EL COMPLEJO SENTIDO DE LA PALABRA LUZ EN EL CAMINO HACIA EL CONOCIMIENTO INTERIOR

Conócete a ti mismo y conoceréis a los demás…  Aforismo Socrático perenne e infalible.

Comenzare por retomar lo  reflexionado en mi primera plancha denominada “ síntesis sobre un primer destello de luz en el viaje hacia la conciencia interior ” cuando luego de consultar algunas publicaciones con autoridad dentro de la orden logre comprender que los tropiezos que tenemos en la vida, los errores que cometemos, la manera en que nos equivocamos con frecuencia, la dirección que deberíamos seguir, los temores y las aprensiones que nos embargan, son indicios de la oscuridad en que efectivamente vivimos.

La oscuridad es símbolo de limitación; y la luz significa para el eterno viajero la liberación de limitaciones. El órgano visual en este camino no es la vista ocular sino la mente. Es por esto que durante la ceremonia iniciática se nos vendan los ojos. De esta manera se agudiza la mente y no se distrae la atención con las superficialidades que la rodean y la presencia de los compañeros que allí asisten.

Sin perder de vista el objetivo lejano de iluminación y realización, la Iniciación nos insta a fijarnos metas inmediatas y tratar de alcanzarlas una tras otra; estas metas están definidas por la Masonería en sus tres grados: el de Aprendiz, el de Compañero y el de Maestro, los cuales están esbozados en esa solemne primera Iniciación.

 Desde el punto de vista del  Simbolismo Masónico, a la LUZ se le considera como un factor de Vida Universal, cuya interpretación está claramente definida, puesto que representa al GUÌA NATURAL del entendimiento Humano, ya que por todos conceptos, se le considera también, como emblemática de la Inteligencia, de la Ilustración y del Talento del Hombre, como facultades indispensables para lograr el Estudio, la Comprensión y la Interpretación de todas las Ciencias y de las Artes, que el Genio Humano está llamado a desarrollar y a fomentar en todas sus ramas, durante sus diferentes actividades, dentro de la VIDA SOCIAL.

Por lo tanto, debemos reconocer que la elevada misión que debe cumplir, quien haya recibido la LUZ MASÒNICA en todo su esplendor, IDEALES, tomando en cuenta que sus principios y sus máximas, se basan en los más puros sentimientos de HUMANIDAD y de ALTRUÌSMO, puesto que su labor Social, la viene desarrollando, desde que principio por ser HIJO, luego como HOMBRE, después como PADRE, y finalmente en su calidad de MASÒN consciente de sus responsabilidades y de sus DEBERES para consigo mismo, para con sus Semejantes y para con el Ser Supremo; factores que indiscutiblemente le conducen hacia una bien definida determinación o sea la que corresponde a su SACRIFICIO MORAL o MALTERIAL, en cualquier circunstancia que pueda demostrarlo.

Por otra parte, la LUZ, hablando en términos materiales, tiene su origen y se produce, por medio de la acción del FUEGO, y no cabe duda que la palabra FUEGO, nos indica o nos da la idea de una completa DESTRUCCIÒN, de la REACCIÒN, de la EVOLUCIÒN, de la TRANSFORMACIÒN y de la PURIFICACIÒN de todos aquellos elementos orgánicos o inorgánicos, que han pasado bajo su acción directa, circunstancia que les viene originando, un cambio químico radical a consecuencia de tal procedimiento, pero que el resultado final significa nada menos que la renovación de los órganos destruidos o muertos, lo que nos demuestra simbólicamente, que de ahí nace el continuo perfeccionamiento que notamos en los fenómenos Naturales, desechando todo lo que el SER YA PRODUJO, o que simplemente no es posible que continúe el sacrificio de un cuerpo agotado; tomando en cuenta que, sus órganos vitales, cumplieron sus funciones de propagación de la especie, y que por lo mismo, no puede dar origen a una degeneración de la especie, cuando sólo se busca la Evolución General de la Naturaleza.

Si procedemos a analizar los anteriores razonamientos, llegamos al convencimiento de que las LUCES que iluminan a la Logia en Pleno, derraman un cúmulo de enseñanzas simbólicas y emblemáticas, en las que se demuestra evidentemente su finalidad, puesto que así lo definen las materias de estudio de cada Cámara, por cuyo motivo, en el Lenguaje Masónico dichas LUCES, también reciben la denominación de ANTORCHAS o de ESTRELLAS.

Consecuentemente, procederemos a definir, el simbolismo que se atribuye a las LUCES que iluminan a la Logia en su Primera Cámara, principiando por hacer distinciones; o sean las LUCES MORALES o ANIMADAS y las LUCES MATERIALES o INANIMADAS, cuya interpretación se explica, tomando en cuenta que estas dos clasificaciones, son las que definen de manera Filosófica, el Sentido Ético Masónico que revelan en su significado, dentro de los Estudios de la Masonería Simbólica en el Grado de Aprendiz; y así podemos distinguir; en primer lugar, a las LUCES MORALES, como representativas de todas las dignidades y oficiales del TALLER, tomando en cuenta que son quienes dirigen y regulan los trabajos de la Logia; y en segundo lugar se entiende que nos referimos a las LUCES MATERIALES, cuando se trata de la BIBLIA, cuyas páginas contienen un cúmulo inagotable de enseñanzas; de la ESCUADRA que nos proporciona los más vastos conocimientos Científicos y del COMPÀS, que es el emblema del infinito, en cuyos ámbitos se encierra lo desconocido.

La luz que ilumina la Logia, como la que ilumina el mundo, procede del Oriente, donde está situado el Delta luminoso, símbolo por excelencia del Gran Arquitecto del Universo. Y es a los pies del Oriente en donde los tres principales oficiales de la Logia (el Venerable Maestro y los dos Vigilantes) se «unen» para «recibir» la Luz que simbólicamente emana del Delta, lo que es lo mismo que la recepción y transmisión ritual de la influencia espiritual que a través de las respectivas funciones de estos tres oficiales en verdad «dirigirá» los trabajos de la Logia.

Por otra parte, el reconocimiento de que la logia se sostiene en tres columnas, colocadas en los tronos de cada una de las tres luces, el venerable y los dos vigilantes, nos da la sensación de fortaleza y la convicción de que la logia se reúne bajo el amparo de leyes universales, estas tres luces respectivamente significan:

La sabiduría o pensamiento que dirige.

La fuerza o energía moral que ejecuta.

La belleza o armonía de las fuerzas mentales, la concordia entre el pensamiento y la acción.

La Luz siempre ha sido significativa en la historia humana y de todas las tradiciones religiosas y esotéricas  que sostienen que el mundo fue creado cuando se manifestó la luz. La misma Cábala sostiene que todo es generado por la luz que sale de la oscuridad. La Masonería no es la excepción a la regla  y destaca el aspecto filosófico de la lucha del  Orden contra el Caos, representado el Orden  por la luz y el Caos por la misma  oscuridad. Los iniciados masones son los  hierofantes de la luz, que están  en la búsqueda del conocimiento y de la verdad, y los enemigos oscurantistas, representados por la misma oscuridad,  como son los fanáticos  representantes de la ignorancia, la arrogancia y la insolencia.

Cuando un hombre es iluminado por  la luz, va consiguiendo la iluminación  y se convierte en un ser humano real en todos los sentidos, con el nacimiento de su  verdadero espíritu. Esta es la verdadera luz masónica, símbolo del conocimiento y la percepción, y no sólo a partir de ese efluvio de los cuerpos de luz en el cielo. Tanto la Francmasonería como el zoroastrismo se unen así a la presencia de la luz estimulado  el amor por la luz y el odio a la oscuridad.

La presencia de la luz se asocia siempre con el conocimiento y la elevación espiritual. En «La Divina Comedia» de Dante, obra italiana a la cuál hice referencia en mi primera plancha; se puede interpretar como un viaje en  búsqueda de la luz y el Camino de Santiago también se llama el camino de las estrellas, donde el viaje emprendido en busca de la iluminación es recompensado por la visión de la estrella brillante que supuestamente aparece en el camino de los que son dignos.

Debemos precisar que cuando se habla de la Luz en el mundo iniciático no nos referimos  a la luz física de una vela o de un astro celeste, o la luz de un foco  ,  sino que nos referimos a una Luz trascendente,  la luz física sería como la prima lejana de esa Gran Luz.

El término “Luz” en Masonería se refiere al conocimiento iniciático que los masones pretenden adquirir. “Conocer la luz”, es conocer la Verdad, adquirir la conciencia de un centro de luz, y en consecuencia, de fuerza espiritual. Los Masones pedimos LUZ para ser iniciados, esta luz nos hará ver el conocimiento, la verdad, nos iluminará el camino que debemos de recorrer como masones y salir así de las tinieblas. Este término de luz está mucho más extendido en nuestra cultura, ya que con frecuencia usamos las expresiones “ver la luz”, “estar iluminado” todos ellos en un contexto simbólico.

El Venerable Maestro y los Dos Vigilantes, representan a las TRES LUCES MORALES O ANIMADAS, y por lo mismo, científicamente se les considera como emblemáticos, el primero, de la CIENCIA, el segundo, de la CONSTANCIA y el tercero de la LIBERTAD.

Por lo que respecta a las CUATRO LUCES MATERIALES o INANIMADAS, que en este caso se encuentran colocadas sobre el ARA, son nada menos que la BIBLIA, que representa a la LEY, el COMPÀS, como simbólico de la NATURALEZA,( tierra, agua aire y fuego) a la ESCUADRA, como emblemática de la ENERGÌA ( luz, germen, nacimiento, vida, muerte) y a la ESPADA, como el símbolo del HONOR, razón por medio de la cual, existe la convicción de que todos aquellos conocimientos que por su propia naturaleza debemos ESTUDIAR, INVESTIGAR o DESCUBRIR, en beneficio de nuestros semejantes.

Termino con las palabras que dijo el profesor Chileno en filosofía, magister en educación especializada en gestión y hermano masón Carlos Emilio Maurin Fernández, a través de su trabajo publicado en el año  2012 y titulado  “ La Luz masónica ” :

“Nosotros los masones debemos buscar la armonía de nuestras acciones, de nuestros gestos, de nuestros pensamientos; con ellos nos acercaremos más a la luz de la perfección.  Sabiduría, fuerza y belleza, son las tres grandes luces de cuyo significado debemos de compenetrarnos  íntimamente, para que nos ayude a desbastar la Piedra Bruta de nuestra propia imperfección personal y podamos ofrecer a nuestros semejantes un templo mejorado que sea un Faro en la búsqueda del camino del Bien, de la Justicia y de La Verdad…

Solo instruyéndonos día a día , en las sobrias enseñanzas de la orden, guiados por los que la dirigen, perfeccionándonos y destruyendo los perjuicios mundanos, así tan sólo, podremos llegar algún día a la meta deseada, a ver la luz que irradia de oriente, luz que es fuerza y vigor, y así podamos conocer la Verdad”.  

Podemos perdonar fácilmente a un niño que tiene miedo de la oscuridad; la verdadera tragedia de la vida es cuando los hombres tienen miedo de la luz.”… Platón.

 “Hay dos maneras de difundir la luz: ser la vela o el espejo que la refleja.”…Edith Wharton.

“Amaré la luz porque me muestra el camino, sin embargo, voy a soportar la oscuridad porque me muestra las estrellas.”…Og Mandino.

Es mi palabra V ∴M ∴  QQ ∴  HH ∴  TT ∴,

Recibid mi T ∴A ∴F ∴

C. H. C. C.

Aprendiz Masón

FUENTE: https://www.logialuzdegirardot.org/2017/07/31/el-complejo-sentido-de-la-palabra-luz-en-el-camino-hacia-el-conocimiento-interior/