ESOTERISMO Y RELIGION

HISTORIA DE LA INICIACIÓN Y SUS SÍMBOLOS.

La oscuridad respecto al origen de la iniciación primitiva, debe principalmente atribuirse a la creencia general de que sus diversos grados fueron establecidos en una misma época, y por una reunión de filósofos que vivían en común. Pero si antes de considerar el sistema de la iniciación como homogéneo, se hubiera primero estudiado cada una de sus partes que lo constituyen, fácil seria conocer que los hechos y conocimientos contenidos en la mayor parte de sus grados, indican que el sistema de la iniciación sólo podía ser creado sucesivamente y según los procesos mas o menos lentos de la civilización del mundo primitivo; siendo esta aserción, tanto mas positiva, cuanto que los tres grados simbólicos de la iniciación representan separadamente el elemento predominante del siglo que le dio origen. Pero como el carácter distintivo de la iniciación, ha sido la reunión de los signos y jeroglíficos; y como estos aludieron siempre al progreso de las artes y a la religión de los pueblos de oriente, tales como Persia, India, y Egipto, se sigue que la iniciación parece haber tenido allí su origen primitivo. Debe entenderse por símbolos, ciertas figuras o imágenes que son alusivas a alguna significación moral. El triángulo, escuadra, compás, regla, sol, luna, estrellas, estatuas, son signos de que sirvieron los primeros sabios persas, para ocultar sus verdaderos designios.

Los sacerdotes y los primeros legisladores de Egipto, también adoptaron el lenguaje emblemático; pero después Minos, el segundo Mercurio, sustituyó los jeroglíficos a dicho lenguaje. Los jeroglíficos eran ciertas señales o caracteres por medio de las cuales, sin auxilio de la palabra, los sacerdotes de Egipto ocultaban al vulgo ciertas verdades. Los árboles, las piedras, plantas, animales, y otros objetos, eran otros tantos enigmas, que simbolizaban hechos sagrados o profanos. Así para representar la naturaleza en jeroglíficos, los sacerdotes de Egipto formaban un hombre con dos alas, el rostro color de fuego, cabeza con cuernos, barba, bastón en la mano derecha.

Por esta demostración que podríamos multiplicar, se puede ver que los jeroglíficos eran representaciones de cada cosa en particular y que para marcar una época, consignan un hecho o fijan una referencia, era preciso unir y acumular muchos jeroglíficos, que no podían estar al alcance del vulgo. Esta gran dificultad unida a otros motivos más poderosos, fue el origen de los pequeños y de los grandes misterios. En los pequeños Misterios, que eran populares, se enseñaba la moral, consistiendo, entre ellos el secreto de persuadir a los iniciados, que el Olimpo estaba poblado de las almas de los hombres que habían distinguido por su amor a la patria. En los Grandes Misterios, reservados a los iniciados, se enseñaba las ciencias y los errores de la metempsicosis.

La iniciación encierra la teogonía, el culto de la moral, la filantropía, las artes, los conocimientos que poseía el mundo primitivo.

Nosotros definimos la iniciación, en Masonería: como una escuela de filosofía, en la que por medio de símbolos y jeroglífico, el hombre se convierte en buen padre, buen amigo y buen patriota.

Algunos sabios persas, hebreos y caldeos, se unieron, según Vassal, 100.000 años antes de la era vulgar, para formar en Persia una asociación mística bajo el nombre de Magos (del Caucazo, Magh, grandeza): La institución de los magos tenía por objeto, no sólo conservar como un depósito secreto los vestigios de las artes y de la ciencia de los tiempos primitivos, sino también la formación de un dogma religioso. De esta sociedad en común nació la necesidad de ciertos símbolos, por medio de los cuales la doctrina de los magos se transmitiera generalmente y sin peligro.

La luz que encerraba la enseñanza simbólica empezó a brillar insensiblemente, no mereciendo los iniciados en tiempo alguno, el ser llamados ateos o impostores. Los magos reconocían en Dios un ser incomprensible e inefable, lo proponían a la adoración de los pueblos bajo los emblemas del sol y de la naturaleza. El primero, era considerado como imagen del Creador o su más bella representación, y el segundo, como la expresión de su voluntad o como el código fijo y elocuente de las leyes que rigen el Universo

fuente: http://libroesoterico.com/biblioteca/masoneria/Grado%20de%20Aprendiz%20Mason%20Tomo%201.pdf

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.