El mundo de la intriga y la política

El ser humano está dotado de muchas cualidades, que van  desde la nobleza y la sencillez hasta los más oscuros sentimientos  de la envidia, la intriga y los celos. En ciertas circunstancias entre más educada la persona más tiene la habilidad de albergar estos males. Estas cualidades tienen mucho que ver con […]

Por: Basilio Padilla

El ser humano está dotado de muchas cualidades, que van  desde la nobleza y la sencillez hasta los más oscuros sentimientos  de la envidia, la intriga y los celos. En ciertas circunstancias entre más educada la persona más tiene la habilidad de albergar estos males. Estas cualidades tienen mucho que ver con la educación que recibimos, el ambiente que nos rodea, influencias externas y sobre todo los métodos de crecimiento que nuestros padres nos imprimen.


Estudios hechos en Japón confirmaron esta teoría, cuando hermanos gemelos fueron expuestos a dos ambientes totalmente distintos y ellos siguieron las huellas que se imprimieron en este crecimiento: uno fue profesor universitario y el otro miembro de la temida asociación mafiosa de los «yakuzas».
En algunas circunstancias nos mueve el deseo de poseer cosas que nunca tuvimos, así sea por medios ilícitos. El dinero en la mayoría de los casos tiene un efecto corruptor, especialmente en nuestro medio, donde la corrupción está causando una erosión insostenible en todas las capas y niveles de nuestra sociedad.


Algo similar sucede en el ámbito político local,  donde algunos candidatos andan actuando como si las elecciones fueron en 4 semanas. El desgaste político en esta situación va a ser mucho mayor que en épocas pasadas. No sólo sucede esto en los candidatos individuales, sino que los partidos políticos y sus directivos hacen diez reuniones diarias tratando de  vaticinar cual sería la formula que más les convendría para llegar al poder. La ciudadanía por supuesto son los últimos llamados a deliberar o liderar  estos procesos.


En muchos casos estas personas toman la dirección soberana de no permitir libres consultas entre sus miembros candidatos. Prueba de esto es la reciente circular del partido liberal que direcciona esta escogencia por sus miembros directoristas. Este hecho ha suscitado  una verdadera guerra de parte de los candidatos para obtener y cortejar a la mayoría de los directoristas que necesitan para así ser los candidatos oficiales. Por supuesto no es claro sobre si esto garantiza este proceso, ya que también pueden existir otros factores no bien claros y conocidos.


En un medio que conozco muy bien como es  Norteamérica, se hacen elecciones primarias en todos los estados para la escogencia de los candidatos en los dos partidos. Aquí esto seria difícil, porque no existe una clara definición, de quienes pertenecen a los distintos partidos, dándose así las circunstancias que estas consultas se pueden manejar. Esto se podría mejorar haciendo todas las  consultas el mismo día para todos los partidos.


Estos procesos en efecto deben hacerse lo más democráticamente posible y así darle la oportunidad a todos los que tengan las cualidades para poner sus nombres a consideración del público. Se dice que un partido no puede tener los gobiernos municipales y departamentales, pero esto, con todo respeto está lejos de la realidad. Todavía no hemos aprendido el fenómeno del presente gobernador, donde la ciudadanía a lo largo y ancho de esta tierra cesarence decidieron votar por él,  en un gesto arrollante de decisión publica. Demuestra todo esto, que dados  un número de circunstancias,  el público escoge a los candidatos no por el color político, sino por las cualidades del candidato y la percepción y habilidad que él pueda irradiar en un futuro gobierno.

Las líneas políticas en nuestro medio ya son difíciles de distinguir, especialmente cuando la mayoría de los integrantes de la U fueron liberales y muchos conservadores.  Es un hecho que cuando vamos a una reunión política, los integrantes son una mezcla de todos los partidos y grupos, lo que claramente nos da a entender que los colores políticos no son tan importantes a la hora de elegir, sino por el contrario se le está dando más importancia a lo que representa el candidato, que es lo que realmente se debe tener en cuenta a la hora de escoger a nuestros representantes.

FUENTE: https://elpilon.com.co/el-mundo-de-la-intriga-y-la-politica/