones de ofrecer afecto, atención emocional o cuidado a sus hijos, fruto de esta situación hijos van desarrollado sus propias carencias.

Pero la situación de adulto puede cambiar.

Por este motivo es importante identificar cuales son tus necesidades emocionales mas básicas y preguntarte sí estas a día de hoy están cubiertas, si no fuera así tendrás que aprender poco a poquito a ser una madre para ti mismo.

♥♥♥♥♥

Como siempre, ya sabes que puedes dejarme tu opinión en los comentarios.

Un abrazo,

Virginia

FUENTE: https://psicoelevate.com/mi-madre-me-desvaloriza/