La Virgen María Y El Budismo

← La Virgen María y María MagdalenaLa Virgen María y el Islam →

Por Ella Rozett, traducion por Jesús Ángel Gomollón Garcia*

La Virgen María es ampliamente conocida en el mundo Budista, la única excepción sea quizás María Kannon. Esta última es un híbrido de la Virgen María y la Bodhisattva del amor y la compasión a quien los Japoneses llaman Kannon, los Chinos Kuan Yin, los Tibetanos Chenresig y los Hindúes Avalokiteshvara. En el Budismo Hindo-Tibetano este Bodhisattva es masculino, pero en el Budismo Sino-Japonés entre los siglos VIII-X se convirtió gradualmente en femenino (*1), al menos en apariencia. Una mujer Budista China de Hong-Kong me dijo que los chinos no consideran que Kuan Yin tenga una identidad femenina sino una identidad masculina bajo una forma femenina. Martin Palmer y Jay Ramsay en su libro “Kuan Yin: Myths and Prophecies of the Chinese Goddess of Compassion”-Kuan Yin: Mitos y Profecías de la Diosa China de la Compasión-, trazan la historia desde el Bodhisattva masculino de las escrituras Budistas hasta la diosa femenina de la gente laica China y Japonesa. Ellos confirman que aquellos que tratan con los Sutras (textos sagrados Budistas), i.e., monjes y gente laica educada, saben que Kuan Yin es de género masculino en las escrituras. Explican su cambio de sexo aparente con varias leyendas y según algunas el Bodhisattva se volverá del género masculino de nuevo cuando él/ella entre al Nirvana.

Ellos cuentan también que los japoneses no se sienten tan desconcertados por el género de su diosa como parece que lo están muchos chinos (*2).

Porque la Virgen María y Kannon tienen tantas cosas en común, japoneses Cristianos perseguidos de siglos pasados rendían culto secretamente a Jesús y María en la forma de Maria-Kannon con niño. Hoy en día hay un Centro Zen Cristiano-Budista en Texas llamado “Maria-Kannon”. (Ver los enlaces).

Como la Virgen María, Kannon es una expresión del aspecto divino de la feminidad, una personificación del amor y la compasión, una salvadora en la calamidad, una realizadora de milagros. Se aparece a sus devotos como una señora amable y gentil de belleza celestial, algunas veces desprendiendo una esencia de flores dulces. De forma muy parecida a la Virgen María, la Kuan Yin China se dice que vivió una vida humana de autosacrificio y santidad extremas antes de ascender al cielo y convertirse en la Diosa Celestial de la Misericordia y la Compasión. Desde su ascensión ha estado apareciendo como “una mujer de blanco” a aquellos que necesitaban su ayuda. Sus devotos responden a su amoroso cuidado rindiéndole honores en su cumpleaños y acudiendo en peregrinación a sus lugares sagrados en montañas, cuevas y templos. He aquí un relato de lo que puede suceder en estos casos: “Huang Kuei-nien y algunos compañeros emprendieron la peregrinación a P’u-t’o Sha. Fueron a la Cueva de Sonidos de la Marea y rezaron con gran devoción, cantando el nombre de Kuan Yin. De repente vieron una luz brillante, y Kuan Yin apareció, sentada sobre una roca encima de la cueva. Huang estaba tan conmovido que hizo votos de dedicar su vida al estudio de las escrituras Budistas, comiendo solo dieta vegetariana, y absteniéndose de matar” (*3). Todo esto a mí me suena muy Mariano.

Algunos ven el origen las sorprendentes similitudes entre María y especialmente la Kuan Yin de Vestido Blanco en la influencia de los Cristianos en China.

Martin Palmer y Jay Ramsay cuentan la historia de Cristianos Nestorianos que llegaron a China a principios de los años 600 (*4). Nestorio fue un Arzobispo depuesto de Constantinopla que murió alrededor del año 450 E.C.

Resulta irónico que parte de su herejía consistiese en negarse a llamar a María “Madre de Dios”, y sin embargo su influencia en China ayudó a elevar a Kuan Yin a un estatus casi divino.

Dios/Diosa obra ciertamente de modos misteriosos. Los Nestorianos veneraban a la Madre de Jesús (simplemente no como “Madre de Dios”) e importaban imágenes de Madonnas a lo largo de Persia, Arabia, y la Ruta de la Seda hasta Mongolia, China, Tibet e India. En aquellos tiempos los Chinos anhelaban la divinidad femenina, y el Budismo Chino necesitaba a alguien que pudiese competir con las poderosas diosas Taoístas. De este modo, la Madonna con niño tañó una cuerda y se fundió con Kuan Yin, a quien las mujeres rezaban para tener niños, generalmente niños varones. Así Kuan Yin la que trae a los niños vino a ser representada con un niño varón bien en sus brazos, bien a su lado.


En las fotos de más arriba podemos seguir el desarrollo desde Kuan Yin a Maria Kannon y desde una bodhisattva femenina relativamente desapegada que procura niños a otros, a una “Madre amable” (Jibo Kannon) como los Japoneses llaman a Kuan Yin cuando sostiene un niño en sus brazos. Otras formas reminiscentes de María en Kannon se llaman Koyasu Kannon (la que da y cría los niños) y Juntei Kannon (la que es pura). Para más fotos y más información hacer click en el artículo de Mark Schumacher “Virgen María & Kannon, Dos Madres Misericordiosas”. Él dice que uno puede decir a veces de una estatua de la madre amable Kuan Yin que se trata de María Kannon cuando una cruz Cristiana se encuentra escondida en alguna parte de la obra. Pero a menudo es la visión del observador la que decide si él/ella ve una estatua como una representación de María o de Kannon. Por ejemplo, la Kuan Yin de la foto 3 a mí me parece una Virgen María China.

Desde el siglo XIV puede decirse que las dos se han hecho prácticamente indistinguibles. Este desarrollo comenzó cuando los Católicos finalmente entraron en China (7 siglos después de los Nestorianos), llevando con ellos Madonnas de porcelana blanca. Los artistas Chinos inmediatamente imitaron esas figuras y produjeron en masa Kuan Yins de vestido blanco. Esto es muy notable porque el blanco es en China tradicionalmente el color del luto. Sin embargo, a través de María y Kuan Yin llegó a aceptarse también como un símbolo de pureza. Hasta hoy en día la Kuan Yin de Vestido Blanco es la deidad más popular de China. (Para más información sobre el intercambio cultural entre las iconografías China y Occidental véase Lauren Arnold, “Princely Gifts and Papal Treasures: The Franciscan Mission to China and its Influence on the Art of the West”, -Regalos Principescos y Tesoros Papales: La Misión Franciscana a China y su Influencia sobre el Arte de Occidente- Desiderata Press, 1999)

FUENTE: http://interfaithmary.net/version-espanol/la-virgen-mara-y-el-budismo