08/10/2020

¿Gaudí masón? Algunas teorías de la conspiración

Anuncios

¿Era Antoni Gaudí masón? ¿Tuvo relación con la alquimia? ¿Qué es el ‘cuadrado mágico’ de la Sagrada Familia? Vamos a averiguarlo…

Antoni Gaudí (1852-1926) siempre fue un hombre de fe. Tanto, que consideraba a la Naturaleza como la creación más divina y perfecta. Sus obras, ricas en colores, curvas y formas orgánicas, se obsesionan en imitarla. El padre del modernismo catalán llegó a ser conocido como El arquitecto de Dios, pues se veía a sí mismo como intermediario entre Él y la humanidad. Sus edificios son una alusión a santos y pasajes de la Biblia. A pesar de no pertenecer (oficialmente) a ninguna orden religiosa, guardaba muy buena relación con los grupos eclesiásticos. Por eso, ciertas teorías apuntan a que pudo pertenecer a órdenes secretas como los templarios… o los masones.

Los masones son una institución de carácter filosófico, filantrópico y humanista; fuertemente jerarquizada y con un fuerte carácter simbólico. Surgió en Europa entre  los siglos XVII y XVIII y su secretismo y la posición de algunos miembros (Napoleón, Lluís Companys, Simón de Bolívar) han dado lugar a múltiples teorías de la conspiración. Se les ha acusado de esotéricos, ocultistas, brujos o incluso de querer destruir la religión católica. Su emblema es la escuadra (símbolo de la virtud) unida a un compás (representa el límite que un masón debe presentar frente a los demás) y en el centro, el Ojo que todo lo ve y/o la letra G/ G y A. Aluden a, ejem, el Gran Arquitecto del Universo. Empiezas a ver por dónde van los tiros, ¿verdad?

Símbolo de los masones.
El arquitecto de Dios

Los masones son discretos de cara a la sociedad pero rinden culto a sus símbolos y dejan constancia de ellos en sus obras. Uno de ellos es la estrella de cinco puntas, representando el aire, fuego, tierra, agua y como último elemento, la idea. Estaría presente, por ejemplo, en las puertas del Park Güell.

En esta construcción el arquitecto dejaría más pistas. La escalinata se compone de 33 escalones divididos en 3 grupos de 11. Según los masones, 33 es el número de grados en los que se dividen los niveles de conocimientos. También la edad de Cristo cuando le crucificaron. Hay más. En la Puerta de la Pasión de la Sagrada Familia hay un sudoku que, lo sumes por donde lo sumes, da esa cifra. En el mismo Park Güell, tras el Drac, se vislumbra un Atanor, el horno de los alquimistas. 

En las bóvedas de la cripta de la Colonia Güell el símbolo de la equis se repite trece veces. También es llamativa la del Pórtico del Nacimiento de la Sagrada Familia, justo encima del Árbol de la Vida. La equis es un símbolo de cambio y transformación, así como la letra que designa el décimo grado de la masonería o Maestro Elegido de los Quince.

El cuadrado mágico de la Sagrada Familia.
Dragones, símbolo del autodominio

La obra de Gaudí está plagada de dragones ¡La Casa Batlló es un edificio hecho dragón! Lo más común es pensar que es por la leyenda de Sant Jordi, patrón de Cataluña. Sin embargo, para esta sociedad semi secreta su fuego simboliza los deseos incontrolables de los seres humanos dominados. Un dragón sosegado, como el que presenta nuestro arquitecto en la Finca Güell, significa el dominio de esos impulsos y la mayor aproximación a los dominios del Ser.

Como se ve, a los masones les va jugar con la mitología y los animales fantásticos. Por eso, en las farolas de la Plaça Reial, al lado de La Rambla, puedes ver el Caduceo de Mercurio. Esta era una vara poderosa vinculada al comercio y la mensajería, un mensaje muy adecuado para una zona ligada, precisamente, a esos valores.

El Caduceo de Mercurio custodiado por un dragón, uno de los símbolos de los masones.
Hoy en Cuarto Milenio…

Entonces, ¿era Gaudí masón? Es verdad que llegó a la ciudad en 1869, año en el que las nuevas leyes liberales y el espíritu de la Gloriosa Revolución favorecieron un boom masónico en Barcelona. No obstante, pese a estos símbolos, su nombre no figura en ninguna de las logias de Barcelona. También es cierto que masonería e Iglesia no se llevan muy bien. Otra cosa no pero precisamente Eusebi Güell le mandó construir la famosa cripta de la Colonia Güell. Es más, posteriormente proyectaría la Sagrada Familia, un relato del Nuevo Testamento hecho basílica. Pero, como hemos visto, es posible que en su gran obra maestra dejase algunas miguitas de pan ¿Y quién le apodó El arquitecto de Dios? A saber. Quizá Íker Jiménez debería estudiar este caso, si no lo ha hecho ya 

Retrato de Antoni Gaudí, por Sinsombra.

FUENTE: https://www.laramblabarcelona.com/gaudi-mason-conspiracion/