CREACIÓN DEL ALMA HUMANA

LA CURIOSIDAD, LA REBELIÓN CONTRA EL ALINEAMIENTO CORRECTO CON EL PATRÓN DIVINO, y el USO DEL PENSAMIENTO Y EL SENTIMIENTO EN LA CREACIÓN DE LA IMPERFECCIÓN, dieron inicio a la construcción de lo que ustedes llaman “el alma” alrededor del Santo Ser Crístico. Es una conciencia separada de la Pureza Total de Dios.

El primer pensamiento imperfecto e impuro que tuvo el hombre, energizado por el sentimiento secreto, fue una causa que, al ser enviada a la atmósfera, creó un efecto. El efecto, como un boomerang, regresó a la conciencia y realizó allí un registro. Ese registro fue el comienzo de una impresión.

La energía enviada en una cierta manera afectó a la corriente de vida de tal manera, que se comenzó a crear una sombra entre la Presencia “YO SOY” y la conciencia externa del hombre. El individuo, al tratar de contactar su Presencia “YO SOY”, se encontraría con estos pensamientos y sentimientos vagabundos que interferían en la línea de contacto, hasta que sus creaciones se tornaron cada vez más y más imperfectas.

El uso consciente del pensamiento y del sentimiento se perdió temporalmente y, finalmente, esos centros se desligaron completamente del control de la Presencia “YO SOY” y del Santo Ser Crístico, comenzando a actuar por cuenta propia.

Todo lo imperfecto que el individuo ve y registra en su mente, energizándolo con sus sentimientos hasta que se vuelve forma, es lo que puede llamarse una “creación Frankenstein”. El pensamiento y el sentimiento, al actuar independientemente de Dios y morar en la imperfección, crean las condiciones infelices en las cuales (me perdonan) viven ustedes hoy en su mayoría.

A través de las edades, la creación de las formas de pensamiento, la energización de las formas de pensamiento mediante el sentimiento, y la acción que sigue a través de la carne ha construido una conciencia etérica impura.

El alma es la conciencia acumulada del uso experimental de la Vida de ustedes en acción, reacción y tendencias.

El HÁBITO y la NATURALEZA DE SU ALMA son determinados por la forma en que hayan utilizado la Vida, y, a su vez, cómo la Vida haya reaccionado a su experiencia, era tras era.

El alma de ustedes perdura en la encarnación y fuera de la encarnación. Su alma continuará hasta que sea transmutada por la Victoriosa Llama Triple Inmortal en su corazón, momento en el cual cesará de existir la sombra (la personalidad), la cual se imagina que es real, y que piensa y siente separadamente del Santo Ser Crístico. Su alma trabaja a través de cada personalidad que ustedes usan.

Hoy tienen ustedes un nombre, nacieron en una familia, viven (si tienen suerte) ochenta años, mueren como personalidad y punto final; pero su alma, en vestido etérico, seguirá influenciando a cada personalidad que ustedes utilicen; y si pudieran darle una mirada al flujo ininterrumpido de sus vidas (digamos, cien de ellas o más), encontrarían que el alma de cada personalidad ha seguido más o menos el mismo patrón.