Significado de la Iniciación Masonica

En otro lugar se ha dicho que la palabra “Iniciación” se deriva del latín initiare y que tiene la misma etimología que initium, inicio, comienzo, proviniendo ambas de inire, ir hacia adentro o ingresar. De modo que la palabra “Iniciación” tiene el doble sentido de comenzar y de ir hacía adentro. En otras palabras, la Iniciación consiste en el esfuerzo que realiza el hombre para ingresar nuevamente, para ir hacia adentro de sí mismo en busca de las verdades eternas que nunca salieron a la luz del mundo exterior.

Iniciación es, también, equivalente de “religión”, religare, ligar o unir de nuevo. Es el regreso del Hijo Pródigo al seno de su Padre tras haber vagado largo tiempo por el mundo material, sufriendo miseria y hambre.

El Iniciado es el ser que reconoció su error y volvió a entrar en la casa paterna, mientras que el profano se queda fuera del templo de la Sabiduría, lejos del conocimiento real de la Verdad y la Virtud, dedicado a la satisfacción de sus sentidos exteriores.

Así pues, ese ingreso (Iniciación) no es ni puede ser considerado únicamente desde el punto de vista material, ni como la aceptación de una asociación dada, sino como el ingreso a un nuevo estado de la conciencia, a un modo de ser interior, del cual la vida externa es efecto y consecuencia. Se trata del renacimiento indicado por el Evangelio, es la transmutación del estado íntimo del hombre para iniciarse efectivamente, o sea ingresar en la vida nueva que caracteriza al Iniciado, aunque muchos suponen, erróneamente, que pueden llamarse Iniciados desde el momento en que comienza su Iniciación.

La Iniciación es el renacimiento iniciático, o sea la negación de los vicios, errores e ilusiones que constituyen los metales groseros o cualidades inferiores de la personalidad para la afirmación de la Verdad, de la Virtud y de la Realidad que constituye el oro puro de la Individualidad y la perfección del Espíritu que en nosotros se manifiesta a través de nuestros ideales elevados. Todo hombre de buena voluntad, bueno y santo, es el verdadero Iniciado, sin necesidad de pertenecer a una Orden externa, dado que es miembro de la Fraternidad Blanca Subjetiva

FUENTE: http://iiscg33.com/biblioteca/el_aprendiz_y_sus_misterios.pdf