30º Gran Elegido Caballero Kadosch o del Águila Blanca y Negra

Anuncios

Contiene elementos que lo vincula a los templarios. Fue creado en 1756 en París, por un grupo de disidentes de la Gran Logia de Francia y fue el penúltimo de los 25 grados que constituían el Rito de Heredom o de Perfección. Transportado a los EEUU, y en Charleston al crearse la nueva serie de los 33 grados del R.·.E.·.A.·.A.·. fue incluido en su trigésimo lugar.


La lucha de los Caballeros Kadosch es ante todo espiritual, pero tienen también la obligación de hacerlo por todos los medios que estén a su alcance, porque luchar por la libertad política y religiosa asegura la libertad de conciencia, el librepensamiento.


Este grado apareció en Francia en la mitad del siglo XVIII, bajo el nombre de Kadosh, aunque también se le encuentra bajo otros calificativos más caballerescos.[1]
Este grado Kadosh primitivo, o primero, que ha prolongado el del Elegido y como grado de venganza presenta por primera vez la leyenda templario-masónica.


La cámara donde se coloca al hermano que es recibido Caballero Kadosh contiene una mesa con una fuente, una lámpara y sobre la fuente una calavera. El Capítulo se abre con 7 golpes, los oficiales son los mismos que en una logia de maestros. Se dan 7 golpes y se contesta. De nuevo 7 grandes golpes cuando el recipiendario entra dando los 3 grandes pasos quedando a los pies del Gran Maestro. Grita en tanto que los hermanos, y los oficiales, contestan Vivat Vivat Vivat.


Se arrodilla, y recibe 3 golpes sobre la cabeza que está entre sus manos, entonces el Gran Maestro le hace repetir las obligaciones, y lo recibe Caballero de la Orden, dando 3 golpes de espada sobre sus hombros. Después de lo cual el Gran Maestro le da el cordón negro… y el traje y le dice: recibís el más antiguo traje que hay en el mundo, su blancura debe haceros recordar del candor que debe brillar en todas vuestras acciones. El negro del que esta ribeteado debe llamaros a las desdichas que han llegado a la Orden, por no haber observado con exactitud los estatutos.


El primer signo se hace llevando la mano derecha al corazón. El segundo signo se hace haciendo una genuflexión. El tercer signo se hace abriendo la mano derecha y extendiendo el antebrazo. Para el signo de reconocimiento se pregunta sois vos Caballero Elegido al mismo tiempo que se lleva la mano derecha a la frente. El recipiendario contesta sí lo soy, y avanza a su vez el antebrazo que tiene el puño cerrado y el pulgar levantado. Se realiza la misma pregunta, el recipiendario lleva la mano a la frente y dice: lo soy, y el Gran Maestro tiende el antebrazo con el puño cerrado y el pulgar hacia arriba. El Gran Maestro pregunta una tercera vez, teniendo siempre el antebrazo extendido y el pulgar levantado, el recipiendario contesta empuñando el pulgar del Gran Maestro, sí lo soy, y se abrazan 3 veces.


El catecismo:-¿Por quién habéis sido recibido?-Por el Gran Maestro que me ha armado Caballero, y me ha dado el cordón, el traje y los atributos.-¿A qué os aplicáis?-A elevar en mí un edificio digno de mis Hermanos.-¿Cuál es el provecho habéis obtenido?-Conozco la escala misteriosa.-¿Qué es lo que la compone?-Dos montantes y siete escalones. Sigue el significado de los 2 montantes, uno para el amor de Dios, y el otro para el amor del prójimo, y de los 7 escalones.-¿Dónde habéis tomado el fruto de vuestra elección?-En una gruta profunda y en el silencio de la noche.-¿Cuáles eran los testigos?-Una lámpara y una fuente.-¿Cómo habéis sido introducidos en Capítulo?-Por siete grandes golpes.-¿Qué significan estos 7 grandes golpes?-Los 7 años que fueron empleados en la perfección del templo.-¿Cómo habéis entrado en Ch?-Gritando N.N.N. ne Kabach.-¿Qué os han respondido?-V.V.V.-¿Que llevabas?-La cabeza del Traidor.-¿Cómo se llamaba él?-Abiram.-¿Cuál era su profesión?-Compañero.-¿Cuál es este grado?-El segundo del arte.-¿Qué habéis hecho?-Al acercarme al trono la puse sobre el altar y le di tres puñaladas.-¿Cómo pudo cometer un crimen tan grande?-Por orgullo y por avaricia.


En primer lugar, la evidencia de que este Kadosh de 1750 está ligado a la dramaturgia hiramita tomada en toda su acepción. Se arraiga en la Maestría y se articula estrechamente con la temática del Elegido dando prueba una vez más de la íntima relación y quizá de sincronía que pudiera haber entre los dos. En el tema de los malos Compañeros las explicaciones nos van dando el número de obreros en la obra del Templo, los comentarios tocantes a las misiones financiadas por Salomón, y lo relativo a la búsqueda de los asesinos y el método de castigo, recuerdan de manera muy expresiva el simulacro de la muerte perpetrada sobre la cabeza del Traidor, que estructuran profundamente el ritual. Le dan su basamento. Muchos elementos vienen de la cultura del Elegido, tal como se afirma en distintos rituales a partir de esta época, y tal como se practican hasta hoy, por medio en el Rito Francés (en su Primer Orden) y en el Rito Escocés Antiguo Aceptado (en el 9º grado), en particular con la presencia del puñal vengador, la exposición de la cabeza cortada, la fuente y la lámpara que se encuentran en una gruta o en un lugar retirado, las palabras y signos.


Esto muestra cómo este Kadosh, que reúne en unos varios nombres y formas, permanece como un grado de venganza, un Elegido. Se basa sobre la misma matriz y es parte de la materia que proporcionará, treinta años más tarde, el contenido de la notable síntesis que hace el Rito Francés.


En segundo lugar, el grado de Kadosh de la Orden de los Sublimes Elegidos desarrolla con vigor un tema caballeresco que conecta en su cuerpo doctrinal con la construcción del Templo de Salomón (tan esencial en la Masonería a partir de la recepción en logia) como su defensa por una milicia templaria que habría mantenido la continuidad esencial de la Orden. Para nosotros hay materia para seguir siendo lúcidos. Podemos y debemos considerar hoy con cierta prudencia y sobre el culminante problema que devendría al hacer pasar la francmasonería por una Militia Christi. No obstante esta puesta en relación permite situar los orígenes de la Orden en una historicidad y, en definitiva, en una actualidad implícita. La francmasonería recupera la Historia verdadera y puede ser contada. Sobre todo, a pesar de algunas prudencias en la puesta en escena de este Kadosh que se coloca más allá de un simple relato y que toma como apoyo la leyenda templaria: en la cual se afirma como acto de restablecimiento de una verdad, y como denuncia de una injusticia. Llevando en él un cierto tono imprecatoriamente regicida.


El grado de Kadosh tiene una historia compleja. Evolucionará, en general con una insistencia creciente sobre los aspectos vengadores relativos a Jacques de Molay y los temas relativos a la fuerza moral, la libertad y el conocimiento, por ejemplo, con la asimilación de los siete Colegios y las siete artes liberales. Por tanto, los elementos significativos seguirán siendo sus características distintivas, en tanto que el 24º grado del Rito de Perfección hasta el 30º grado del REAA: el principio es la tonalidad caballeresca y moral (combatir con armas puras), los temas mortuorio, la simbólica del cráneo y el puñal ya mencionado, la trama cromática blanca y el negro de los ropajes, y el Águila, la forma templaria de la cruz, la Escala Misteriosa con sus dos vertiente hacia Dios (la verdad) y su próximo (la Humanidad), la batería en siete golpes, la hora de la apertura y el cierre de los trabajos, las palabras y los signos etc.


Se comprende el por qué el deslizamiento a seguir siendo un grado de venganza, este Gran Elegido, este Gran Inspector, se afirma a un alto nivel caballeresco y templario. Se comprende también que seguirá siendo susceptible de personificar la aspiración a la Libertad, en particular, al arbitrario real. De qué en efecto le dan una sulfurosa reputación.


Es la consecuencia de acontecimientos que parece mostrar. El 23 de marzo de 1762, los Hermanos de Metz lo rechazan solemnemente. No entraremos en el detalle de una historia que tiene distintas maneras de intentar, por turno, imponerse como superior a otra. Mientras que el círculo interno de la primera Gran Logia de Francia entrega el 27 de agosto de 1761 a Etienne Morin una patente que le permite difundir el Rito de Perfección, a lo cual se entregará con entusiasmo, mientras el grado de Kadosh es condenado en sucesivas ocasiones, en particular por el Consejo de los Caballeros de Oriente el 21 de septiembre de 1766, como guadaña, fanática, detestable, tanto como contraria a los principios y al objetivo de la Masoneríay contrario a los principios y a los deberes del Estado y la religión. En 1778 el Convento del Galias será quien lo refute y condene a la quimera que es, a su modo de ver, la idea del restablecimiento del Orden del Templo. Estas condenas son un fracaso, puesto que se encuentran a lo largo de los años siguientes una gran cantidad de testimonios y rituales que certifican su prestigiosa permanencia.


La sombra proyectada es fuerte y su compatibilidad ritual y filosófica con el GODF y el Rito Francés será perfectaNo obstante, no se rehará la historia en el contexto de Antiguo Régimen, el Gran Capítulo General, que no puede elegir seguramente porque: el grado de Kadosh no se dedicó a codificar el Rito Francés, en su 4º Orden (o para materializar el 5º). Le era seguramente imposible hacerse con la clave de reorganización de la otra Maestría. Por falta de lucidez, no lo hará hasta después de 1789, y no lo podrá lograr seguramente hasta después de diciembre de 1804, dado que a partir de entonces se definió claramente al grado de Kadosh únicamente como perteneciente al REAA, que acaba de firmar un acuerdo con el GODF…
La detención del ritual de Kadoshpor el rito escocés le permite ofrecer un magnífico grado según el Rosa-Cruz. Se acepta pese a todo la connotación crística de este último, a pesar de esfuerzos interpretativos (en torno a INRI,) por ejemplo.


Ello hace pasar el Kadosh como un contrapunto de un grado de Libertad. Será una de las causas principales que explican el declinar de las Órdenes del Rito Francés y la potenciación en los años siguientes del REAA. Numerosos índices muestran o buscan un grado complementario fuera de la ganga critica, los Capítulos franceses se vuelven en “franceses y escoceses”, luego tan solo en “escocés”.


El signo de este descenso y fracaso será cuando el propio Capítulo Metropolitana del Rito Francés, en 1821, viene a reconocer la superioridad del grado de Kadosh sobre el de Rosa-Cruz.


Poco después, los discursos de 1830 del Hermano Lambry, Orador del Capítulo Francés de Metz “los Amigos de la Verdad”, son una interesante ilustración de la forma en que se experimentan las cosas. Éste interrogación sobre el grado de Rosa-Cruz, va hacer más difícil poner en armonía nuestra institución, que no puede satisfacer teniendo otras religiones cristianas y, más lejos aún, tal grado viene a hacer dudar de la utilidad de mantener ceremonias verdaderamente nocivas a la Masonería e incompatibles con el estado actual de las Luces. Criticando agudamente los sacerdotes, clasifica de hombres egoístas, cuya práctica bien conocida es volverse maestro de toda sociedad donde él al bonhommie de introducirlo, para explotarlo solamente a continuación a su beneficio (!) lo cual viene explícitamente a precisar que en caso de que este grado pudiera atraerlos a la Masonería, estos últimos, afortunadamente, serían rechazados a continuación por el siguiente grado: … el más elevado… basado en sistemas bien diferentes. ¡Son unos bonitos consentimientos!


La consecuencia confirma esta evolución. Está bien por y para el Kadosh que los Capítulos franceses transfieren, firmando la sentencia de muerte de los Órdenes. En definitiva, los Capítulos lo reanudan por otra parte para lo que es. ¡Ahora bien no tienen la impresión de salir del Rito Francés y, aún menos, de traicionarlo! Siguen siendo usuarios cotidianos de sus logias. Las consecuencias del Convento de 1877 y la reforma de los altos grados de Amiable de 1887 pasarán por allí. Hay algo de extraño al constatar que el planteamiento implica por una parte la fidelidad a esto que el Gran Capítulo no había sabido tener a tiempo.


Por todas las estas razones, al término de este decurso, se comprenderá mejor porqué el rito francés se ha encontrado amputado de una parte de sus potencialidades. Nuestra identidad obtiene su coherencia y su vitalidad de nuestros orígenes, y nuestra brillante reviviscencia 150 años más tarde, y por ello debe sacar todas las consecuencias de la Historia.


La vuelta del Kadosh en nuestra tradición acabaría nuestra obra de restitución, memoria y reparación.[2]
Según los estudiosos de la masonería, la palabra «kadosch» puede traducirse por «santo, sagrado, purificado«.


Entre sus obligaciones se encuentran las de mantener firme la verdad, la libertad y la justicia, defendiéndola según los principios masónicos. Existen ocho tipos diferentes de Caballero Kadosch:Ø  Kadosch israelita o de los hebreos.Ø  Kadosch primitivo o cristiano.Ø  Kadosch de las cruzadas.Ø  Kadosch de los templarios.Ø  Kadosch de Cromwell.Ø  Kadosch jesuítico.Ø  Kadosch escocés.Ø  Kadosch filosófico.


[1] El grado de Kados(c)h es un grado sincrético con o sin los calificativos de “Grande”, es especialmente grado de Caballero Elegidode Inspector, de Caballero de El águila Blanca y Negro, pero igualmente de Príncipe Katosde Sundermaniede Filósofo, etc.[2]http://fenix137rls.blogspot.com/2010/10/el-caballero-kadosh-un-rito-de.html

FUENTE: http://danielpeluas.blogspot.com/2015/03/30-gran-elegido-caballero-kadosch.html

Anuncios