Una estrategia de la Guerra Fría cobra vida para debilitar a Maduro

En abril de 2019, cuando la oposición se alzó ante el oficialismo con algunos militares, el gabinete de Nicolás Maduro ordenó a los proveedores de televisión paga que cesaran inmediatamente la transmisión de CNN y BBC.

DirecTV, que pertenece a AT&T, se vio obligado a sacar a las dos redes del aire mientras se informaba al mundo lo que sucedía en el país suramericano: Camiones militares se llevaban por el camino a los manifestantes venezolanos.

En la actualidad, se está presionando contra el gigante de las comunicaciones para encarar a los censores del gobierno de Venezuela. En diciembre del año pasado, funcionarios del Departamento de Estado se reunieron en la capital estadounidense con ejecutivos de AT&T para incentivarlos a ayudar a desconectar la máquina de propaganda madurista. Así lo confirmaron cinco personas conocedoras de la discusión a AP.

Según un plan impulsado por la administración del presidente de Estados Unidos (EE.UU), Donald Trump, DirecTV, operador de televisión paga más grande de Venezuela, restablecería a su línea media docena de canales internacionales de noticias que los reguladores locales han prohibido en los últimos años, según las cinco fuentes.

La estrategia se basa en un libro de jugadas de la Guerra Fría de aprovechar la información para luchar contra la propaganda antiestadounidense y apagar el Gobierno autoritario; pero, en lugar de transmitir contenido encubierto generado por el gobierno estadounidense a países extranjeros, como lo hizo Radio Free Europe en la antigua Unión Soviética, esta propuesta consiste en presionar a una compañía privada para que devuelva el acceso a los medios privados e internacionales.AT &T tiene dos opciones: Cumplir con el gabinete de Maduro que el gobierno estadounidense ya no reconoce y está sancionado en gran medida, o continuar con el plan de la oposición y arriesgar la incautación de sus instalaciones y la pérdida de su licencia de la que dependen unos 700 empleados venezolanos.

Según con las presentaciones corporativas ante la Comisión de Seguridad e Intercambio, la firma no necesita una presencia física en Venezuela para transmitir contenido al estado. En cambio, podría usar centros de transmisión en Argentina, Brasil o California.

Los funcionarios estadounidenses y los operadores de oposición están preocupados porque DirecTV está siendo manipulado por Maduro para transmitir programas estatales sin filtrar para atacar a sus oponentes, quienes no tienen capacidad para responder. Lo que es más preocupante –dijeron las fuentes que hablaron bajo el anonimato debido a la política- es la red privada Globovisión, que es transmitida por DirecTV. El canal ha sido sancionado por el Departamento del Tesoro de EE.UY y la oposición lo acusa de difundir información poco veraz y parcializada.

Mike Pompeo, secretario de Estado de EE.UU, fue informado sobre la propuesta y expresó su apoyo inicial a los planes para inscribir a DirecTV, con el objetivo de sacar a Maduro, según dos personas con conocimiento del asunto.

La planificación se encuentra en las primeras fases y es solo una de las varias alternativas que están bajo consideración para presionar al líder del oficialismo, aseguraron las fuentes.

Las dos personas dijeron que aún no se ha tomado una decisión sobre cuánto respaldarse en AT&T, que está presionado considerablemente contra cualquier iniciativa que ponga en peligro las operaciones en un país donde tiene una gran participación (44%); siendo esta la más grande de la región.La estrategia sería muy significativa porque DirecTV llega a las personas que dependen del Gobierno. Por ejemplo, los barrios obreros de las grandes ciudades y el interior, explicó David Smilde, de la Oficina de Washington para América Latina.

“Estos grupos no tienen otro acceso a noticias externas”, dijo.

“Esto no representaría una amenaza inmediata para Maduro, pero podría complicar la capacidad a largo plazo del Gobierno para controlar la información”, detalló Smilde, quien ha vivido dentro y fuera de Venezuela por muchos años.

“Maduro podría tratar de confiscar el equipo de DirecTV de los hogares de las personas, pero esto sería un movimiento extraordinariamente impopular”.

Una de las bases fundamentales del apego de Maduro al poder se denomina como “hegemonía comunicacional”. Esto quiere decir docenas de periódicos manejados por el Gobierno, cuentas de redes sociales y canales de televisión que han sustituido a los medios de comunicación privados, que alguna vez fueron altamente confrontativos contra el oficialismo.

La semana pasada, las redes sociales estallaron luego de Carlos Vecchio, embajador de Guaidó en Estados Unidos, dijera que DirecTV se vería obligado por las sanciones estadounidenses a eliminar Globovisión “traidora” de su línea.

Acompañando la publicación del opositor estaba la foto de una orden del Departamento del Tesoro que daba a las empresas estadounidenses hasta el 21 de enero para cerrar todas las operaciones con la red de televisión privada más grande del país.

 No obstante, los expertos dijeron que las alternativas del gobierno de Trump para obligar a DirecTV a hacer su oferta en Venezuela no son muchas.

El abogado de Washington y exfuncionario del Tesoro especializado en el cumplimiento de sanciones, expresó que las empresas de medios, generalmente, disfrutan de extensas autorizaciones y exenciones de sanciones porque ha sido una política de larga data de los Estados Unidos para incentivar el libre flujo de información en todo el mundo, incluso en los Gobiernos autoritarios.

En el caso de DirecTV, su decisión de cumplir con las órdenes de Maduro de eliminar canales apareció antes del bloqueo del oficialismo.

“Es un tema complejo, pero en general proporcionar cualquier servicio al gobierno de Maduro ahora bloqueado, incluida la adopción de medidas a petición o dirección suya, podría incurrir en un riesgo de sanciones significativo”.

Un directivo de la industria de la televisión paga le confesó a AP que Conatel tiene a cerca de 30 personas que monitorean las ondas las 24 horas. Cuando observar algo de naturaleza política que les disgusta, llaman a la compañía y la obligan a eliminar el contenido, a veces en tiempo real, confirmó el ejecutivo.

Un plan que se está debatiendo para conseguir que DirecTV acceda es que la Asamblea Naciona, apruebe una ley que le ordene defender la Constitución que asegura el acceso “información oportuna, veraz e imparcial, sin censura”, dijeron dos fuentes familiarizadas con el proyecto.

Las mismas personas indicaron que Guaidó, la semana pasada, caminó un poco hacia esa dirección al decir que pronto designaría a su  propia junta ad hoc de Conatel, con la intención de atacar “la propaganda de una dictadura que intenta distorsionar la realidad”.

Sin embargo, algunos funcionarios estadounidenses temen que presionar demasiado a AT &T podría llevarla a suspender las operaciones en el país, un resultado que todos evitan; pues al eliminar la empresa se estaría aislando aún más a Venezuela y sería como lanzar directamente a los venezolanos a las manos de Maduro.

Para Andrés Izarra, un exministro de Comunicaciones de Venezuela, está de acuerdo en que existe una grave falta de diversidad de opiniones en la televisión, que mantiene a los venezolanos cegados.

Pero, no cree que esta propuesta pueda debilitar el control de Maduro sobre el poder.

“Esto parece ser una medida muy desesperada, ya que nada más ha funcionado, pero no tendrá ningún efecto real en la política sobre el terreno. Todo lo que hará es permitir que Maduro intente presentarse como una víctima de la agresión estadounidense”, destacó.

FUENTE: https://venepress.com/article/Una-estrategia-de-la-Guerra-Fria-cobra-vida-para-debilitar-a1579298240563