La espiritualidad en la naturaleza

El aporte de Thoreau al concepto consistía en centrarse en el entorno natural específico en el que vivimos y nos movemos. Conoce tus estaciones, tus animales, tus aves y tus árboles y no sólo averiguarás muchos detalles sobre ti mismo, también sobre el sendero que conduce a la trascendencia en el lugar donde vives. Todos vivimos en lugares determinados. No existe una espiritualidad abstracta. La paradoja fundamental que enseñan muchas religiones es que lo absolutamente sublime se halla en lo absolutamente ordinario. La universalidad tan amada por el espíritu sólo puede descubrirse en cada localidad.

Emily Dickinson añade el concepto de que podemos mantener una relación de amistad personal con la naturaleza. Asegura a Higginson, su mentor, que no se siente sola, pues sus colinas son sus amigas. Al mismo tiempo reconoce el abismo que nos separa de la naturaleza: la trascendencia de la naturaleza.

¡Pero Dios asista al Payaso

que medita sobre esta escena tremenda,

este experimento de verdor

como si le perteneciera!

                                                   Penetrar en el Reino

Las raíces de la espiritualidad dependen justamente de este sentimiento, de comprender que la naturaleza trasciende la capacidad humana de manipular, controlar y estudiar. Dickinson posee lo que podría denominarse devoción a la naturaleza, y a partir de ella, a partir del mundo natural de su jardín y las colinas y los campos que rodeaban su casa, halló su significado y creó su religión.

Mary Oliver, una poetisa contemporánea de Nueva Inglaterra, cuya vida en íntima comprenetración con la naturaleza es bien conocida, escribe:

El sueño de mi vida

consiste en tirarme junto a un plácido río

y contemplar la luz a través de los árboles,

aprender algo siendo durante un rato

la lupa precisa de atención.

Prestar atención a la naturaleza es un ejercicio espiritual tanto si le damos ese nombre como si no. Es una especie de contemplación. No vacía, excepto que la lente permanece inmóvil. No llena, porque no obedece a un propósito concreto. Podría forma parte de una práctica espiritual, y ciertamente en algunos casos constituye la parte esencial de la misma. Pero ese rito exige una actitud que no encaja en un mundo dedicado a la acción. Ser una lupa es muy distinto que mirar a través de ella. ¿Cuántos galardones a la investigación se conceden a la lupa a través de la cual el experto realiza su hallazo? Ser una lupa signfica vivir de cierta manera, ser un medio en lugar de un sujeto, ser transparente en lugar de estar lleno de ego. 

Nadie ha apreciado tanto los valores profundos de la naturaleza como Thoreau. He aquí, de A Week on the Concord and Merrimack Rivers, una entre cientos de las formulaciones que hizo sobre este misterio.

El invierno acecha entre mis estados de ánimo,

y el susurro de la hoja marchita

es la música constante de mi dolor.

En este poema Thoreau se hace eco de antiguas ideas que vinculan al ser humano con la naturaleza. Boecio, autor de Sobre la consolación de la filosofía, dijo que las estaciones del año eran la música del alma, y que esas estaciones marcaban el ritmo de la vida humana así como el ritmo del sol y las estrellas. Asimilar la totalidad de la vida equivale a avanzar un paso en el sendero místico; contribuye a dotar al ego del telón de fondo y el contexto necesarios para no convertirse en el elemento predominante de una personalidad o de una vida.

Cuando reflexiono sobre la relación entre la naturaleza y el espíritu no puedo evitar citar a un poeta tras otro. La naturaleza se traduce directamente en poesía. A menudo, aunque no siempre, la relación entre el poeta y el mundo natural es estrecha., y ese vínculo puede instruirnos en la práctica de la espiritualidad. Podemos ver la poesía de nuestras vidas cuando prestamos atención a la naturaleza, cuando somos mas una lupa que una herramienta, y la percepción de nosotros mismos como poemas significa avanzar un paso en el sendero que conduce al espíritu. 

FUENTE: https://www.sophiaonline.com.ar/la-espiritualidad-en-la-naturaleza/